MARIA RO­CA

NEU­RO­TIPS PA­RA MINICIENTIFICOS Es doc­to­ra en psi­co­lo­gía, do­cen­te en Ine­co, in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet. Ins­pi­ra­da por su hi­ja de 5 años y jun­to a Fa­cun­do Ma­nes, es­cri­bió un li­bro/jue­go pa­ra que los más chi­cos apren­dan po­nien­do su cuer­po en mar­cha, y así sac

ELLE (Argentina) - - MINIENTREVISTA -

“Con nues­tro ce­re­bro per­ci­bi­mos, pen­sa­mos y sen­ti­mos. Por eso las neu­ro­cien­cias se cue­lan en to­das par­tes: por­que el ce­re­bro par­ti­ci­pa de las ac­ti­vi­da­des más im­por­tan­tes de nues­tras vi­das”, di­ce Ma­ría Ro­ca, que vi­ve días agi­ta­dos. Ade­más de las cla­ses en Ine­co, las pre­sen­ta­cio­nes pa­ra Co­ni­cet y el tra­ba­jo con los pa­cien­tes, se le agre­gan en­tre­vis­tas so­bre

Des­cu­brien­do el ce­re­bro. Neu­ro­cien­cias pa­ra chi­cos y

gran­des (Pla­ne­ta), el li­bro que aca­ba de pu­bli­car jun­to a Fa­cun­do Ma­nes.

En su li­ving enor­me y aus­te­ro hay dos si­llo­nes, una me­sa ba­ja y, so­bre la pa­red, un ma­pa­mun­di fí­si­co­po­lí­ti­co fes­to­nea­do con fo­tos don­de se la ve a Ma­ría en un puen­te, al bor­de del mar, fren­te a un tra­go, siem­pre

di­ver­ti­da. “Lo col­gué pa­ra re­cor­dar­me que exis­te un mun­do que quie­ro co­no­cer, más allá de la neu­ro­cien­cia”, bro­mea la in­ves­ti­ga­do­ra, que es doc­to­ra en psi­co­lo­gía y au­to­ra de pa­pers pu­bli­ca­dos en re­vis­tas tan pres­ti­gio­sas co­mo Brain y

Neu­ropsy­cho­lo­gia. El sal­to del mun­do aca­dé­mi­co al te­rri­to­rio de la li­te­ra­tu­ra in­fan­til tie­ne una ex­pli­ca­ción: Ma­ría es la ma­má de Ju­lia, ni­ña cu­rio­sa de cin­co años. “Ella siem­pre pre­gun­ta por mi tra­ba­jo y aho­ra, con el li­bro, es más cla­ro con­tar­le qué ha­go”, di­ce. Ex­pe­rien­cia pa­ra com­par­tir. ELLE ¿La neu­ro­cien­cia es­tá de moda? MARIA RO­CA Se­gu­ro. Es mi te­ma des­de ha­ce más de 13 años. Es­tá bueno pa­ra quie­nes nos de­di­ca­mos a es­to por­que es una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer lle­gar a un pú­bli­co am­plio nues­tros avan­ces mé­di­cos. Sin di­vul­ga­ción to­do que­da en un la­bo­ra­to­rio. ELLE ¿As­pi­ra a ex­pli­car el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro? M.R. De nin­gu­na ma­ne­ra, hay mu­chas co­sas que no te­ne­mos pa­ra na­da cla­ra. La neu­ro­cien­cia si­gue cre­cien­do y des­cu­brien­do co­sas. Ade­más, el am­bien­te tam­bién lo mo­di­fi­ca. Por ejem­plo: ¿Por qué al­guien tie­ne de­ter­mi­na­da fo­bia? Eso es­tá re­la­cio­na­do con la his­to­ria per­so­nal, con ex­pe­rien­cias, víncu­los. Des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co no se pue­de en­ten­der la to­ta­li­dad de la

TA­REA PA­RA EL HO­GAR

ELLE ¿ Có­mo se te ocu­rrió es­cri­bir Des­cu­brien­do...? M. R. Yo tra­ba­jo con Fa­cun­do Ma­nes y él ya te­nía sus pu­bli­ca­cio­nes he­chas. Ade­más, es­ta­ba en­gan­cha­da con la crian­za y el cre­ci­mien­to de mi hi­ja y te­nía ga­nas de ha­cer­le lle­gar lo que yo ha­go. Tie­ne 5 años, no lee, pe­ro com­par­ti­mos las ex­pe­rien­cias del li­bro, le cuen­to de mi tra­ba­jo, la ha­go par­tí­ci­pe. ELLE Ade­más, es­te es un li­bro-jue­go. M.R. Al es­cri­bir nos di­mos cuen­ta de que el ca­mino era que los lectores com­pro­ba­ran por sí mis­mos lo que que­ría­mos con­tar­les, po­ner al chi­co en un lu­gar ac­ti­vo. Por­que no es co­pa­do de­cir “la me­mo­ria se re­la­cio­na con la emo­ción”, sino que es me­jor que lo com­prue­ben me­dian­te una ex­pe­rien­cia. De es­ta ma­ne­ra se su­mer­gen en el mé­to­do cien­tí­fi­co, que se ba­sa en rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos y sa­car con­clu­sio­nes. Y ca­da ex­pe­rien­cia es una opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar mo­men­tos com­par­ti­dos. ELLE ¿En­se­ñar es pro­po­ner ex­pe­rien­cias? M.R. Pa­ra mí era im­por­tan­te no caer en un dis­cur­so ab­so­lu­tis­ta. Por eso en las pri­me­ras pá­gi­nas de­ci­mos que la ciencia es un pro­ce­so en con­ti­nuo avan­ce y mo­vi­mien­to, que no to­dos los ce­re­bros fun­cio­nan igual y que el li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.