La Ca­sa de la Bon­dad, un lu­gar que te acom­pa­ña a vi­vir los úl­ti­mos días

Hoy, que es el se­gun­do sá­ba­do del mes de oc­tu­bre, se con­me‑ mo­ra el Día Mun­dial de los Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos. Es­tos cui‑ da­dos son el eje de es­te ho­gar.

El Huarpe - - LOCALES - POR LIC. LI­DIA HE­RE­DIA PREN­SA@DIARIOHUARPE.COM

Do­lor. Tris­te­za. El sen­ti­mien­to de de­sola­ción que al­ber­ga el ser hu­mano en lo más pro­fun­do. Un mo­men­to muy di­fí­cil en la vi­da tan­to pa­ra quien es­tá a pun­to de par­tir co­mo pa­ra sus fa­mi­lias. Si bien la muer­te es par­te de la vi­da, se ha­ce muy di­fí­cil pro­nun‑ ciar la pa­la­bra y aún más atra­ve‑ sar ese do­lo­ro­so mo­men­to de ver al ser ama­do des­gas­tar­se y apa­gar su luz po­co a po­co.

Pa­ra sa­near en par­te es­te su­fri‑ mien­to es que se rea­li­zan los cui‑ da­dos pa­lia­ti­vos que es­tán cen­tra‑ dos en la per­so­na y en el res­pe­to por su dig­ni­dad.

Des­de una vi­sión in­te­gral del en­fer‑ mo que su­fre, es­tos cui­da­dos se cen‑ tran más en aten­der que en el cu­rar, acep­tan­do la muer­te co­mo par­te del pro­ce­so na­tu­ral de la vi­da. De es­ta ma­ne­ra lo ex­pli­can Mirt­ha Cua­dros, di­rec­to­ra de Hos­pi­ce (Ho­gar de Cui­da­dos Pa­lea­ti­vos) Ca­sa de la Bon­dad, y Né­li­da Ri­va­de­ro, coor­di‑ na­do­ra de en­fer­me­ría.

“El ob­je­ti­vo de la ca­sa es ali­viar el do­lor al pa­tron­ci­to, se les de­no­mi‑ na así por­que no son pa­cien­tes, ellos son los que man­dan en la ca­sa. Es­ta­mos pa­ra ali­viar­les su do­lor fí­si­co y cor­po­ral, pa­ra ali­viar la ten­sión es­pi­ri­tual y emo­cio­nal que es muy im­por­tan­te pa­ra ellos”, con­tó Né­li­da Ri­va­de­ro.

En es­ta oca­sión, Né­li­da ha­ce re­fe‑ ren­cia a Mi­guel y Ju­lio, los ac­tua‑ les pa­cien­tes de Hos­pi­ce que pade‑ cen dis­tin­tas do­len­cias. Mi­guel re­si­de en la Ca­sa de la Bon­dad ha­ce tres años, mien­tras que Ju­lio es­tá ha­ce cua­tro me­ses y pa­de­ce una en­fer­me­dad ter­mi­nal. “Es­toy bien y me sien­to bien. Me atien­den mu­cho acá”, co­men­tó Ju­lio, quien aguar­da­ba al al­muer‑ zo y mien­tras tan­to es­cu­cha­ba mú­si­ca jun­to a Mi­guel.

Pe­se a es­tar atra­ve­san­do un du­ro mo­men­to y ser cons­cien­te de es­tar vi­vien­do sus úl­ti­mos días, da una ver­da­de­ra lección de la vi­da por­que en to­do mo­men­to mos­tró una son‑ ri­sa, de­jan­do de la­do el te­rri­ble do­lor que se su­fre al pa­de­cer cán­cer de pán­creas, una de las ra­mas del cán‑ cer más do­lo­ro­sas ya que el de­te‑ rio­ro del pa­cien­te es te­rri­ble día a día. Pe­se a ello, Mi­guel ha­bló, di­jo es­tar bien y se mos­tró bien con una son­ri­sa en su ros­tro, con lo que de­jó al des­cu­bier­to la for­ta­le­za emo­cio‑ nal que po­see al atra­ve­sar es­te mo­men­to de des­pe­di­da de es­te mun­do. “Acom­pa­ña­mos a los en­fer‑ mos que es­tán al fi­nal de la vi­da. So­mos una ins­ti­tu­ción ava­la­da por Sa­lud Pú­bli­ca, pe­ro que acom­pa­ña‑ mos en su pro­ce­so fi­nal pa­ra pa­lear el do­lor y en las ne­ce­si­da­des, no só­lo físicas sino emo­cio­nal­men­te, que ten­gan tan­to ellos co­mo fa­mi­lias”, ex­pli­có Mirt­ha. La ins­ti­tu­ción es­tá ubi­ca­da en Pau­la Al­ba­rra­cín de Sar­mien­to 777 sur, Ca­pi­tal, y cuen­ta con 100 vo­lun­ta­rios, en­tre ellos per­so­nal de sa­lud. Es­tá vi­gen‑ te gra­cias a las do­na­cio­nes que re­ci­be ya sea en di­ne­ro u ele­men‑ tos va­rios.

“La Ca­sa de la Bon­dad es un lu­gar en el que acom­pa­ña­mos a vi­vir los úl­ti­mos días de la vi­da”, afirmó la di­rec­to­ra.

En la Ca­sa de la Bon­dad atien­den y se en­car­gan de ca­da ne­ce­si­dad de quie­nes lle­gan has­ta el lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.