BODY BUIL­DER DES­IN­FLA­DO

ELLE (Argentina) - - Elle Salud -

Las es­ta­dís­ti­cas di­cen que la ma­yo­ría de los va­ro­nes anoré­xi­cos son ado­les­cen­tes y tam­bién avi­san que el tras­torno tam­bién afec­ta en la vi­da adul­ta.

“El cul­to por el cuer­po per­fec­to in­cul­ca­do por las imá­ge­nes pu­bli­ci­ta­rias afec­ta tan­to a jó­ve­nes ho­mo­se­xua­les co­mo a los he­te­ro­se­xua­les”, des­mi­ti­fi­ca la psi­có­lo­ga Mó­ni­ca Mu­rua­ga, en un con­tex­to psi que in­di­ca que mu­chas ve­ces el ma­les­tar afec­ta a los jó­ve­nes que es­tán asu­mien­do su iden­ti­dad se­xual.

De he­cho, los pri­me­ros en dar la no­ta fue­ron los me­tro­se­xua­les, in­ter­vi­nien­do sus fí­si­cos con ejer­ci­cio, su­dor y cre­mas. Lo más des­ta­ca­ble es la ob­se­sión por la ac­ti­vi­dad ae­ró­bi­ca y el cul­to al cuer­po, lo que en su mo­men­to se bau­ti­zó co­mo vi­go­re­xia.

“Al prin­ci­pio es di­fí­cil di­fe­ren­ciar cuán­do su ac­ti­tud es la del tí­pi­co jo­ven que va al gim­na­sio por­que quie­re cui­dar­se y que se le mar­que la V en la par­te ba­ja del ab­do­men, y cuán­do es al­guien que ya es­tá en los ini­cios de es­te cua­dro –pre­ci­sa Mu­rua­ga–. Hoy se ha­ce hin­ca­pié en el body buil­der, los su­ple­men­tos ali­men­ta­rios que se in­gie­ren pa­ra desa­rro­llar ma­sa mus­cu­lar y es­cul­pir las cur­vas al de­ta­lle. Es una de las alar­mas an­te es­ta pa­to­lo­gía.” pue­de apa­re­cer en la pu­ber­tad, co­mo una for­ma de ocul­tar el de­sa­rro­llo fí­si­co co­mo hom­bre”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go San­tia­go Gó­mez, di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor y del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va. Tam­bién in­flu­yen otras cues­tio­nes sub­je­ti­vas y per­so­na­les co­mo el es­ti­lo de crian­za, el per­fec­cio­nis­mo, antecedentes fa­mi­lia­res de tras­tor­nos ali­men­ti­cios o de so­bre­pe­so.

Las res­pon­sa­bi­li­da­des tam­bién son so­cia­les. “El mo­de­lo es­té­ti­co de los cuer­pos del­ga­dos, im­pe­ca­bles, ha­ce que ha­ya una ma­yor exi­gen­cia tam­bién pa­ra los hom­bres. Ellos caen an­te el cul­to al cuer­po y a la delgadez co­mo ideal de be­lle­za mas­cu­li­na”, se­ña­la Gó­mez.

Las con­se­cuen­cias se pe­san en la ba­lan­za pe­ro se mi­den tam­bién a tra­vés de es­ta­dos de an­sie­dad y de­pre­sión, in­sa­tis­fac­ción, ob­se­sio­nes con re­la­ción al con­te­ni­do de la he­la­de­ra y has­ta pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad. “Los efec­tos son gra­ví­si­mos. Li­mi­tan la vi­da co­ti­dia­na –re­co­no­ce la psi­có­lo­ga Ju­lie­ta Ra­mos–. Ter­mi­na ´arra­san­do´ con to­do aque­llo que se cru­ce en el ca­mino, in­clu­so pro­ble­mas pa­ra con­vi­vir con los de­más cuan­do se in­vo­lu­cra la co­mi­da. Por eso los tra­ta­mien­tos son in­ter­dis­ci­pli­na­rios, in­clu­yen a psi­có­lo­gos, nu­tri­cio­nis­tas, psi­quia­tras y mé­di­cos. Es­to es si­nó­ni­mo de lo­grar una bue­na re­cu­pe­ra­ción.” DA­NIE­LA CECCATO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.