Si des­pués de co­mer te da sue­ño, es­ta es la ra­zón

Tras al­mor­zar es nor­mal que te ata­que la “mo­do­rra”. Es­tos tips te per­mi­ti­rán lo­grar com­ba­tir el sue­ño y que pue­das con­ti­nuar con tus ac­ti­vi­da­des.

El Huarpe - - PORTADA -

Es­tar en la ofi­ci­na o en ca­sa y que te aga­rre un sue­ño in­con­tro­la­ble des‐ pués de co­mer. Es­to pue­de du­rar ape‐ nas cin­co mi­nu­tos o has­ta dos ho­ras des­pués de que ha­yas le­van­ta­do los pla­tos. No te preo­cu­pes, ya que no sos el úni­co a quien le pa­sa, es un fe­nó­meno fre­cuen­te lla­ma­do “ma­rea al­ca­li­na”.

La sen­sa­ción de can­san­cio es pro­vo­ca­da por‐ que el sis­te­ma ner­vio­so pa­ra­sim­pá­ti­co se ac­ti­va. Es­to ge­ne­ra que dis­mi­nu­yen las re­ser­vas ener­gé­ti­cas del or­ga­nis­mo y dé sue­ño des­pués de co­mer.

Cuan­do una per­so­na in­gie­re ali­men­tos, el estómago ge­ne­ra áci­do clor­hí­dri­co y pa­ra man­te­ner ba­jo con­trol esos ni­ve­les de aci‐ dez el cuer­po pro­du­ce bi­car­bo­na­to. Pa­ra po­der se­gre­gar es­te úl­ti­mo se in­ter­cam­bian elec­tro­li­tos de la san­gre en las cé­lu­las del estómago.

Si se in­gie­ren en ex­ce­so gra­sas u otros ali‐ men­tos pe­sa­dos, la pro­duc­ción de ese áci­do au­men­ta, por lo que se des­ti­na más san­gre al fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma di­ges­ti­vo. To­do ese pro­ce­so ago­ta al cuer­po y ge­ne­ra sue­ño.

AL­GU­NOS CON­SE­JOS

Ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da an­te to­do

Se pue­de apli­car va­rios de es­tos tips pa­ra re­du­cir las chan­ces de que te en­tre mo­do‐ rra:

– Ele­gir un me­nú ba­jo en gra­sas por­que fa­ci‐ li­ta la di­ges­tión. Por ejem­plo, las car­nes blan­cas se di­gie­ren más rá­pi­do, co­mo el po­llo o el pes­ca­do.

– Co­mer can­ti­da­des más chi­cas y a un rit­mo más len­to.

– Con­su­mir más ver­du­ras.

– Di­vi­dir las co­mi­das dia­rias en­tre tres y cin­co. De ese mo­do se pue­de re­du­cir las can­ti­da­des de ca­da una sin pa­sar ham­bre ni so­bre exi­gir al estómago con un fuer­te atra‐ cón.

– Ca­mi­nar de 10 a 15 mi­nu­tos des­pués de co­mer pa­ra au­men­tar la cir­cu­la­ción de la san­gre en el cuer­po.

– To­mar agua abun­dan­te pa­ra fa­vo­re­cer la di­ges­tión. La úni­ca for­ma de usar la ener‐ gía que apor­tan las ca­lo­rías que in­ge­rís es con el oxí­geno del agua.

– To­mar un po­co de sol por­que la vi­ta­mi­na D re­du­ce la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na, una hor­mo­na que in­ter­vie­ne en el ci­clo natural del sue­ño.

Co­mer ver­du­ras evi­ta la ma­rea al­ca­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.