“Lady Mac­beth” La tra­ge­dia de una mu­jer que le dio fuer­za eman­ci­pa­do­ra a su de­seo

El Día (La Plata) - - Cine - Ale­jan­dro Cas­ta­ñe­da af­cas­tab@gmail.com

LADY MAC­BETH, de Wi­lliam Ol­droyd.Si­glo XIX. Lu­jo­sa re­si­den­cia ru­ral en un cam­po de In­gla­te­rra. Kat­he­ri­ne ha si­do ca­sa­da con un hom­bre po­de­ro­so, que le im­po­ne mo­dos, des­tino y fa­mi­lia. Su mi­sión, se­gún las cos­tum­bres de en­ton­ces, es per­ma­ne­cer en­ce­rra­da, obe­dien­te y si­len­cio­sa, es­pe­ran­do ca­da no­che a su hom­bre en el le­cho. El sue­gro exi­ge des­cen­den­cia, pe­ro no se­rá po­si­ble por­que el es­po­so no pue­de con­su­mar el ma­tri­mo­nio. Ella ca­da no­che de­be­rá po­sar des­nu­da y de es­pal­das, pa­ra que él se pue­da aut­co­com­pla­cer. Pe­ro Kat­he­ri­ne apren­de­rá des­de esas pri­va­cio­nes a no dar­le la es­pal­da más a na­da y a na­die. Y a tra­vés de ese de­seo des­aten­di­do, se irá to­pan­do, en­tre arre­ba­tos in­con­te­ni­bles, con la li­ber­tad, el se­xo y el cri­men.

La his­to­ria, ba­sa­da en una no­ve­la de Ni­ko­lai Leskov, po­día ha­ber que­da­do con­ver­ti­da en otra ilus­tra­ción de épo­ca, pro­li­ja y acar­to­na­da, pe­ro aquí se con­vier­te en una tra­ge­dia de furiosos con­tor­nos, con trai­cio­nes, san­gre, ecos de ra­cis­mo y su­ge­ren­tes to­ques de reivin­di­ca­ción fe­me­ni­na, to­do en me­dio de un es­ce­na­rio que ve al­te­rar sus rí­gi­das cos­tum­bres an­te la irrup­ción de un co­ra­zón in­con­tro­la­ble que des­de su ca­ma desafia­ba al or­den es­ta­ble­ci­do. Es la cró­ni­ca arre­ba­ta­da en­tre amor, desamor, do­lor y cri­men. La fuer­za na­ce jus­ta­men­te de una he­roí­na que se pre­sen­ta co­mo un ser pa­si­vo que de a po­co, en­tre el in­mo­vi­lis­mo de esa ca­so­na, se pre­gun­ta por qué te­ner que ha­cer que se de­be ha­cer, cuan­do su cuer­po le pi­de otras lu­ces des­de

nd ese le­cho que abre su ven­ta­na ca­da ma­ña­na anun­cian­do un nue­vo día.

¿Cuál es la for­ma?, pre­gun­ta es­te rea­li­za­dor de­bu­tan­te, de ori­gen tea­tral que, le­jos de apo­yar­se en las pa­la­bras, de­ja que las imá­ge­nes va­yan con­tan­do to­do. Y se­rá el de­seo car­nal lo que trans­for­ma a es­ta mu­cha­cha, pre­pa­ra­da pa­ra ser su­mi­sa, a con­ver­tir­se en un pe­que­ño de­mo­nio re­vul­si­vo, que cru­za to­dos los lí­mi­tes del pa­triar­ca­do más ex­tre­mo pa­ra dar­se el gus­to de ser una mu­jer desafian­te en un mun­do don­de los hom­bres te­nían ba­jo su con­trol el lá­ti­go, el dinero y el se­xo, pe­ro no sa­bían que al de­seo no se lo pue­de en­ce­rrar.

(*** ½)

“LADY MAC­BETH”, EL DE­BUT DE WI­LLIAM OL­DROYD EN CI­NE / CRIS ZU­RU­TU­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.