Ana Juan

”No soy gó­ti­ca, ¡soy fe­liz!”

ELLE (Argentina) - - SUMARIO -

¿Quién es la mujer que di­bu­ja y es­cri­be tre­men­das his­to­rias? De­ve­ni­da de su pro­pio uni­ver­so fic­cio­nal –que na­da tie­ne que en­vi­diar al ca­rác­ter enig­má­ti­co de Tim Bur­ton–, Ana Juan des­plie­ga en sus tex­tos e ilus­tra­cio­nes na­rra­cio­nes que im­pac­tan por su tris­te be­lle­za, su fuer­za des­ga­rra­do­ra y un cim­bro­na­zo a las emo­cio­nes.

Co­men­zó su ca­rre­ra co­mo his­to­rie­tis­ta en 2010. Hoy sus li­bros se ven­den en Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Es­pa­ña, Ar­gen­ti­na. Ha si­do au­to­ra de más de 20 ta­pas de la re­vis­ta de cul­to The New Yor­ker, la de­di­ca­da al aten­ta­do en la

Char­lie Heb­do in­clui­da. Aho­ra lle­na de imá­ge­nes un cuen­to de Step­hen King: “¡Una ma­ra­vi­lla! Qui­zá por pre­jui­cio no ha­bía leí­do an­tes a ese au­tor”, con­fie­sa.

Sue­le ex­po­ner en mu­seos, con el ex­tra de crear una app des­de la cual, al in­gre­sar a la sa­la, se pue­de ju­gar con la obra en reali­dad aumentada. Ama la mo­da y más: di­se­ña jo­yas.

En el au­ge del li­bro ilus­tra­do, Ana Juan acaba de pu­bli­car La Is­la, Her­ma­nas y Pro­me­sas (Edel­vi­ves), tres his­to­rias sen­ti­men­ta­les que ocu­rren en el Mar del Nor­te, en­tre el frío po­lar y el ol­vi­do de Dios. Los hi­zo por en­car­go pa­ra una edi­to­rial ja­po­ne­sa con un so­cio es­pe­cial: su pa­re­ja, Matz Main­ka. ELLE ¿Có­mo fue esa crea­ción de a dos? ANA JUAN Fue bueno. El di­bu­ja y es­cri­be, y yo tam­bién. He­mos ido cons­tru­yen­do las his­to­rias po­qui­to a po­co, co­mo un edi­fi­cio. Y eso se no­ta en ca­da li­bro. Por­que tex­to e imá­ge­nes se com­ple­men­tan, en al­gu­nos ca­sos son an­ta­gó­ni­cos, se ar­ti­cu­lan de di­ver­sas for­mas pa­ra mos­trar otra reali­dad.

SA­GA • La is­la, Her­ma­nas y Pro­me­sas: Ana Juan via­jó a la úl­ti­ma Fe­ria del Li­bro con su nue­va cria­tu­ra, una tri­lo­gía com­pues­ta por esos tres tí­tu­los •

ELLE ¿Por qué eli­gie­ron con­tar his­to­rias de amor trá­gi­co? A. J. To­ma­mos al­go fuer­te y pro­pio del ro­man­ti­cis­mo ale­mán, esa idea de que el sen­ti­mien­to se im­po­ne a la ra­zón. To­das son his­to­rias en las que se su­fre, due­len, ocu­rre un desa­ga­rro y hay un fan­tas­ma: el de una an­ti­gua pa­re­ja, el de una ma­dre a la que no se pue­de su­pe­rar, el de una vie­ja re­la­ción que siem­pre es mag­ní­fi­ca, un ex no­vio o no­via que des­apa­re­ce y que es por siem­pre jo­ven y be­llo. Y eso due­le y ha­ce mal. ELLE ¿En la vi­da ocu­rre igual? A.J. ¡Cla­ro! To­do lo que ha su­ce­di­do y es­tá pre­sen­te pro­vo­ca do­lor, da­ña. El amor del pa­sa­do siem­pre se­rá una re­la­ción mag­ní­fi­ca, ade­más, por­que no se le ha da­do el tiem­po pa­ra pu­drir­se. Los fan­tas­mas que crea­mos en nues­tros co­ra­zo­nes sin mo­ti­vo, co­mo el de los ce­los in­jus­ti­fi­ca­dos o el del ego, llevan a la des­di­cha, a la des­truc­ción de la fe­li­ci­dad. ELLE ¿Hay fan­tas­mas en tu pa­re­ja? A.J. Con Matz ha­bla­mos del te­ma y de­ci­di­mos no de­jar­los en­trar. Por­que cuan­do nos co­no­ci­mos los dos te­nía­mos un pa­sa­do, pe­ro esa ex­pe­rien­cia an­te­rior no se iba a su­per­po­ner en nues­tras vi­das. Mu­cha gen­te ba­sa su re­la­ción en fan­tas­mas que es­tán ahí, que siem­pre se dan co­mo al­go per­tur­ba­dor, que no de­jan cre­cer el víncu­lo. ELLE ¿Se los pue­den de­jar afue­ra só­lo con la vo­lun­tad? A.J. Sí, hay que de­ci­dir­se y ha­cer­lo.

