la NUE­VA VI­DA EX de tu

Se­gu­ro que pen­sás: “¿¡Pe­ro qué le vio!?”. El blan­quea una re­la­ción y vos en­trás en pá­ni­co. ¡Calma! Mo­do de empleo pa­ra re­la­jar, in­clu­so cuan­do su me­dia na­ran­ja es, a pri­me­ra vis­ta, lo peor que te pue­de pa­sar.

ELLE (Argentina) - - PAREJA - LAU­RA SALINAS

La po­bla­ción adul­ta se di­vi­de en dos: un 50% de su­pe­ra­dos que se dis­tan­cia de un amor y “nun­ca más”. Rei­ni­cian men­te y co­ra­zón. Al otro 50% le cues­ta ma­ne­jar el te­mi­ta del ape­go, de sol­tar y ce­rrar eta­pas. Pe­ro hay un mo­men­to des­pués de una se­pa­ra­ción en el que es­ta­mos to­dos del mis­mo la­do y es cuan­do nos lle­ga el da­to de da­tos: “Tie­ne no­via, se la pre­sen­tó a sus ami­gos”. “Pa­só Na­vi­dad con sus nue­vos sue­gros”.“Su no­via actual 10 años ma­yor, la ama ¡y has­ta le lle­va a los 3 ne­nes al co­le­gio!”. Tran­qui­la. No es­tás so­la. Co­mo afir­ma Bu­da: el do­lor es inevi­ta­ble pe­ro el su­fri­mien­to es op­cio­nal. Por eso te pre­sen­ta­mos al­gu­nos es­ce­na­rios po­si­bles de sus nue­vas pa­re­jas, pa­ra to­mar con so­da la no­ti­cia y dar­le un fon­do blanco an­tes de que te ba­je la pre­sión.

SU AMOR ACTUAL ...SOS VOS

La ter­ce­ra es la ven­ci­da, se­gun­das par­tes son me­jo­res (o nun­ca fue­ron bue­nas) y otras fra­ses por el es­ti­lo pa­ra jus­ti­fi­car que, una vez más, vol­vis­te con tu ex. ¿Es­tá mal? Ofi­cial­men­te, no. Sal­vo que ten­gas 35 o 40 años, que las apps de ci­tas te ha­yan ago­ta­do y que te per­mi­tas la

ten­ta­ción de vol­ver con lo más có­mo­do del mun­do: el que te co­no­ce, te con­tie­ne, sa­be tus gus­tos den­tro y fue­ra de la ca­ma. Ade­más, ya me­mo­ri­zas­te su ma­nual de ins­truc­cio­nes y to­do pa­re­ce po­der fun­cio­nar bien es­ta vez. Sa­be­mos que es pe­li­gro­so, que la gen­te no cam­bia pe­ro es el si­llón más có­mo­do que he­mos co­no­ci­do, ese jean que tan bien nos cal­za, es ese per­fu­me que nos en­can­ta. ¡Esos chis­tes, otra vez! Agra­de­ce­mos que él no hu­bie­ra ar­ma­do su vi­da sen­ti­men­tal has­ta re­en­con­trar­te. Pe­ro en el fon­do lo sa­be­mos: un ex es pa­sa­do.Y lo pa­sa­do pi­sa­do. Aun­que, si­guien­do con las fra­ses, a na­die se le nie­ga una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Y me­nos, ¡a vos!

