Tri­bus

Em­pren­de­do­ras: Sí, me ani­mo

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - ELEONORA BIAIÑ

Una pa­re­ja de mé­di­cos, som­me­liers de té. Dos com­pa­ñe­ras de la fa­cul­tad, so­cias en la ela­bo­ra­ción de es­pe­cias. Una mar­pla­ten­se a la que sus va­ca­cio­nes en la Pa­ta­go­nia le des­per­ta­ron su gen em­pren­de­dor. Mu­je­res au­da­ces y cu­cha­ra­das que de­jan mar­cas.

De su pe­que­ña aven­tu­ra al­gu­nas de es­tas mu­je­res lo­gra­ron ha­cer una al­ter­na­ti­va a sus pro­fe­sio­nes o ac­ti­vi­dad prin­ci­pal. Otras es­tán en el mo­men­to de la apues­ta con fichas co­lor es­pe­ran­za; un plan B que si lo­gra con­ver­tir­se en A… ¡bin­go! Sus ex­pe­rien­cias re­pa­san cri­sis eco­nó­mi­cas –¿cuán­do no?–, su­pera­ción de man­da­tos (“¿Por qué no tra­ba­jás en otro la­do?”), ex­po­si­ción a pre­gun­tas in­có­mo­das (“¿Y es­to pa­ra qué sir­ve?”) o la ne­ga­ti­va de ayu­da de quie­nes só­lo mi­ra­ron sus pro­yec­tos con la ex­pec­ta­ti­va de una ga­nan­cia mo­ne­ta­ria se­gu­ra.

Ellas se pu­sie­ron a co­ci­nar y a ven­der. ¿Los prin­ci­pa­les in­gre­dien­tes de sus pro­duc­tos? Re­pre­sen­tar su tie­rra y se su­man a la ten­den­cia de una ali­men­ta­ción más sa­lu­da­ble. En lo per­so­nal, en­con­tra­ron un es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar ta­len­tos; un nue­vo tra­ba­jo al que su­ma­ron amo­res y fa­mi­lia­res. Ade­más, ad­qui­rie­ron ex­pe­rien­cia co­mo ad­mi­nis­tra­do­ras y en la ven­ta sos­te­ni­da, la po­si­bi­li­dad de se­guir cre­cien­do.

La­van­da con sa­bor a té

¿Qué tie­nen en co­mún un gru­po de ami­gas de Mar del Pla­ta con una pa­re­ja de San­tia­go del Es­te­ro? Que en­con­tra­ron en dos cul­ti­vos de la pro­vin­cia de Chu­but un ne­go­cio que per­mi­tía cum­plir un sue­ño.

La mé­di­ca Carolina Man­fre­di (37) fes­te­ja, des­de ha­ce dos di­ciem­bres, la flo­ra­ción de la la­van­da. Es­ta plan­ta con san­gre eu­ro­pea y afri­ca­na se desa­rro­lla muy a gus­to en el Par­que Eco­ló­gi­co Area El Do­ra­di­llo, a 15 ki­ló­me­tros de Puer­to Madryn.

Fue a par­tir de le­van­tar su ca­sa en ese lo­te y co­men­zar el cul­ti­vo que sur­gió la idea, con los ca­pu­llos, de ha­cer tés ar­te­sa­na­les. En la zo­na, hay otros ve­ci­nos que la pro­du­cen, ade­más de de­di­car­se tam­bién a las al­ca­pa­rras, oli­vas, pa­ni­fi­ca­dos y pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. En­tre to­dos crea­ron el Ca­mino de Pro­duc­to­res del Par­que Eco­ló­gi­co El Do­ra­di­llo y or­ga­ni­zan fe­rias en las cha­cras.

Pa­ra lo­grar sus pro­pios blends de in­fu­sio­nes, Carolina se ca­pa­ci­tó en el Club del Té, don­de se for­mó co­mo som­me­lier. Al pro­yec­to del ne­go­cio pro­pio su­mó a su ma­ri­do, tam­bién mé­di­co, Fran­cis­co Sla­vutsky (42). “Nues­tra pro­fe­sión re­quie­re un rit­mo de tra­ba­jo que que­re­mos com­pen­sar con otro es­ti­lo de vi­da. Por eso nos vi­ni­mos de San­tia­go del Es­te­ro a Madryn ha­ce dos años. Y aun­que se­gui­mos tra­ba­jan­do en nues­tra pro­fe­sión jun­tos crea­mos Il Mon­de del Cha”, ex­pli­ca. El té es una de las be­bi­das más con­su­mi­das en el mundo. Por eso en el nom­bre de su mar­ca qui­sie­ron sim­bo­li­zar la po­si­bi­li­dad que tie­ne la in­fu­sión de re­unir sa­bo­res de dis­tin­tas la­ti­tu­des. ¿Aca­so no se pue­de via­jar con la ima­gi­na­ción al be­ber un té chino Puerh en he­bras, con car­da­mo­mo, ce­drón y la­van­da de la pe­nín­su­la Val­dés?

