AMA A TU CE­RE­BRO CO­MO A TI MIS­MA. CON­SE­JOS DE AU­TO­CUI­DA­DO

Des­can­sar bien, co­mer bien y sa­ber que la aten­ción es un re­cur­so li­mi­ta­do. De­tec­tar qué co­sas nos ha­cen sen­tir me­jor y nos mo­ti­van, co­mo es­cu­char mú­si­ca o sa­lir a ca­mi­nar. Sa­ber que si se aso­cia una in­for­ma­ción con otra se­rá más fá­cil que que­den en la mem

ELLE (Argentina) - - MINIENTREVISTA - GA­BRIE­LA BABY

per­so­na. Sí se pue­de ana­li­zar có­mo es la in­ter­ac­ción am­bien­te- ce­re­bro, pe­ro no se va a po­der ex­pli­car la vi­da par­ti­cu­lar de ca­da uno. ELLE Se di­cen mu­chas co­sas es­pe­cí­fi­cas del ce­re­bro de las mu­je­res y sus con­di­cio­na­mien­tos. ¿Es cier­to? M.R. Hom­bres y mu­je­res los te­ne­mos pa­re­ci­dos, aun­que es ver­dad que en gru­pos se ven ten­den­cias no só­lo anató­mi­cas sino fun­cio­na­les. Por ejem­plo, no­so­tras te­ne­mos ma­yor ten­den­cia a al­ma­ce­nar pa­la­bras, mien­tras que ellos tie­nen ta­len­to pa­ra la in­for­ma­ción es­pa­cial. Ade­más, las mu­je­res te­ne­mos me­jor aten­ción di­vi­di­da, mien­tras que los va­ro­nes po­seen más aten­ción se­lec­ti­va.

no in­ten­ta abar­car la to­ta­li­dad de los co­no­ci­mien­tos. Me ate­rra­ba la idea de que mu­chos pa­dres cre­ye­ran que era un li­bro pa­ra en­tre­nar el ce­re­bro de sus hi­jos, pa­ra ha­cer­los más in­te­li­gen­tes. ELLE Tam­bién in­clu­ye­ron mi­tos y da­tos… M.R. Me pa­re­ce im­por­tan­te que ellos se­pan que dor­mir bien es im­por­tan­te pa­ra el ce­re­bro, que si es­tán tris­tes por al­go lo pue­den co­mu­ni­car y se los pue­de ayu­dar, y que to­mar de­ci­sio­nes cuan­do uno es­tá enoja­do no es bueno. Que se­pan es­tas co­sas – que en el li­bro lla­ma­mos neu­ro­tips –, que sean te­ma de con­ver­sa­ción en la ca­sa, ideas pa­ra ha­cer­las cir­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.