in­va­sión #LO­VE­FIES

Pa­ra ellos to­do el año es San Va­len­tín. Ro­meos y Ju­lie­tas 3.0, pa­re­ji­tas fe­li­ces que rein­ven­tan la fo­to­no­ve­la per­fec­ta. ¿En­vi­dia­mos la fe­li­ci­dad aje­na o des­con­fia­mos del amor tan ro­mán­ti­co?

ELLE (Argentina) - - PAREJA - MICAELA ORTELLI

La pues­ta en es­ce­na del no­viaz­go es tan an­ti­gua co­mo la li­te­ra­tu­ra. En el úl­ti­mo si­glo las mu­je­res he­mos ga­na­do po­der de de­ci­sión, pe­ro el qué di­rán no de­jó nun­ca de ser un te­ma. Y aque­lla ex­pre­sión “qué lin­da pa­re­ja” la te­ne­mos mar­ca­da a fue­go: ser una de ésas es una bue­na po­si­ción en el mun­do. Un lu­gar de amor y apro­ba­ción. Aun­que se­pa­mos que es una su­per­fi­cia­li­dad que se di­ce por cor­te­sía.

Cuan­do nos enamo­ra­mos y so­mos co­rres­pon­di­das, vi­vir el nue­vo cuen­to de ha­das en in­ti­mi­dad es su­fi­cien­te du­ran­te un ra­to. Des­pués ne­ce­si­ta­mos tes­ti­gos. Que­re­mos que los de­más tam­bién se enamo­ren de no­so­tros.

En el pa­sa­do lo ha­bría­mos da­do to­do por las lo­ve­fies. Cla­ro que sa­car­se au­to­fo­tos con el no­vio o la no­via no em­pe­zó con los smartp­ho­nes, pe­ro, de ha­ber po­di­do, ¿no ha­bría­mos ele­gi­do siem­pre ver­nos al mo­men­to del clic, co­mo en un es­pe­jo? No só­lo pa­ra en­cua­drar bien y sa­lir lo me­jor fa­vo­re­ci­dos, sino pa­ra ver­se ahí, jun­tos, en ese mo­men­to es­pe­cial, el úni­co que fi­nal­men­te le per­te­ne­ce a la pa­re­ja y a na­die más, ¿o no? La di­fe­ren­cia

es que aho­ra no les mos­tra­mos los au­to­rre­tra­tos só­lo a la fa­mi­lia y a los ami­gos; con un clic le ha­ce­mos a un pú­bli­co anó­ni­mo esa pre­gun­ta en­tre inocen­te e im­por­tan­te: “¿Les gus­ta pa­ra mí?”

“Me gus­ta”, po­ne la que se cam­bió de es­cue­la en pri­mer año. “Me gus­ta”, ad­hie­re la ma­dre de tu ex cu­ña­da. “Me gus­ta”, se su­ma la coach de cross­fit que tu­vis­te es­tos dos me­ses. Vos pen­sás “me gus­ta que les gus­te”. Y se­guís do­cu­men­tan­do el idi­lio: acá ca­sual com­par­tien­do la ha­ma­ca pa­ra­gua­ya, acá le­van­tan­do la co­pa co­mo si brin­dá­ra­mos con us­te­des, otra yo ce­rran­do los ojos y él dán­do­me un be­so en el cue­llo. Y mí­ren­nos fren­te al es­pe­jo del lobby del edi­fi­cio, nos va­mos a pa­sear. Uf, por fin lo­gra­mos que que­de bien la del pi­co. Fo­to de per­fil. Me gus­ta, me gus­ta, me gus­ta. ¡Aww, tier­nos! ¡Her­mo­sos! ¡Ya es­tán pa­ra el arroz del bueno!

“Hoy, que las re­la­cio­nes sue­len co­men­zar en las re­des, lo que bus­ca­mos es con­fir­mar a tra­vés de ese mis­mo me­dio que ya se con­si­guió, que es­ta­mos ubi­ca­das. En un país exi­tis­ta co­mo es la Ar­gen­ti­na una ne­ce­si­ta to­do el tiem­po es­tar mos­tran­do que le va bien. En­ton­ces, te com­prás un au­to o las en­tra­das pa­ra los Guns n’ Ro­ses y subís la fo­to. Con las pa­re­jas pa­sa lo mis­mo, se ter­mi­nan mer­can­ti­li­zan­do, mos­tran­do co­mo un ob­je­to. No es tan­to el víncu­lo afec­ti­vo o sub­je­ti­vo, ‘cuán­to lo amo’, sino cuán­to pue­do mos­trar de lo que ob­tu­ve y có­mo me va­lo­ro a par­tir de la mi­ra­da ex­ter­na”, opi­na Mal­vi­na Sil­ba, so­ció­lo­ga, in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet, usua­ria ac­ti­va de Fa­ce­book.

GUAR­DAR CAM­BIOS

¿Y de es­te la­do? ¿De ver­dad nos en­can­tan esas de­mos­tra­cio­nes? ¿O li­kea­mos y co­men­ta­mos pa­ra, no­so­tros tam­bién, “que­dar bien”? ¿O pa­ra que nos li­keen y co­men­ten nues­tras lo­ve­fies? O na­da que ver: ja­más reac­cio­na­mos ante el ex­hi­bi­cio­nis­mo amo­ro­so, nos as­quea ese con­te­ni­do, nos bur­la­mos por lo ba­jo en la úl­ti­ma pa­sa­da por el ce­lu del día, o por lo al­to ma­te en mano con las com­pa­ñe­ras de ofi­ci­na. “Qué ri­dícu­los, el mío me es­cri­be al­go así y lo sa­co a car­te­ra­zos.” “Por Dios cór­ten­la.” Ocultar pu­bli­ca­ción de Ju­li, ocultar to­do de To­más, de­jar de se­guir a @tor­to­li­tos. “Si cam­bias de opi­nión ten­drás que vol­ver a en­viar una so­li­ci­tud”, avi­sa Ins­ta­gram. Can­ce­lar. Por las du­das.

