RO­BIN Wright “De­be­mos es­tar pre­pa­ra­das pa­ra de­fen­der­nos”

A los 51 se des­pi­dió del BA­JO PER­FIL. Su vi­da des­pués de Net­flix: mu­je­res bra­vas que la sa­ben pe­lear, fuer­tes por fue­ra y por den­tro. ¡Una REI­NA! Cual­quier pa­re­ci­do con su reali­dad...

ELLE (Argentina) - - ENCUENTRA -

En el úl­ti­mo Fes­ti­val de Can­nes se pre­sen­tó The Dark of Night, cor­to­me­tra­je de Ro­bin Wright, una ac­triz que es más que Clai­re Un­der­wood, “la es­po­sa de” Frank en Hou­se of Cards, o “la ex de” Sean Penn en la vi­da real. En su pri­mer tra­ba­jo tras las cá­ma­ras pa­ra la pan­ta­lla gran­de, mez­cla th­ri­ller ne­gro y am­bien­te claus­tro­fó­bi­co pa­ra con­tar el mis­te­rio­so en­cuen­tro de una mu­jer con una ca­ma­re­ra, un po­li­cía y un va­ga­bun­do en un tí­pi­co din­ner nor­te­ame­ri­cano. Y se­gún la crí­ti­ca, le sa­le ge­nial.

Ro­bin ya ha­bía di­ri­gi­do epi­so­dios de la se­rie de Net­flix y de a poco va cum­plien­do su ob­je­ti­vo y se­gu­ro pron­to gri­ta­rá “ac­ción” en su pri­mer lar­go­me­tra­je. “An­tes so­lía es­pe­rar que me ofre­cie­ran bue­nos pa­pe­les, aho­ra sal­go a bus­car lo que me mue­ve”, di­jo a The Te­le­graph. Y ahí es­tá, en el éxi­to ta­qui­lle­ro del año, La mu­jer ma­ra­vi­lla, co­mo An­tío­pe. “Mi per­so­na­je le en­se-

ña a lu­char. Si al­go te­ne­mos que apren­der las mu­je­res es que de­be­mos es­tar pre­pa­ra­das pa­ra de­fen­der­nos por no­so­tras mis­mas. Lle­va tra­ba­jo”, re­fle­xio­nó Ro­bin Wright en una en­tre­vis­ta. Y así lo ha­ce en la pan­ta­lla, pu­ro múscu­lo y des­tre­za fí­si­ca a los 51 años, pe­ro tam­bién fue­ra, a pul­so de fe­mi­nis­mo y de­ter­mi­na­ción. “La directora, Patty Jen­kins, me di­jo que iba a ser una pe­lí­cu­la fe­me­ni­na, que ha­bla­ría so­bre la igual­dad y la jus­ti­cia. Por eso no du­dé en acep­tar”, co­men­tó. Y si­guien­do en ac­ción, en oc­tu­bre se la ve­rá en Bla­de run­ner 2049, la con­ti­nua­ción de la his­to­ria mí­ti­ca de la pe­lí­cu­la ori­gi­nal, que su­ce­de 30 años des­pués. Y otra vez, en un pa­pel apa­ren­te­men­te se­cun­da­rio, la ru­bia po­de­ro­sa va a ro­bar­se la aten­ción del pú­bli­co a fuerza de su mix im­pe­ca­ble de ta­len­to, po­de­río y be­lle­za.

Así pa­sa en Hou­se of Cards, de he­cho. Frank Un­der­wood (Kevin Spa­cey), mi­ran­do a cá­ma­ra y apu­ña­lan­do a trai­ción a sus ri­va­les por la es­pal­da, no es más que, en re­su­men, par­te de un mons­truo de dos ca­be­zas jun­to a su ma­quia­vé­li­ca y bri­llan­te es­po­sa, Clai­re. Y ahí, Ro­bin Wright lo hi­zo de nue­vo. En pan­ta­lla y fue­ra de ella. ¿Có­mo lo­gra que ame­mos a un per­so­na­je po­lí­ti­co así,

Du­ran­te ya cin­co tem­po­ra­das, los Un­der­wood se vie­nen pa­sean­do por los pa­si­llos de la Ca­sa Blan­ca con os­cu­ros pla­nes. Y la se­rie, que pre­ten­de mos­trar gro­se­ra­men­te las cloa­cas del po­der en Was­hing­ton, tie­ne sus pro­pias mi­se­rias que, su pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na, de­ve­ló y des­en­tra­ña. Aun­que Kevin Spa­cey y su ver­bo­rra­gia pa­rez­can lo más vi­si­ble de Hou­se of Cards, es el per­so­na­je de Ro­bin Wright el que sos­tie­ne la tra­ma. “Mis­mo tra­ba­jo, igual sa­la­rio”, es lo mí­ni­mo es­pe­ra­ble y la ac­triz tu­vo que to­mar el vie­jo re­cla­mo y po­ner­lo en pri­mer plano.

Mien­tras el mun­do es­pe­ra­ba ex­pec­tan­te el es­treno de la quin­ta tem­po­ra­da de la se­rie, Ro­bin Wright con­tó, en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta di­gi­tal The Edit, que ha­bía si­do en­ga­ña­da por los pro­duc­to­res, que el año an­te­rior le ase­gu­ra­ron que co­bra­ba lo mis­mo que Spa­cey. Re­cla­mó lo que es jus­to y cuan­do pen­sa­ba que el te­ma ha­bía si­do so­lu­cio­na­do, le­yó en For­bes que el suel­do de su “com­pa­ñe­ro” ha­bía au­men­ta­do des­de el me­dio mi­llón ini­cial por ca­pí­tu­lo, pre­cio que ella nun­ca ha­bía al­can­za­do. Por eso, la ac­triz le exi­gió a Net­flix que igua­la­ra los suel­dos y lo con­si­guió, só­lo por­que ame­na­zó con ha­cer pú­bli­cas las ci­fras fi­na­les, que se man­tie­nen en ce­lo­so se­cre­to.

“Hay po­cas pe­lí­cu­las o se­ries de te­le­vi­sión en las que mu­je­res y hom­bre se re­pre­sen­ten igua­la­dos y Hou­se of Cards es una de ellas. Es el pa­ra­dig­ma per­fec­to”, di­jo.

LA ETER­NA COMPROMETIDA

Ro­bin Wright na­ció el 8 de abril de 1966 en Da­llas, Te­xas. Y gra­cias a su be­lle­za es­ta­dou­ni­den­se, ru­bia, pe­ro con sus­tan­cia, con­si­guió su pri­mer pa­pel a los 18 años co­mo Kelly Cap­well en una te­le­no­ve­la ti­po Di­nas­tía, la eter­na San­ta Bar­ba­ra (NBC). El rol le va­lió po­pu­la­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.