Ro­bo in­só­li­to: lle­gó en una si­lla de rue­das y se fue en una “mountain bike”

El cam­bio se pro­du­jo fren­te a un ne­go­cio, en City Bell. Se­ña­lan por el he­cho a un me­nor que ten­dría un pro­ble­ma en una pier­na

El Día (La Plata) - - Policiales -

Por mo­ti­vos que so­lo él co­no­ce, ayer por la no­che de­ci­dió pa­sar de las cua­tro rue­das en las que se mo­vía, a dos, aje­nas. La víc­ti­ma de esa de­ci­sión, em­plea­da de un ne­go­cio de City Bell, ter­mi­nó la jor­na­da sin po­der creer lo que veía. Allí don­de es­ta­ba su bi­ci­cle­ta, tras el ve­loz pa­so de un gru­po de ado­les­cen­tes, ha­bía que­da­do una si­lla de rue­das.

El par­ti­cu­lar epi­so­dio se desa­rro­lló por la no­che, fren­te a la fiam­bre­ría si­tua­da en Ca­mino Bel­grano en­tre 471 y 472. Cuan­do la jor­na­da co­mer­cial ter­mi­na­ba y se dis­po­nían en el lo­cal a ba­jar las per­sia­nas, la jo­ven pro­pie­ta­ria de la bi­ci­cle­ta vio mo­vi­mien­tos en la ve­re­da. Unos mi­nu­tos des­pués, cuan­do sa­lió a la ca­lle, ya no es­ta­ba la Ra­leigh ro­da­do 26 con la que lle­ga­ba a tra­ba­jar to­dos los días.

Sin em­bar­go, a po­cos me­tros, de­trás de un ár­bol, ha­bía una si­lla de rue­das que uno de los la­dro­nes uti­li­za­ba pa­ra des­pla­zar­se. “Es­tá­ba­mos ce­rran­do, ba­jan­do la cor­ti­na, cuan­do vino un gru­po de chi­cos en­tre los que ha­bía uno en si­lla de rue­das. Cor­ta­ron el can­da­do y se lle­va­ron la bi­ci­cle­ta que de­jo siem­pre en el bi­ci­cle­te­ro”, le di­jo la jo­ven em­plea­da a es­te dia­rio.

“Des­pués apa­re­ció otro con dos bi­ci­cle­tas, se fue­ron no sé có­mo y de­ja­ron la si­lla de rue­das de­trás de un ár­bol”, in­di­có.

Se­gún al­can­zó a ver “uno ve­nía sal­tan­do en un pie y una de las chi­cas que es­ta­ba en el gru­po ve­nía ren­guean­do, pe­ro pue­de ser un mé­to­do pa­ra ro­bar”. In­clu­so “me di­je­ron que uno de los chi­cos usa la si­lla de rue­das, que tie­ne un pro­ble­ma pa­ra ca­mi­nar y que vi­ve cer­ca de acá”, agre­gó.

Se­gún la jo­ven, la Po­li­cía los tie­ne iden­ti­fi­ca­dos y son me­no­res de edad. “La chi­ca hi­zo la de­nun­cia pe­ro le di­je­ron que son me­no­res y no pue­den ha­cer na­da”, di­jo Ma­ga­lí otra em­plea­da del co­mer­cio, quien se­ña­ló por el ro­bo a “un chi­co con di­fi­cul­ta­des pa­ra ca­mi­nar, que in­clu­so vol­vió a bus­car la si­lla”.

PU­BLI­CA­DA EN UNA RED SO­CIAL

Lo in­só­li­to fue que el que ro­bó la bi­ci­cle­ta es­ta­ba en la si­lla de rue­das y de­jó la si­lla pa­ra su­bir­se a la bi­ci. La chi­ca hi­zo la de­nun­cia pe­ro le di­je­ron que son me­no­res y no pue­den ha­cer na­da”

Otro da­to en la es­ce­na, es que muy po­co des­pués la víc­ti­ma vio pu­bli­ca­da su bi­ci­cle­ta en una red so­cial y lo­gró co­mu­ni­car­se con quien la ofre­cía, sin re­ve­lar quien era real­men­te. Aun­que el de­lin­cuen­te le ter­mi­nó di­cien­do que ya la ha­bía cam­bia­do por una mo­to.

