“El em­ba­ra­zo me pu­so HOT”

Pa­ra Mer­ce­des el se­xo nun­ca ha­bía si­do al­go muy im­por­tan­te. Pe­ro cuan­do es­pe­ra­ba a su pri­mer be­bé, des­cu­brió sen­sa­cio­nes que no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do an­tes. Mien­tras ini­cia­ba es­te via­je de pla­cer, afian­zó el víncu­lo con su pa­re­ja.

ELLE (Argentina) - - EDI­TO­RIAL -

Es mi his­to­ria “El em­ba­ra­zo me pu­so hot”

No

es men­ti­ra lo que di­cen. Al­gu­nas em­ba­ra­za­das, cuan­do en­tra­mos en el se­gun­do tri­mes­tre y ya nos acos­tum­bra­mos a nues­tras for­mas re­don­dea­das, dis­fru­ta­mos del se­xo co­mo nun­ca.

Es ver­dad que en ese pe­río­do a mí me preo­cu­pa­ban mu­chas otras co­sas, co­mo de cuán­tos me­ses se­ría la li­cen­cia que me iba a to­mar en mi tra­ba­jo, có­mo me iba a or­ga­ni­zar cuan­do lle­ga­ra el be­bé, qué ha­bía que ha­cer es­pa­cio en la ca­sa, có­mo iba a cam­biar la re­la­cioón con mi ma­má y con mi sue­gra y lar­gos et­cé­te­ra.

Pe­ro la reali­dad es que, in­clu­so en el me­dio de to­do eso, las ga­nas de ha­cer el amor ocu­pa­ban mi ca­be­za. Ese es­ta­do me da­ba un plus de ero­tis­mo que ja­más ha­bía vi­vi­do.

An­tes de es­ta eta­pa mi li­bi­do es­ta­ba muy ba­ja. Pa­ra ser ho­nes­ta, el te­ma nun­ca fue al­go que de ver­dad me in­tere­sa­ra. No es que no me gus­ta­ra te­ner in­ti­mi­dad con mi pa­re­ja ni su­pie­ra de los be­ne­fi­cios que trae −y los pro­ble­mas que te aho­rra−, pe­ro te­nía otras prio­ri­da­des en mis re­la­cio­nes. Po­nía en pri­mer plano que hu­bie­ra siem­pre ter­nu­ra, com­pli­ci­dad, com­pa­ñe­ris­mo...

Ade­más, me re­sul­ta­ba di­fí­cil aso­ciar el se­xo con pla­cer. Des­de mis 16 años ( ya cum­plí 34) ha­bía te­ni­do cin­co no­vios. Ellos eran mis úni­cas his­to­rias ro­mán­ti­cas, in­clu­yen­do la de Ro­dri­go, el pa­pá de mi hi­jo. Es­tá cla­ro que nin­guno de ellos era un maes­tro del Ka­ma­su­tra, pe­ro mal no la pa­sá­ba­mos. Siem­pre ha­bía sa­bi­do sa­tis­fa­cer a mi pa­re­ja. ¿Y yo?

Es cier­to que al mis­mo tiem­po que pen­sa­ba que

A par­tir del cuar­to mes, cuan­do ha­bían pa­sa­do las náu­seas, el ma­les­tar y las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño, mi de­seo se dis­pa­ró. ¡Y has­ta me pu­se crea­ti­va!

te­nía buen se­xo en se­cre­to sen­tía que me es­ta­ba per­dien­do una par­te im­por­tan­te del asun­to. Siem­pre era to­do muy clá­si­co. Nun­ca un ¡guaaau! Na­da de fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

Pa­ra mí, te­ner re­la­cio­nes era par­te del “pro­to­co­lo” en el amor y no mu­cho más.

En­ton­ces me ima­gi­na­ba que las des­crip­cio­nes que ha­cían mis ami­gas so­bre el asun­to eran exa­ge­ra­das. Pe­ro cuan­do que­dé em­ba­ra­za­da, mi cuer­po em­pe­zó a sen­tir otras co­sas. ¿Có­mo ha­bía po­di­do vi­vir trein­ta y cua­tro años sin esos po­cos se­gun­dos de éx­ta­sis?

Leí mu­cho so­bre la al­te­ra­ción quí­mi­ca que iba a ex­pe­ri­men­tar. “El flu­jo san­guí­neo de la mu­jer au­men­ta ca­si un 50 por cien­to. En es­pe­cial, en la re­gión pél­vi­ca”, de­cía un blog so­bre ma­ter­ni­dad, puer­pe­rio y crian­za.