Los té se co­mer­cia­li­zan en ne­go­cios de esa ciu­dad, Tre­lew, Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, San­tia­go del Es­te­ro, Cór­do­ba y Tu­cu­mán. Carolina pla­nea abrir un Tea Shop en Puer­to Madryn, una idea que sur­gió al ob­ser­var que a los tu­ris­tas les gus­ta lle­var­se de re­cuer­do pro­duc­tos con iden­ti­dad lo­cal.

Sí, ¡al­gas!

A 300 ki­ló­me­tros al sur de Madryn se en­cuen­tra Bahía Bus­ta­man­te, una lo­ca­li­dad cos­te­ra a la que ha­ce al­gu­nos años se fue de va­ca­cio­nes la mar­pla­ten­se Lu­cia­na Bus­tos (46). Del pue­blo vol­vió enamo­ra­da de las pla­yas, su gen­te. Tra­jo en men­te un de­seo re­la­cio­na­do a una de las actividades prin­ci­pa­les del lu­gar: la re­co­lec­ción de al­gas. “Es­te or­ga­nis­mo es un sú­per ali­men­to, ri­co en nu­trien­tes, con pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y lo que ob­ser­vó Lu­cia­na es que la ma­yo­ría se ex­por­ta­ba, por eso se le ocu­rrió di­fun­dir sus be­ne­fi­cios en Ar­gen­ti­na y co­mer­cia­li­zar­la en nues­tro país”, ex­pli­ca Mariela Di Ge­ró­ni­mo (44), su so­cia jun­to a la in­ge­nie­ra agró­no­ma Ma­ría Pau­la Li­na­res.

Una atrac­ción ini­cial que tu­vo es­te pro­yec­to fue que es­ta plan­ta po­día ser de in­te­rés en­tre quie­nes bus­can una ali­men­ta­ción más sa­na. De he­cho, por ser ve­ge­ta­ria­na, Mariela en­se­gui­da se fa­na­ti­zó con el plan. Ella tra­ba­ja en una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal, en el área de fi­nan­zas, y se en­car­gó del diseño y desa­rro­llo del pro­duc­to. Lu­cia­na to­mó a car­go la ad­mi­nis­tra­ción, y Pau­la (46) se me­tió de lleno en la pro­duc­ción.

Wa­ka­me, le­chu­ga de mar, no­ri y agar agar (que se ex­trae de las al­gas ro­jas) son al­gu­nos de los pro­duc­tos que ven­de Ar­gen­vi­ta des­de 2016, ade­más de cos­mé­ti­cos ela­bo­ra­dos con al­gas.

“Pa­ra no­so­tras son co­mo nues­tros hi­jos por­que le po­ne­mos mu­cha sen­si­bi­li­dad a es­te tra­ba­jo”, di­ce Mariela. “Esa ac­ti­tud amo­ro­sa es lo qui­zá no les lle­gó a al­gu­nos em­pre­sa­rios con los que qui­si­mos ha­cer acuer­dos y só­lo mi­ra­ron el pro­yec­to fría­men­te des­de los nú­me­ros.”

En su ciu­dad na­tal, las mu­je­res en­car­gan el em­pa­que de las al­gas y or­ga­ni­zan su co­mer­cia­li­za­ción. “Lo que más nos cues­ta es dar a co­no­cer que es un ali­men­to, in­clu­so los nu­tri­cio­nis­tas lo des­co­no­cen, cuan­do es una plan­ta de uso an­ces­tral que has­ta los vi­kin­gos te­nían en su die­ta”, acla­ra Mariana.

Pe­ro ya se ven­den en die­té­ti­cas de to­do el país y en Chu­but en ca­sas de pro­duc­tos re­gio­na­les. Se pue­den uti­li­zar en en­sa­la­das, sal­sas y guar­ni­cio­nes de to­do ti­po. De he­cho, Ger­mán Mar­ti­te­gui en Ma­drid Fu­sión 2017 pre­sen­tó un pla­to con pro­duc­tos ar­gen­ti­nos en­tre los que in­clu­yó el al­ga wa­ka­me.

