Sig­ni­fi­ca­do tor­pe­zas DE TUS To­das te­ne­mos un

BLOO­PER. De­rra­mar el vino so­bre el man­tel. Dar­se la ca­be­za con la pun­ti­ta de la ala­ce­na. Man­char­se la ro­pa al co­mer. Que­dar­se -siem­pre, siem­pre­sin yer­ba. Ol­vi­dar­se de car­gar la tar­je­ta SUBE. ¿Se pue­den evi­tar las dis­trac­cio­nes? ¿Qué di­cen de quien las com

ELLE (Argentina) - - Elle Libros - DA­NIE­LA CECCATO

Ca­si na­die sa­le in­dem­ne. Hay una es­ce­na fa­lli­da pa­ra ca­da quien. Hay ca­sos no­to­rios que, sin em­bar­go, na­tu­ra­li­za­mos y vol­ve­mos un ras­go par­ti­cu­lar de esa per­so­na. De to­das for­mas, ¿qué di­cen es­tos mi­ni des­li­ces co­ti­dia­nos de quien los co­me­te?

“Tie­nen que ver con la fal­ta de aten­ción ha­cia lo que una es­tá ha­cien­do o vi­vien­do en ese mo­men­to –ex­pli­ca Mer­li­na Mer­lier, coach es­pe­cia­li­za­da en Pro­gra­ma­ción Neu­ro­lin­güís­ti­ca, au­to­ra de me­jo­rae­mo­cio­nal.com–. Es­tá re­la­cio­na­do con cier­to es­ca­pis­mo por es­tar pen­san­do en otra co­sa. La gen­te que no vi­ve en el pre­sen­te que­da ata­da a si­tua­cio­nes del pa­sa­do o a elu­cu­bra­cio­nes so­bre el fu­tu­ro que no las de­jan ver lo que tie­nen fren­te a sus ojos.”

Ser tor­pe ge­ne­ra cier­ta cul­pa, ver­güen­za, una sen­sa­ción de pa­rá­li­sis an­te la mi­ra­da aje­na.

“Es­ta­mos in­mer­sas en una cul­tu­ra de lo per­fec­to, en la era de la efec­ti­vi­dad y de la co­rrec­ción or­to­grá­fi­ca au­to­má­ti­ca. No hay lu­gar pa­ra los erro­res y las du­das”, sos­tie­ne Ca­ro­li­na Mi­gel­son, psi­có­lo­ga.

“Es­to ge­ne­ra es­trés y exi­gen­cia, lo que nos lle­va a un gra­do ma­yor de dis­trac­ción, has­ta for­mar un círcu­lo vi­cio­so. En­ton­ces... la an­sie­dad por no co­me­ter erro­res y evi­tar las crí­ti­cas ge­ne­ra an­gus­tia, ma­yor blo­queo y me­nor des­tre­za pa­ra con­cre­tar una ta­rea”, agre­ga la psi­có­lo­ga.

Aho­ra ¿ser dis­traí­das es lo mis­mo que ser tor­pes? Ca­si. Aun­que las con­se­cuen­cias sue­len ser idén­ti­cas. “La tor­pe­za tie­ne que ver con lo psi­co­mo­tor; la fal­ta de coor­di­na­ción, por ejem­plo, pue­de im­pe­dir ter­mi­nar ac­cio­nes sim­ples o que las ha­ga­mos de ma­ne­ra len­ta o di­fi­cul­to­sa. Una de sus cau­sas es la aten­ción dis­per­sa o la hi­per­ac­ti­vi­dad. La dis­trac­ción, en cam­bio, es cog­ni­ti­va, se pro­du­ce por fal­ta de aten­ción”, dis­tin­gue Eleonora Ko­ning, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en mind­ful­ness.

Con una se­gu­ri­dad de prin­ci­pian­te, em­pe­cé a tar­ta­mu­dear: “Es pa­re­ci­do al pe­rro, tie­ne un ho­ci­co más lar­go, co­la lar­ga…”. El pro­fe­sor, im­pa­cien­te, in­te­rrum­pió: “Res­pon­da so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per-so-na-li-dad del zo­rro”. Lo asu­mo: no pres­tar aten­ción y ade­lan­tar­me a lo que pien­so que me pre­gun­ta­ron es mi gran tor­pe­za. Co­mo anéc­do­ta re­sul­ta ge­nial. Pe­ro en el mo­men­to...