...TIE­NE CE­RO ON­DA

Es la na­da mis­ma. Tu ca­pa­ci­dad de com­pre­sión en­tra en cor­to­cir­cui­to. La nue­va no­via de tu ex no se des­ta­ca por ser des­pam­pa­nan­te, no bri­lla por su es­ti­lo, no es de­ma­sia­do jo­ven ni de­ma­sia­do al­ta ni de­ma­sia­do ba­ja ni de­ma­sia­do gor­da ni de­ma­sia­do fla­ca ni de­ma­sia­do as­que­ro­sa ni de­ma­sia­do sim­pá­ti­ca. ¡Y ni­si­quie­ra es una in­te­lec­tual! ¿Qué le vio? Aso­man por tu ca­be­za pen­sa­mien­tos po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos que a pe­sar de cen­su­rar per­sis­ten. ¿Por qué es­tá con al­guien in­fe­rior? ¿A mí o a él? ¡¿In­fe­rior a quien?! Con los días, tu men­te se aquie­ta y te pro­po­ne un con­sue­lo. Ima­gi­na­te si ese nue­vo amor fue­ra una do­ble de Pam­pi­ta. O peor aún, ¡de Scar­lett Johans­son! De pron­to, te pin­tás las uñas, te­nés ga­nas de re­gar las plan­tas y flo­re­ce tu paz in­te­rior: al fin y al ca­bo, ésa es una bue­na no­ti­cia.

...ES UNA BOM­BA

Fa­tal. Fue un error fa­tal es­tal­kear­lo. ¡Te en­con­tras­te con esa fo­to! La nue­va com­pa­ñe­ra del hom­bre de tu vi­da es­tá en las an­tí­po­das de lo que siem­pre pen­sas­te de él: ¡es un avión! Di­vi­na. Que tu­vie­ra co­mo 100 de de­lan­te­ra no se­ría na­da si no lo acom­pa­ña­ra con una cin­tu­ra de avis­pa y una ca­de­ra dig­na de las her­ma­nas Kar­das­hian. ¿Quién es, Bar­bie? Peor, es una fiel mez­cla de Pe­né­lo­pe Cruz y Po­cahon­tas. ¿Qué le vio? Tan poco ho­nes­ta pa­re­ce es­ta nue­va reali­dad que la es­ce­no­gra­fía del ál­bum de fo­tos que él mis­mo pu­so pú­bli­co en el Fa­ce­book es Mia­mi. La su­per­fi­cia­li­dad te eri­za la piel pe­ro al ra­to te das cuen­ta de la es­tra­te­gia. El amor no se pu­bli­ca. El res­to, es pu­ro ego. ¡Suer­te, po­lo­los!

...SE LLA­MA JUANCHI

¡Era gay! La nue­va pa­re­ja de tu ex no es ella, sino él. Tu re­cal­cu­lan­do se vuel­ve eterno. ¿Có­mo no me di cuen­ta? ¿Cuán­do pa­só? ¿Es hé­te­ro o bi­se­xual? La fo­to de per­fil son dos ma­nos pe­lu­das con ani­llos de com­pro­mi­so. No que­dan du­das de que, en es­te ca­so, el “no sos vos, soy yo” te­nía una con­tun­den­te ra­zón. No es­ta­bas lo­ca cuan­do aque­lla no­che pen­sas­te qué te di­jo Fa­bián al oí­do, ni te­nías po­cas ca­pa­ci­da­des de se­duc­ción cuan­do a pe­sar de tus em­pe­ños eró­ti­cos, la ca­ma se ha­cía ca­da vez di­fí­cil. Un ali­vio pa­ra am­bos, al fin y al ca­bo. Ya lle­ga­rá el mo­men­to y los dos − ejem, ¿los tres?− es­ta­rán lis­tos pa­ra un abra­zo re­pa­ra­dor...