Ayu­dan­te de co­ci­na

Mer­ce­des Iri­bar­ne (35) y Ce­ci­lia Elor­ton­do (35) se hi­cie­ron ami­gas cur­san­do la li­cen­cia­tu­ra en tec­no­lo­gía de ali­men­tos. Al egre­sar, ya te­nían pen­sa­do ofre­cer mez­clas de es­pe­cias y ver­du­ras des­hi­dra­ta­das, una al­ter­na­ti­va prác­ti­ca pa­ra aman­tes del fat­to in ca­sa y que, ade­más, vie­nen acom­pa­ña­das de re­ce­tas fá­ci­les. “Des­de siem­pre me gus­tó la co­ci­na y con Ce­ci­lia tu­vi­mos la idea de ha­cer con­di­men­tos na­tu­ra­les, li­bres de adi­ti­vos, sin sal agre­ga­da o gra­sas. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas hoy son muy va­lo­ra­das. Sin em­bar­go, cuan­do ter­mi­na­mos la fa­cul­tad, en 2005, no eran tan co­no­ci­das”, re­cuer­da Mer­ce­des.

En ese mo­men­to nin­gu­na de las dos ha­bía for­ma­do una fa­mi­lia, te­nían po­cos gas­tos y con­ta­ban con al­gu­nos aho­rros. “En­ton­ces di­ji­mos: ¿qué tal pro­bar nues­tro pro­yec­to por un año? Si no sa­le, ¡vol­ve­mos a bus­car tra­ba­jo!” Las dos te­nían em­pleos fi­jos en in­ves­ti­ga­ción en el ru­bro de co­mes­ti­bles. Com­par­tían, tam­bién, la in­quie­tud de con­cre­tar es­te ob­je­ti­vo per­so­nal. Pen­sán­do­lo bien, de­ci­die­ron lan­zar­se.

En 2008 ini­cia­ron ofi­cial­men­te las actividades de Quin­to Za­lla con las pri­me­ras mez­clas: una de hon­gos, ce­bo­lla, ajo, pi­mien­ta y lau­rel; otra de za­naho­rias con curry y la ter­ce­ra de to­ma­tes se­cos, con al­ca­pa­rras y hier­bas. La ba­se de ope­ra­cio­nes es­tá en Flo­ri­da Oes­te, Vicente Ló­pez, pe­ro las es­pe­cias y ver­du­ras pro­vie­nen de to­do el país. En la ac­tua­li­dad se ven­den en die­té­ti­cas, ne­go­cios de pro­duc­tos gour­met, in­clu­so en una ca­de­na chi­le­na. Ob­vio: hu­bo mu­cho de prue­ba y error. “Al co­men­zar di­se­ña­mos un en­va­se co­mo de so­pa ins­tan­tá­nea pa­ra las mez­clas, con cie­rre ti­po zi­ploc, pe­ro pa­ra ha­cer­lo en can­ti­dad se ne­ce­si­ta­ban unas bo­bi­nas de pro­duc­ción a gran escala, al­go que no nos ser­vía en ese mo­men­to ¡ y era im­po­si­ble de pagar!”, ex­pli­can. “Des­pués, pen­san­do en có­mo re­sol­ver esa di­fi­cul­tad sur­gie­ron los tu­bo de en­sa­yo y la ba­se pa­ra sos­te­ner­los, una pre­sen­ta­ción que ter­mi­nó sien­do un em­ble­ma de la mar­ca.”

En la fe­ria Ca­mi­nos y Sa­bo­res de 2008 tu­vie­ron el pri­mer con­tac­to di­rec­to con sus clien­tes. “Era di­ver­ti­do por­que en ese mo­men­to las dos es­tá­ba­mos en to­dos los ro­les: par­ti­ci­pá­ba­mos en la pro­duc­ción, to­má­ba­mos y en­tre­gá­ba­mos pe­di­dos. Una se­rie de ta­reas que con el trans­cur­so del

tiem­po em­pe­za­mos a de­le­gar. El pri­mer día que par­ti­ci­pa­mos en la fe­ria vino una se­ño­ra que se lle­vó pa­ra pro­bar un tu­bi­to de sa­bo­res y vol­vió el úl­ti­mo día de la ex­po­si­ción a com­prar más.” Esa fue nues­tra pri­me­ra gran sa­tis­fac­ción.

