He­roís­mo y des­cui­do tras la iden­ti­fi­ca­ción del sol­da­do 101 en una tum­ba de Mal­vi­nas

El Día (La Plata) - - Contratapa - Se tra­ta de Ma­rio Lu­na, un san­tia­gue­ño que mu­rió al arries­gar­se por mu­ni­cio­nes. Su cuer­po apa­re­ció en un lu­gar dis­tin­to al atri­bui­do nmal­do­na­do@el­dia.com

Ni­co­lás Mal­do­na­do

Te­nía 18 años, ha­bía na­ci­do en un pe­que­ño pa­ra­je de San­tia­go del Es­te­ro y una de sus ma­yo­res ilu­sio­nes era con­tar­le a su abue­la Isa­bel, quien lo ha­bía cria­do, có­mo eran esas is­las le­ja­nas que lo ha­bían man­da­do a de­fen­der. Uno de los pri­me­ros caí­dos du­ran­te la gue­rra de Mal­vi­nas, el ca­bo Ma­rio Ramón Lu­na per­dió la vi­da en me­dio de un ac­to de co­ra­je que le ha­bría de me­re­cer la Cruz de la Na­ción Ar­gen­ti­na al Va­lor; no así un tra­ta­mien­to digno. Su cuer­po -cu­ya iden­ti­fi­ca­ción fue con­fir­ma­da ayer por la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos- apa­re­ció en una se­pul­tu­ra dis­tin­ta a que le atri­bu­yó en el ce­men­te­rio de Dar­win la Co­mi­sión de Fa­mi­lia­res de Caí­dos tras rea­li­zar su re­mo­de­la­ción.

El error -el cuar­to de es­te ti­po que sa­lió a la luz du­ran­te los úl­ti­mos me­ses gra­cias al pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción acor­da­do en­tre el go­bierno británico y nues­tro país- fue con­fir­ma­do por fa­mi­lia­res del ca­bo Lu­na. Es­tos ase­gu­ra­ron que su cuer­po apa­re­ció en una de las tum­bas que fi­gu­ran co­mo “Sol­da­do ar­gen­tino só­lo co­no­ci­do por Dios”, pe­se a que lue­go de la re­mo­de­la­ción del ce­men­te­rio se su­po­nía que es­ta­ba en otro lu­gar.

Uno de los 111 cons­crip­tos que par­tie­ron ha­cia Mal­vi­nas des­de el ae­ro­puer­to de Cór­do­ba el 23 de abril, Ma­rio Lu­na per­dió la vi­da el 28 de ma­yo, ape­nas po­co más de un mes de arri­bar. Al pa­re­cer se en­con­tra­ba ca­van­do po­zos de zo­rro al­re­de­dor de la pis­ta de Pra­de­ra de Gan­so des­de don­de des­pe­ga­ban los Pu­ca­rá cuan­do los sor­pren­dió un ata­que de ar­ti­lle­ría. Fue en bus­ca de mu­ni­cio­nes pa­ra sus com­pa­ñe­ros atrin­che­ra­dos y una es­quir­la lo ma­tó.

Cuan­do en oc­tu­bre de 1999 fa­mi­lia­res del ca­bo Lu­na via­ja­ron por pri­me­ra vez a Mal­vi­nas con la ilu­sión de en­con­trar su tum­ba en el ce­men­te­rio de Dar­win des­cu­brie­ron pa­ra su pe­sar que su nom­bre no fi­gu­ra­ba allí. Y es que el cons­crip­to san­tia­gue­ño, cu­yo cuer­po no ha­bía po­di­do ser iden­ti­fi­ca­do en su mo­men­to por las tro­pas bri­tá­ni­cas que cons­tru­ye­ron el cam­po­san­to, fue en­te­rra­do co­mo un “Sol­da­do Ar­gen­tino So­lo Co­no­ci­do por Dios”. Pe­ro lue­go al­go cam­bió.

“Re­co­rrí el ce­men­te­rio y no es­ta­ba. Sen­tí una tris­te­za enor­me”, con­tó su her­mano Ri­car­do, quien eli­gió en­ton­ces pa­ra hon­rar­lo una de las tan­tas tum­bas de sol­da­dos des­co­no­ci­dos y nun­ca más volvió.

Cin­co años des­pués el nom­bre de Ma­rio Lu­na apa­re­ció inex­pli­ca­ble­men­te en la lá­pi­da de una tum­ba co­mún. Fue en 2004 cuan­do la Co­mi­sión de Fa­mi­lia­res reali­zó la re­for­ma del ce­men­te­rio cam­bian­do las cru­ces y pla­cas e cons­tru­yen­do el ce­no­ta­fio que pue­de ver­se hoy.

“Na­die nos avi­só que el nom­bre de mi her­mano es­ta­ba en esa cruz. Re­cién nos en­te­ra­mos el año pa­sa­do cuan­do nos lla­ma­ron de la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos pa­ra con­tar­nos que fi­gu­ra­ba en una fo­sa co­mún pe­ro que po­día tra­tar­se de una tum­ba mal nom­bra­da”, con­tó Ri­car­do, quien aca­ba de en­te­rar­se que efec­ti­va­men­te es­ta­ba mal.

Des­de el Cen­tro de Ex Com­ba­tien­tes de La Pla­ta re­pu­dia­ron ayer la con­fir­ma­ción de es­te nue­vo error co­me­ti­do por la Co­mi­sión de Fa­mi­lia­res de Caí­dos du­ran­te una des­cui­da­da re­mo­de­la­ción.

EL CE­MEN­TE­RIO DE DAR­WIN TRAS LA RE­MO­DE­LA­CIÓN REA­LI­ZA­DA EN 2004

MA­RIO RAMÓN LU­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.