ES TU AMI­GA

Te rom­pió el co­ra­zón. Tu com­pin­che des­de jar­dín de in­fan­tes te in­vi­ta a me­ren­dar. Cuan­do un­ta tus tos­ta­das con man­te­ca, dul­ce de le­che y mer­me­la­da ol­fa­teás que al­go no an­da bien. Si ella no co­me ha­ri­nas, ¿qué ha­ce con pan blanco en la ca­sa? Siem­pre es­tá a die­ta, ¿de dón­de sa­lió la man­te­ca? El que­so cre­ma tampoco es light. Al ra­to, to­das tus du­das se di­si­pan por­que te ex­pli­ca el mo­ti­vo de la reunión: “Me enamo­ré de San­tia­go. San­ti, tu ex”. El he­cho ya es­tá con­su­ma­do, los in­di­cios cu­li­na­rios ex­pli­can que es­to su­ce­de des­de ha­ce tiem­po y las ex­cu­sas que él te po­nía du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos del no­viaz­go en­cuen­tran ex­pli­ca­ción. Lo que no cie­rra es por qué. Tra­tas de no ma­tar­la, in­ten­tás en­ten­der, pe­ro el he­cho con­su­ma­do te im­pi­de el per­dón. ¿Y aho­ra me lo ve­nís a de­cir? San­tia­go ya no im­por­ta, al fin y al ca­bo, ya fue. ¡Pe­ro ella! Ella, en la cuer­da flo­ja de de­jar de ser al­go (bueno) tuyo. Una rá­fa­ga de fu­tu­ro­lo­gía te da la cer­te­za de que no po­drás con­vi­vir con es­ta nue­va si­tua­ción. Las ex­pli­ca­cio­nes for­za­das te ayu­dan a de­fi­nir. Hay trai­cio­nes que no tie­nen re­torno. Le das un be­so, tra­gás la úl­ti­ma tos­ta­da y le deseas amor y paz.

...ES OTRA PRE­SA

Pe­ro mi his­to­ria tu­vo final fe­liz. Creís­te que en­tre us­te­des ha­bía si­do amor a pri­me­ra vis­ta. Te pro­me­tió el oro y el mo­ro, un cru­ce­ro por las is­las grie­gas, in­clu­so una ca­sa con jar­dín y ca­sa­mien­to. Pe­ro en el me­dio to­do un tsu­na­mi aca­bo con to­do. Los ce­los mu­tuos, re­vi­sar ce­lu­la­res, una per­se­cu­ción sin sen­ti­do y mu­chas e inen­ten­di­bles idas y vuel­tas. Has­ta que un día, ¡plaf! se cor­tó. El hom­bre per­fec­to te bo­rró de las re­des so­cia­les y has­ta te blo­queó del ce­lu­lar. Mien­tras tra­ta­bas de en­ten­der a qué se de­bía tan­ta de­ter­mi­na­ción en una his­to­ria tan cí­cli­ca, tus ami­gos te em­pie­zan a lla­mar. Re­sul­ta que él vi­ve una nue­va his­to­ria de amor

do­cu­men­ta­da con sel­fies por do­quier en las re­des, con los mis­mos pai­sa­jes, pa­la­bras, pro­me­sas y un pro­yec­to de ca­sa­mien­to al mes de ha­ber­se se­pa­ra­do de vos. La ver­güen­za aje­na se apo­de­ra de to­dos, me­nos de él. Su con­quis­ta es la mis­ma, só­lo cam­bia la pre­sa. Tu ali­vio es in­me­dia­to: ¡de la que te sal­vas­te! Le de­bés, mí­ni­mo, una pro­me­sa a laVir­gen.

...ES UNA FA­MO­SA

Fue un cu­le­brón. Ha­ce tiem­po que de­jas­te las ca­ri­li­nas, el he­la­do con Net­flix y las no­ches de llan­to. Es­tás lis­ta pa­ra vol­ver a ser co­ol cuan­do de re­pen­te vas al su­per­mer­ca­do chino, es­tás en la car­ni­ce­ría y la TV de fon­do, cla­va­da en un pro­gra­ma de chi­men­tos, te pe­ga un gol­pe ba­jo. El nue­vo no­vio “des­co­no­ci­do” de la ac­triz del mo­men­to ¡es tu ex! Rom­pés en llan­to, el ca­je­ro te trae una si­lla, una se­ño­ra te aba­ni­ca con su mo­ne­de­ro y no sa­bés por qué ese ba­jón. ¿O sí? Se­rá el pri­mer plano del chi­co al cual no le gus­ta­ban las fo­tos, se­rán los re­cuer­dos de có­mo se bur­la­ba de los pro­gra­mas de la fa­rán­du­la, ¿se­rá tu ego? Los what­sapps de ami­gas no pa­ran de lle­gar. El mi­nu­to a mi­nu­to no te de­ja ol­vi­dar. A par­tir de aho­ra lo que ha­ga o de­je de ha­cer se­rá pú­bli­co. La tor­tu­ra avan­za has­ta que en la ca­ta­ra­ta de men­sa­jes lle­ga uno de él:“Aun­que si­ga­mos nues­tras vi­das siem­pre te voy a que­rer”. Aho­ra sí, es­tás lis­ta pa­ra se­guir.