El sa­bor de la in­fan­cia

Cuan­do Ju­lia Aboy ca­mi­na en­tre los ár­bo­les de la fin­ca de San Pe­dro, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, se acuer­da de que an­tes de que allí cre­cie­ran fru­ta­les ha­bía un mai­zal se­co.

Ella te­nía 15 años cuan­do sus pa­dres com­pra­ron el cam­po, en 1999. Mar­ce­la Baez, su ma­má, tu­vo la idea de plan­tar du­raz­ne­ros, ci­rue­los, hi­gue­ras, na­ran­jos, qui­no­tos, plan­tas de boy­sen­berry, zar­za­mo­ra y lo más im­por­tan­te: ha­cer mer­me­la­das. Su pa­dre, que era ge­ren­te en una com­pa­ñía pe­tro­le­ra, se ocu­pó de las fi­nan­zas, pe­ro tam­bién del cui­da­do de la plan­ta­ción. En 2005, Ju­lia (30) co­men­zó a tra­ba­jar en la em­pre­sa fa­mi­liar, mien­tras es­tu­dia­ba Re­cur­sos Hu­ma­nos. “Me in­terio­ri­cé en to­das las áreas, pe­ro so­bre to­do en diseño, com­pras, lo­gís­ti­ca y ven­ta”, re­me­mo­ra.

Cuan­do co­men­za­ron, los dul­ces se ha­cían en la co­ci­na de la ca­sa y lo­gra­ron te­ner mu­cha acep­ta­ción en San Pe­dro. “Pe­ro 2001, en ple­na cri­sis, no lo­grá­ba­mos au­men­tar las ven­tas, ne­ce­si­tá­ba­mos lle­gar con las mer­me­la­das a la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. En ese mo­men­to, sur­gie­ron al­ter­na­ti­vas: una fue ofre­cer los pro­duc­tos en con­sig­na­ción y la otra un muy lin­do ex­hi­bi­dor”. Eso ayu­dó a que las mer­me­la­das se hi­cie­ran un lu­gar en die­té­ti­cas y ca­sas de pas­tas.

En el cam­po, don­de tam­bién tra­ba­ja su her­mano, cons­tru­ye­ron una fá­bri­ca de dul­ces que se ex­pan­dió a me­di­da que el pro­duc­to fue ga­nan­do es­pa­cio. Eso, cuan­do die­ron otro gran pa­so: in­gre­sar a las gón­do­las de los su­per­mer­ca­dos. “Me iden­ti­fi­co con lo que ha­ce­mos por­que se­gui­mos co­se­chan­do de ma­ne­ra ma­nual, ha­ce­mos re­ce­tas ar­te­sa­na­les, sin adi­ti­vos ni con­ser­van­tes y eso es lo que yo com­pra­ría”, re­su­me Ju­lia, quien en un mo­men­to re­ci­bió el con­se­jo de ha­cer ex­pe­rien­cia en otro lu­gar. “An­dá y vol­vé, me di­je­ron en la fa­mi­lia, pe­ro yo pre­fe­rí que­dar­me, apren­der de mis erro­res y no per­der­me el día a día de es­ta em­pre­sa.”

Las mer­me­la­das de El Bro­cal es­tán tam­bién en fe­rias co­mo Bue­nos Ai­res Mar­ket y Ca­mi­nos y Sa­bo­res. En la ac­tua­li­dad, Ju­lia es la ca­be­za de un equi­po de 21 em­plea­dos; pe­ro una de las co­sas que más dis­fru­ta es de la ad­mi­nis­trar las re­des so­cia­les. “Los clien­tes nos di­cen que la mer­me­la­da les re­cuer­da el dul­ce ca­se­ro que al­gu­na vez pro­ba­ron. Y no­so­tros que­ría­mos ha­cer eso: ela­bo­rar un pro­duc­to que se ex­tra­ñe.”

Ce­ci­lia Elor­ton­do y Mer­ce­des Iri­bar­ne se ju­ga­ron los aho­rros de to­da la vi­da, ¡y ga­na­ron!

Las ami­gas mar­pla­ten­ses in­vir­tie­ron su ex­per­ti­se en un ne­go­cio pro­pio.

¿Se­cre­tos pa­ra ven­der más? Crea­ti­vi­dad en los de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.