“La pu­bli­có en un gru­po de Fa­ce­book, di­cien­do que la cam­bia­ba por un equi­po de­por­ti­vo y me con­tac­té. No le di­je quién era, pe­ro me di­jo que ya la ha­bía cam­bia­do por una mo­to robada”, le di­jo la víc­ti­ma del ro­bo a es­te dia­rio.

La co­mi­sa­ría dé­ci­ma de City Bell es­tá al tan­to del ro­bo, que fue de­nun­cia­do por la em­plea­da de la fiam­bre­ría, y ayer bus­ca­ba a los au­to­res. Una fuen­te de esa de­pen­den­cia con­fir­mó que “los pro­ta­go­nis­tas el he­cho son un gru­po de tres chi­cos, me­no­res de edad” a los que in­clu­so te­nían iden­ti­fi­ca­dos unas ho­ras des­pués de ra­di­ca­da la de­nun­cia. No obs­tan­te eso, los po­li­cías aguar­da­ban la or­den ju­di­cial pa­ra avan­zar con el re­gis­tro de una vi­vien­da a la que te­nían apun­ta­da en la tar­de de ayer.

La re­cons­truc­ción del par­ti­cu­lar ro­bo coin­ci­de en el ca­pí­tu­lo ini­cial, don­de se se­ña­la a un gru­po de me­no­res y tam­bién en el fi­nal, de la si­lla de rue­das que de­ja­ron al lle­var­se la bi­ci.

UNA LE­SIÓN EN UNA PIER­NA

La fuen­te con­sul­ta­da in­di­có que “el nd pi­be que usa­ba la si­lla no es­tá im­pe­di­do de ca­mi­nar. Por un ac­ci­den­te que su­frió tie­ne un pro­ble­ma en una pier­na, pe­ro pue­de mo­ver­se”.

Así, el po­li­cía de­ta­lló que “eran tres chi­cos. Una chi­ca que em­pu­ja­ba la si­lla en la que iba un pi­be y otro más que ca­mi­na­ba al la­do de ellos”. Los po­li­cías, sos­te­nían que es­ta­ban cer­ca de dar con los res­pon­sa­bles o al me­nos con sus do­mi­ci­lios, que se ubi­ca­rían cer­ca del co­mer­cio don­de se pro­du­jo el ro­bo por el que aho­ra se los se­ña­la.

Des­de la co­mi­sa­ría se con­fir­mó que uti­li­za­ron un ins­tru­men­to de cor­te pa­ra li­be­rar la bi­ci­cle­ta, has­ta ahí ata­ca­da con una ca­de­na y ase­gu­ra­da con un can­da­do.

Una vez que lo­gra­ron sa­car­la del bi­ci­cle­te­ro, el jo­ven con di­fi­cul­ta­des se subió y em­pe­zó a pe­da­lear. Se pre­su­me que tam­bién iba la chi­ca so­bre la bi­ci. En cam­bio el ter­cer ado­les­cen­te sa­lió co­rrien­do. Los po­li­cías no des­car­ta­ron que, co­mo se­ña­la­ron en el lo­cal, el ado­les­cen­te en cues­tión ha­ya me­ro­dea­do in­ten­tan­do re­cu­pe­rar la si­lla que lue­go ter­mi­nó en la co­mi­sa­ría.

La bi­ci­cle­ta que aho­ra se bus­ca se em­plea en la es­pe­cia­li­dad de “mountain bike”, orien­ta­da a los pa­seos y ca­rre­ras en te­rreno ru­ral y de mon­ta­ña. Tie­ne un va­lor es­ti­ma­do del or­den de los 15 mil pe­sos.

LAS EM­PLEA­DAS DE LA FIAM­BRE­RÍA CON­TA­RON QUE TO­DO OCU­RRIÓ A MI­NU­TOS DE CE­RRAR / GON­ZA­LO MAINOLDI

EL LA­DRÓN HA­BRÍA IN­TEN­TA­DO RE­CU­PE­RAR LA SI­LLA QUE DE­JÓ A ME­TROS DE LA FIAM­BRE­RÍA / GON­ZA­LO MAINOLDI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.