Lo que no ima­gi­né era que aquel dis­pa­ro de hor­mo­nas y en­dor­fi­nas a man­sal­va iba a des­en­ca­de­nar que mis en­cuen­tros eró­ti­cos fue­ran tan in­ten­sos. Exis­ten mu­chos mie­dos re­la­cio­na­dos con el se­xo du­ran­te las nue­ve lu­nas: creer que se pue­de ha­cer mal al be­bé o a la ma­dre, o pen­sar que se lle­gue a ace­le­rar el par­to y pro­vo­car al­gu­na irri­ta­ción o gol­pe irre­pa­ra­ble. Na­da de eso pa­sa­ba por mi ca­be­za, sa­bía que eran mi­tos. ¡Y lo com­pro­ba­ba! Vi­ví un em­ba­ra­zo fo­go­so. Me sen­tía sen­sual, so­bre to­do a par­tir del cuar­to mes, cuan­do ya ha­bían pa­sa­do las náu­seas, los ma­les­ta­res y las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño. No bien re­cu­pe­ré ener­gía mi de­seo se dis­pa­ró. Y has­ta me pu­se crea­ti­va.

Ex­pe­ri­men­té ese la­do B que mu­chos pre­fie­ren no mi­rar, pe­ro que es ha­bi­tual. Mis hue­sos y mi men­te es­ta­ban la­xos. Mis ra­to­nes, a full. Me sen­tía hi­per­sen­si­ble. El be­bé em­pu­jan­do ha­cia aba­jo. Y mi cuer­po abrién­do­se a la vi­da...

Por suer­te −¡ob­via­men­te!−, a Ro­dri­go le gus­ta­ron los en­cuen­tros tan­to co­mo a mí. Ade­más, des­pués de bas­tan­te tiem­po bus­can­do al be­bé, por fin los arru­ma­cos no es­ta­ban mo­ti­va­dos por nin­gu­na obli­ga­ción ni ho­ra­rio, ni tem­pe­ra­tu­ra ni na­da.

Al­gu­nas com­pa­ñe­ras de las cla­ses de na­ta­ción pa­ra ges­tan­tes me co­men­ta­ban que sus ma­ri­dos ha­bían de- ja­do de te­ner se­xo con ellas en esos me­ses con ex­cu­sas que iban des­de el mie­do a aplas­tar al fe­to has­ta “es­tás al­go gor­di”.

¡Na­da de eso pa­só en­tre no­so­tros! Con él ex­plo­ra­mos (¡al fin!) el Ka­ma­su­tra.

Sin re­ve­lar­le que era un gran pla­cer pa­ra mí, me ani­mé a plan­teár­se­lo a mi obs­te­tra. “¿Has­ta qué mes es re­co­men­da­ble?”, in­da­gué, no sin ver­güen­za. Me res­pon­dió con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad que du­ran­te el úl­ti­mo tra­mo del em­ba­ra­zo la ac­ti­vi­dad se­xual ayu­da a la mu­jer a te­ner un par­to me­nos di­fí­cil y evi­ta que ha­ya que pro­vo­car­lo. “Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te que te­nés que sa­ber es que es se­gu­ro prac­ti­car se­xo du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo”, me acla­ró el doc­tor. Ban­de­ri­ta blan­ca. Luz ver­de.

Sus pa­la­bras die­ron vía li­bre pa­ra que has­ta el no­veno mes man­tu­vie­ra en­cuen­tros ca­da vez más pla­cen­te­ros con Ro­dri­go.

De pron­to, las co­sas pa­sa­ron a una di­men­sión dis­tin­ta. Re­na­ció el víncu­lo. Dis­fru­tá­ba­mos mu­chí­si­mo. Has­ta me ani­ma­ría a de­cir que fue­ron los me­ses más in­ten­sos en co­mún. Mis po­ros sen­tían to­do más. Se lo trans­mi­tía a mi pa­re­ja. Leí, in­clu­so, que el cuer­po li­be­ra unas sen­sa­cio­nes que le trans­mi­ten bie­nes­tar al be­bé en ca­mino.

Me sen­tía más fe­liz, ¡no me im­por­ta­ba na­da! Has­ta te­nían me­nos pe­so los mie­dos que me pro­vo­ca­ba la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro.

Du­ran­te el úl­ti­mo tra­mo, el be­bé ya reac­cio­na­ba co­mo una ca­bra lo­ca a mi voz, a mi llan­to, a la mú­si­ca que po­nía. To­do lo im­pul­sa­ba a mo­ver­se. Y mien­tras la pa­sa­ba bien, desea­ba con fuer­za que lle­ga­ra el día del par­to. Y lle­gó. Aho­ra ten­go a mi be­bé y gra­cias a él des­cu­brí el pla­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.