Pin­chó, vol­có y se sal­va­ron de mi­la­gro

Aún se des­co­no­cen los detalles de la me­cá­ni­ca del si­nies­tro que ter­mi­nó con el ro­da­do de gran por­te re­cos­ta­do so­bre el pa­vi­men­to.

El Huarpe - - PORTADA -

Un ca­mión con la­dri­llos vol­có so­bre Ru­ta 40, a la al­tu­ra de Ca­lle 5. Si bien la ca­bi­na que­dó des­trui­da, los tres ocu­pan­tes del ro­da­do tu­vie­ron he­ri­das le­ves.

Un ca­mión ter­mi­nó vol­ca­do en ple­na Ru­ta 40 a la al­tu­ra de Ca­lle 5, en la zo­na lí­mi­te en­tre Raw­son y Po­ci­to.

De acuer­do a las primeras in­for­ma­cio­nes, el ac­ci­den­te se pro­du­jo des­pués de que al ca­mión se le re­ven­ta­ra la rue­da de­lan­te­ra iz­quier­da. Es­to hi­zo que el conductor per­die­ra el con­trol del ro­da­do que ter­mi­nó vol­ca­do. En es­te vehícu­lo mar­ca Dod­ge via­ja­ban 3 hom­bres, dos de me­nos de 30 años y un ter­ce­ro que su­pe­ra­ba los 50. De acuer­do a las primeras in­for­ma­cio­nes los tres re­ci­bie­ron he­ri­das me­no­res. Igual­men­te de es­tos ocu­pan­tes fue­ron tras­la­dos al hos­pi­tal Raw­son, mien­tras que el ter­ce­ro que­dó en el lu­gar del ac­ci­den­te.

Uno de los oca­sio­na­les tes­ti­gos de es­te si­nies­tro re­la­tó a que cuan­do al ca­mión se

IA IO

le re­ven­tó la rue­da iz­quier­da el

HUAR­PE conductor per­dió el con­trol del ro­da­do de gran por­te y se pa­só del ca­rril de­re­cho por el que ve­nía pa­ra ter­mi­nar dan­do con el guar­da­rrail de la iz­quier­da.

En es­te trán­si­to de­sen­fre­na­do, el ca­mión per­dió to­da la par­te del tren de­lan­te­ro. De he­cho lo que que­da­ba de las rue­das de­lan­te­ras uni­das por el eje sa­lie­ron vo­lan­do y ca­ye­ron a más de 10 me­tros de dis­tan­cia.

De­bi­do a lo fuer­te del im­pac­to y el ries­go de un po­si­ble in­cen­dio, se hi­cie­ron pre­sen­tes en el lu­gar los bom­be­ros vo­lun­ta­rios de Po­ci­to que cons­ta­ta­ron que no ha­bía ries­go.

So­li­da­ri­dad

"Des­pués del vuel­co se hi­zo una gran nu­be de tie­rra, no se veían ni las ma­nos. Me­nos mal que mi pri­mo cru­zó la ru­ta y fue in­di­cán­do­le a los au­to­mo­vi­lis­tas por dónde te­nían que se­guir". Con es­tas pa­la­bras Ariel, un ve­cino de la zo­na de Ru­ta 40 y Ca­lle 5, con­tó có­mo la rá­pi­da reac­ción de su pa­rien­te evi­tó lo que po­dría ha­ber si­do un cho­que en cadena. El vuel­co del ca­mión y la pos­te­rior pér­di­da de la­dri­llos que lle­va­ba co­mo car­ga le­van­tó una nu­be de pol­vo ro­ji­zo que ge­ne­ró gran con­fu­sión en­tre los au­to­mo­vi­lis­tas que, li­te­ral­men­te, no veían por dónde se­guir. Fue en ese mo­men­to que un ve­cino, que pre­fi­rió no dar su nom­bre, sal­tó a la ca­lle y ayu­dó a or­de­nar la cir­cu­la­ción de los au­tos. "Los au­tos le pa­sa­ban por la ori­lli­ta", ase­gu­ró uno de los ni­ños que vio el mo­men­to de con­mo­ción.

Una vez que se di­si­pó la nu­be de tie­rra, los mis­mos ve­ci­nos de la zo­na in­ten­ta­ron ayu­dar a los hom­bres a sa­lir del ca­mión y has­ta las acer­ca­ron agua pa­ra que be­bie­ran y se hi­gie­ni­za­rán.

Po­co des­pués lle­gó al lu­gar otro ca­mión en el que co­men­za­ron a car­gar los la­dri­llos que aún es­ta­ban des­pa­rra­ma­dos en la ru­ta. Más de un ve­cino se ofre­ció a ayu­dar con la car­ga y le lle­va­ron agua a los tra­ba­ja­do­res que de­bían mo­vi­li­zar la pe­sa­da car­ga.

El ca­mión que­dó de cos­ta­do so­bre la Ru­ta 40. ▲

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.