BOCETO DE IDEAS ELLE Se di­ce que el am­bien­te de la ilus­tra­ción y de la grá­fi­ca es muy ma­chis­ta. ¿Su­fris­te al­gu­na vez al­gún ti­po de dis­cri­mi­na­ción por ser mujer? A. J. No. Es cier­to que cuan­do co­men­cé ha­bía po­cas mu­je­res ha­cien­do his­to­rie­ta, y que aho­ra hay mu­chas más que cuen­tan co­sas de su vi­da, de su mundo y con una mi­ra­da muy per­so­nal. Pe­ro tam­bién es­tá la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va, que es mo­les­ta. Pa­re­ce que es más im­por­tan­te que seas mujer que tu tra­ba­jo mis­mo. Pe­ro a ve­ces, si eres in­te­li­gen­te, pue­des apro­ve­char esa opor­tu­ni­dad pa­ra que­dar­te ahí. Es el te­ma de la ley de cu­pos, ¿ver­dad? Hay de­fen­so­res y de­trac­to­res de esa po­lí­ti­ca. ELLE Hi­cis­te pro­duc­cio­nes de mo­da pa­ra un do­mi­ni­cal ma­dri­le­ño y ven­dés tus jo­yas en ga­le­rías im­por­tan­tes de Ma­drid. ¿Te in­tere­sa es­pe­cial­men­te la mo­da? A. J. Me en­can­ta. Es par­te del mundo del ar­te: me in­tere­sa ver esas tendencias, có­mo se vuel­ven a re­ci­clar o có­mo ca­sas co­mo Cha­nel crean un es­ti­lo y pue­den se­guir desa­rro­llan­do la mis­ma idea que tu­vo Co­co has­ta el in­fi­ni­to. Me en­can­ta Ale­xan­der McQueen, con sus pro­pues­tas tan arries­ga­das e in­ti­mis­tas, que pre­sen­ta­ban pequeñas his­to­rias, co­mo cuen­tos. Siem­pre que pue­do –y me in­vi­tan– voy a ver un des­fi­le: me gus­ta mi­rar con cu­rio­si­dad los co­lo­res que pro­po­nen, los com­ple­men­tos. La mo­da es una for­ma de ex­pre­sión in­tere­san­te, no la veo co­mo fri­vo­li­dad en ab­so­lu­to: es in­dus­tria, es ex­pre­sión, es ar­te, es co­mer­cio. ELLE Pe­ro siem­pre se te ve en­fun­da­da en pren­das co­lor ne­gro... A.J. Nooo. El ne­gro es cuan­do via­jo, un uni­for­me pa­ra no te­ner que pen­sar a la ma­ña­na. Y por­que es­tás to­do el día en la ca­lle. En­ton­ces, bus­co al­go prác­ti­co y que me sien­te, y a an­dar. Pe­ro en otras cir­cuns­tan­cias, uso co­lo­res. De­pen­de a don­de va­ya, lo que es­té por ha­cer, qué quie­ra con­tar de mí o có­mo quie­ro que la gen­te me en­tien­da. ELLE ¿Tus jo­yas tam­bién cuen­tan his­to­rias? A.J. Me in­tere­sa ha­cer ob­je­tos por­que me atrae el 3D. Y me gus­ta apli­car el ar­te a las co­sas que una usa en la vi­da co­ti­dia­na. Co­mo el art nou­veau que po­nía ar­te en la va­ji­lla, en los cu­bier­tos, en to­dos los ob­je­tos de la ca­sa. Me pa­re­ce tan her­mo­so y tan vá­li­do que en vez de plan­tar una es­cul­tu­ra en un lu­gar fi­jo – en tu ca­sa, por ejem­plo– la pue­das lle­var co­mo adorno en la ro­pa, co­mo un col­gan­te o un bra­za­le­te. Ha­cen que la vi­da sea más be­lla. ELLE Tu uni­ver­so crea­ti­vo tie­ne un ses­go te­ne­bro­so, ¿hay una sub­je­ti­vi­dad gó­ti­ca en tu in­te­rior? A.J. Pa­ra na­da. Yo no soy te­ne­bro­sa ni gó­ti­ca. En tal ca­so eso lo pongo en el afue­ra. Mis mie­dos, mis ob­se­sio­nes, mis du­das: to­do eso es­tá en mi tra­ba­jo, y lue­go soy una per­so­na fe­liz. Al me­nos lo in­ten­to: la vi­da es de­ma­sia­do cor­ta co­mo pa­ra no dis­fru­tar­la. GABRIELA BABY

Es­tu­dió Be­llas Ar­tes en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia. Co­men­zó su ca­rre­ra co­mo his­to­rie­tis­ta. Hoy fir­ma li­bros pro­pios e ilus­tra a clá­si­cos, co­mo Henry Ja­mes o Step­hen King. En 2010 ga­nó el Pre­mio Na­cio­nal de Ilus­tra­ción que otor­ga el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.