Al­gu­nas per­so­nas lle­van una vi­da en­re­da­da en es­te com­por­ta­mien­to. Ma­ria­na tie­ne 34 años pe­ro nun­ca ol­vi­da­rá có­mo se sen­tía cuan­do la car­ga­ban sus com­pa­ñe­ros del se­cun­da­rio du­ran­te la cla­se de gim­na­sia (¡a ella le re­sul­ta­ba im­po­si­ble co­rrer y sal­tar en el ca­jón o ha­cer la pa­ra­da de ma­nos!). “Aho­ra, las tor­pe­zas si­guen es­tan­do y me po­nen co­lo­ra­da, co­mo cuan­do era chi­ca. Mi fa­mi­lia y mis ami­gas lo to­man co­mo al­go re nor­mal en mí y eso me ayu­da un po­co.”

Otras per­so­nas las acep­tan co­mo par­te de su per­so­na­li­dad y se ríen sin trau­mas. ¿Un ca­so irre­ver­si­ble? El de Mar­ley, quien hi­zo de su tor­pe­za un alia­do pa­ra su éxi­to. An­te la ri­sa aje­na, su­mó la su­ya y des­dra­ma­ti­zó ca­da tras­pié. nula – ad­vier­te Mi­gel­son–. En­ton­ces nos sen­ti­mos fra­ca­sa­das, tor­pes e inú­ti­les, y co­me­te­mos erro­res que pro­vo­can an­sie­dad y disparan pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos acer­ca de nues­tra ca­pa­ci­dad. La dis­trac­ción sig­ni­fi­ca di­vi­sión en múl­ti­ples vías, y es es­to lo que ocu­rre en el ce­re­bro. La can­ti­dad de es­tí­mu­los a los que es­ta­mos ex­pues­tos nos lle­va a dis­per­sar nues­tro fo­co de aten­ción en de­ma­sia­das ta­reas, dis­mi­nu­yen­do la ca­li­dad y po­ten­cia de ca­da una de ellas. Es­tas lle­gan des­de el mun­do ex­terno a tra­vés de di­fe­ren­tes vías de co­mu­ni­ca­cio­nes y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos. A es­to se le su­man dis­trac­to­res in­ter­nos, co­mo las preo­cu­pa­cio­nes que nos blo­quean.”

Aun­que por si­glos las so­cie­da­des han aplau­di­do la per­fec­ción y aún con­ti­núan fes­te­jan­do esa uto­pía, en los úl­ti­mos años se ha em­pe­za­do a ad­mi­tir que es­tos “de­fec­tos” for­man par­te de la vi­da. Y sa­car­les pro­ve­cho es una bue­na ma­ne­ra de acep­tar el La­do B pro­pio.

Hoy se ad­mi­te que po­der mos­trar la inep­ti­tud en cier­to ám­bi­to es una for­ma de me­jo­rar la au­to­es­ti­ma. Es así: quien pri­me­ro se ríe de sí mis­mo tie­ne una pe­lea ganada, ya no es la mi­ra­da aje­na la que go­bier­na su vi­da.

A quien le in­tere­se in­ten­tar un cam­bio, Mer­lier in­vi­ta a co­nec­tar­se con las tor­pe­zas co­mo el la­do sim­pá­ti­co de la im­per­fec­ción hu­ma­na.

Sin em­bar­go, pa­ra quie­nes año­ren de­jar atrás ese vi­cio, sos­tie­ne una fór­mu­la po­si­ble: cen­trar­se en el pre­sen­te, ob­ser­var lo que se es­tá ha­cien­do. ¡Só­lo hay que pres­tar aten­ción! Na­da me­nos.

¡CUL­PA­BLE!

Me­sa de exa­men. Es­ta re­dac­to­ra so­la sen­ta­da fren­te al pro­fe­sor. El te­ma, li­te­ra­rio, era des­cri­bir al zo­rro pro­ta­go­nis­ta de un tex­to es­pañol cu­yo nom­bre no re­cuer­do. ¿ES O SE HA­CE?

“A Lau­ra no le pi­dan que trai­ga el ca­fé por­que la mi­tad se le vuel­ca en el ca­mino.”

El rit­mo de vi­da pro­po­ne a la mu­jer mul­ti­tas­king co­mo el mo­de­lo (im­po­si­ble). ¿Qué nos pa­sa cuan­do que­re­mos ha­cer más co­sas de las que po­de­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.