Có­mo es el ce­re­bro de las per­so­nas in­te­li­gen­tes

El Día (La Plata) - - Opinión - Jor­ge Tar­zian (*) tar­zian@fi­ber­tel.com.ar

El co­cien­te in­te­lec­tual de una per­so­na se ha co­rre­la­cio­na­do con el ta­ma­ño y el ren­di­mien­to de las neu­ro­nas in­di­vi­dua­les. Si se con­fir­ma­ra es­te ha­llaz­go, es­to po­dría con­du­cir a nue­vas for­mas de me­jo­rar la in­te­li­gen­cia hu­ma­na.

La ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res so­bre el te­ma, han iden­ti­fi­ca­do re­gio­nes ce­re­bra­les in­vo­lu­cra­das en cier­tas ha­bi­li­da­des, o han des­crip­to cien­tos de ge­nes que jue­gan un pa­pel muy pe­que­ño en la de­ter­mi­na­ción del coe­fi­cien­te in­te­lec­tual.

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ams­ter­dam, re­ve­la­ron que las cé­lu­las ce­re­bra­les son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más gran­des en las per­so­nas con coe­fi­cien­te más al­to, que aque­llos con pun­tua­cio­nes más ba­jas. Las cé­lu­las más gran­des tam­bién tie­nen más den­dri­tas y son más lar­gas, lo que su­gie­re que es­tas neu­ro­nas pue­den ser ca­pa­ces de re­ci­bir y pro­ce­sar más in­for­ma­ción.

Ge­ne­ral­men­te se di­ce que la in­te­li­gen­cia hu­ma­na se apo­ya en la efi­cien­cia con la que las neu­ro­nas pro­ce­san la in­for­ma­ción que en­tra al ce­re­bro. Y aun­que se

nla idn­te­li­gen­cia asu­me que es fron­tal, no exis­ti­ría evi­den­cia cien­tí­fi­ca que re­la­cio­na­ra las pro­pie­da­des físicas y es­tru­cu­ra­les de las neu­ro­nas con la in­te­li­gen­cia.

To­da­vía no es­tá cla­ro por­qué, al­gu­nas per­so­nas tie­nen cé­lu­las ce­re­bra­les más gran­des que otras, ni si es­to es una cau­sa o una con­se­cuen­cia de un al­to coe­fi­cien­te de in­te­li­gen­cia, ya que no hay una de­fi­ni­ción uni­ver­sal so­bre la mis­ma. Una de­fi­ni­ción des­de la neu­ro­cien­cia es que la in­te­li­gen­cia es­tá for­ma­da por las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas de un ser hu­mano. De una ma­ne­ra más am­plia abar­ca­ría tam­bién la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y so­cial de un in­di­vi­duo.

Di­fe­ri­mos unos de otros en nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra pen­sar en for­ma abs­trac­ta, pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, pa­ra adap­tar­nos al me­dio so­cial, pa­ra apren­der de la ex­pe­rien­cia, y pa­ra so­bre­pa­sar obs­tácu­los, etc. Los dis­tin­tos con­cep­tos de in­te­li­gen­cia se han desa­rro­lla­do co­mo in­ten­tos de cla­ri­fi­car y or­ga­ni­zar es­te “set” com­ple­jo de fe­nó­me­nos.

Más allá de que se han rea­li­za­do gran­des apor­tes en el úl­ti­mo tiem­po en es­te cam­po , no exis­te un con­cep­to uni­ver­sal so­bre qué se con­si­de­ra “ser in­te­li­gen­te”.

La ob­se­sión que tie­ne la hu­ma­ni­dad no des­can­sa y, aun­que se acep­te que no hay una so­la ma­ne­ra de ser in­te­li­gen­te, se si­gue in­sis­tien­do en com­pa­rar y po­ner­la en nú­me­ros o gra­dos. Es­te es un gran de­ba­te que exis­te en­tre cien­tí­fi­cos so­bre los lí­mi­tes y al­can­ces de es­ta me­di­da, exis­tien­do pro­pues­tas de de­ce­nas de for­mas de me­dir­la. Cual­quie­ra que sea la for­ma de es­tu­diar­la, su va­lor pro­me­dio au­men­tó sos­te­ni­da­men­te des­de que se em­pe­zó a me­dir en 1930 has­ta los días de hoy. En otras pa­la­bras, una per­so­na de 20 años hoy es, en pro­me­dio, más in­te­li­gen­te que una de 20 años en los 50 y así por de­lan­te.

A es­te he­cho se lo lla­ma Efec­to Flynn, en ho­me­na­je al pri­mer in­ves­ti­ga­dor que lo des­cu­brió, des­ta­có Riez­nik, del Co­ni­cet. Los es­tu­dios mues­tran que las per­so­nas que me­jor re­sis­ten el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo na­tu­ral que lle­ga con el pa­so de los años, tie­nen dos co­sas en co­mún : in­ten­sa vi­da in­te­lec­tual en el día a día, y una vi­da so­cial ro­dea­da de afec­to, amor y cui­da­do.

Úl­ti­ma­men­te, con la apa­ri­ción de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, cien­tí­fi­cos sui­zos y ale­ma­nes de­ci­die­ron ex­plo­rar la plas­ti­ci­dad del ce­re­bro y ana­li­zar co­mo el uso de los de­dos en el ma­ne­jo de los ce­lu­la­res con pan­ta­lla tác­til lo mol­dea. Con­clu­ye­ron, que la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca en el ce­re­bro de los usua­rios de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes au­men­ta­ba al to­car las pun­tas de los de­dos pul­gar e ín­di­ce. Asi­mis­mo re­ve­la­ron que el uso de las pan­ta­llas tác­ti­les cam­bia la for­ma en que los pul­ga­res y el ce­re­bro tra­ba­jan en con­jun­to.

El pro­ce­sa­mien­to sen­so­rial del cor­tex en nues­tro ce­re­bro es con­ti­nua­men­te re­mo­de­la­do por la tec­no­lo­gía di­gi­tal per­so­nal. Más allá del coe­fi­cien­te que os­ten­te­mos, los cien­tí­fi­cos ava­lan la idea que se pue­de en­tre­nar el ce­re­bro, pa­ra lo cual hay que te­ner­lo en for­ma. Dor­mir bien, ha­cer ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te y ba­jar los ni­ve­les de stress, son cru­cia­les pa­ra un ade­cua­do fun­cio­na­mien­to cog­ni­ti­vo.

(*) Doc­tor en Me­di­ci­na

Más allá de los apor­tes de la cien­cia, no exis­te un con­cep­to uni­ver­sal so­bre lo que se con­si­de­ra “ser in­te­li­gen­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.