...ES TU ALUM­NA

No só­lo es una mi­llen­nial que re­cién fes­te­jó los 30. ¡La co­no­cis­te dic­tan­do el cur­so de li­te­ra­tu­ra ru­sa! Co­mo es de ima­gi­nar, el gru­po de in­tere­sa­dos era re­du­ci­do. Vos jus­to ha­bías te­ni­do a los me­lli­zos, tu vi­da −y tu cuer­po− eran un caos, y no te aho­rra­bas de­ta­lles do­més­ti­cos du­ran­te los breaks, com­par­tien­do un ca­fé. ja­já va, ja­já vie­ne vos ha­cías ca­tar­sis y no te aho­rra­bas en co­men­ta­rios que des­tro­za­ba al pa­dre de fa­mi­lia. Tu ver­bo­rra­gia puér­pe­ra, es cier­to, me­re­ce to­tal im­pu­ni­dad. Pe­ro bueno. Des­pués te se­pa­ras­te y en unas Pas­cuas tu me­jor ami­ga te man­da una captura de pan­ta­lla con tu ex, tu alum­na, tu ex sue­gro, tu ex sue­gra, tus ex hi­jas­tros y et­cé­te­ra. Nun­ca se te ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za que esa re­la­ción po­día exis­tir. Mien­tras las neu­ro­nas ha­cían el es­fue­zo y tu trans­pi­ra­ción te ha­brá ayu­da­do a ba­jar 10 o 20 ki­los, em­pe­zas­te a des­en­re­dar el ovi­llo y se te es­ca­pó una ri­si­ta de cos­ta­do. Te co­pas­te: ella es bue­na gen­te, qué me­jor ma­dras­tra pa­ra pa­sar los do­min­gos con tus hi­jos.

...ES DIOS

Ve­nía muy en­yo­gui­za­do. ”Lo que su­ce­de, con­vie­ne”, te di­jo du­ran­te un ama­ne­cer, y se mar­chó con su bol­si­to mí­ni­mo. Así em­pe­zó su nue­va vi­da. No es que es­tu­vo pre­so y se vol­vió evan­ge­lis­ta. Tampoco em­pe­zó a sa­lir con la que te vol­vía lo­ca de ce­los. Es peor: aho­ra res­pi­ra por las ma­ña­nas, me­di­ta por las tar­des, se hi­zo ve­gano y es es­pe­cia­lis­ta en re­li­gión. Sus post en Fa­ce­book va­rían en­tre pe­rros per­di­dos, fra­ses de au­to­su­pera­ción y cur­sos de me­ta­fí­si­ca. Es pro­se­li­tis­ta de la bue­na on­da, de las vi­das pa­sa­das y, co­mo si to­do es­to fue­ra poco, tam­bién co­rre. En su ca­sa, los za­pa­tos se de­jan afue­ra. El sahu­me­rio re­em­pla­zó al per­fu­me y la ma­gia del or­den ter­mi­nó, lo con­vir­tió en mi­ni­ma­lis­ta. Su nue­va pa­re­ja es Dios, Bu­da, Pa­cha­ma­ma, al­guno de ellos y to­dos a la vez.Y te­nía ra­zón: si su­ce­de, con­vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.