¿Por qué a ve­ces nos in­co­mo­dan tan­tas imá­ge­nes de pa­re­ji­tas fe­li­ces? ¿En­vi­dia? ¿Es­cep­ti­cis­mo? La se­xó­lo­ga y ex­per­ta en re­la­cio­nes de pa­re­ja Nik­ki Golds­tein ase­gu­ra que, a ma­yor es­fuer­zo en pro­mo­cio­nar el no­viaz­go on li­ne, más pro­ble­mas e in­se­gu­ri­da­des es­ta­ría atra­ve­san­do el víncu­lo en la in­ti­mi­dad. De ahí la ne­ce­si­dad de va­li­da­ción cons­tan­te en for­ma de pul­ga­res o co­ra­zo­nes. “Se sa­can las fo­tos, bus­can los fil­tros y hash­tags ade­cua­dos, las suben in­me­dia­ta­men­te, y se que­dan mi­ran­do los li­kes y co­men­ta­rios en lu­gar de es­tar con la pa­re­ja. La pre­gun­ta que ha­bría que ha­cer­se es: ¿so­mos los mis­mos fue­ra de la pan­ta­lla? ¿Nos in­tere­sa más la re­la­ción ver­da­de­ra o có­mo se ve on li­ne?”

ELI­MI­NAR ETI­QUE­TA

Al mis­mo tiem­po, si nues­tra re­la­ción no es­tá en Fa­ce­book, ¿por qué a ve­ces sen­ti­mos que no exis­te?

No ol­vi­de­mos a los po­bres pe­rros con bo­zal. No los ve­mos, cla­ro, pe­ro es­tán: los Ro­meos que tan­to pre­su­mi­rían de la lin­du­ra con la que duer­men, las Ju­lie­tas que quie­ren re­tra­tar­lo a él to­man­do su mac­chia­to con el co­ra­zón de es­pu­ma. Y no los de­jan.

Por­que a ca­da ob­se­sión le co­rres­pon­de una fo­bia, hay quie­nes se nie­gan a to­da ex­po­si­ción de la pa­re­ja en las re­des.

“Yo al prin­ci­pio subía un

mon­tón de to­mas con él. Me cos­tó que acep­te el eti­que­ta­do. Pa­ra mí era un ges­to ami­go, de mi­rá có­mo te re­co­noz­co. De­jé de ha­cer­lo. Pe­ro él me stal­kea y si al­guien me da co­ra­zon­ci­to pre­gun­ta, ¡y se po­ne ce­lo­so si subo fo­tos de fa­mo­sos que me gus­tan!”, cuen­ta Ce­ci­lia (37, abo­ga­da).

Du­ran­te dos años, Pau­la (32, ilus­tra­do­ra) tu­vo una re­la­ción sin tí­tu­lo con un mú­si­co que do­cu­men­ta­ba su vi­da en Ins­ta­gram. Ella, que man­tie­ne un ni­vel de ac­ti­vi­dad ba­jo en las re­des, se hi­zo adic­ta a mi­rar sus fo­tos: “Te­nía de­tec­ta­do el an­tes y el des­pués de mí en el ál­bum. Yo era co­mo el per­so­na­je fan­tas­ma por­que par­ti­ci­pa­ba de un mon­tón de si­tua­cio­nes pe­ro no es­ta­ba en las fo­tos. Yo no pe­ro sus ami­gas sí. Eso me em­pe­zó a ha­cer rui­do; si se su­po­ne que lo que él ha­ce en Ins­ta­gram es mos­trar su vi­da real, ¿por qué yo no apa­re­cía? No digo en plan de no­via y co­ra­zo­nes, sino fo­tos con­mi­go co­mo las que sube con cual­quie­ra de sus ami­gas. Em­pe­cé a sen­tir­me ocul­ta­da y él me pa­re­ció un bá­si­co to­tal, pe­ro nun­ca se lo re­pro­ché”, di­ce.

En los tiem­pos que co­rren, el mun­do de las re­des es otro don­de las pa­re­jas tie­nen que apren­der a con­vi­vir. A ve­ces re­sul­ta fá­cil: por ejem­plo, a Agus­ti­na le en­can­ta postear, y Pa­tri­cio, su ma­ri­do, ni si­quie­ra tie­ne Fa­ce­book. En­ton­ces ella os­ten­ta lo su­yo, a él no le mo­les­ta, y to­dos fe­li­ces. Otros pa­res, los que ha­cen un es­pec­tácu­lo mo­de­ra­do de sí mis­mos, tam­bién tie­nen una vi­da vir­tual pa­cí­fi­ca, además de aho­rrar­les la pos­tal dia­ria a lo Ta­na Fe­rro de las lo­ve­fies. Pe­ro hay pa­re­jas más conflictivas. Pa­ra al­gu­nas, las re­des son un te­ma en sí mis­mo. ¿Cuán­tas ha­brán que­da­do en el ca­mino, allá en los ini­cios del con­cep­to “Agre­gar a ami­gos”, in­ca­pa­ces de ha­cer la tran­si­ción? Co­mo la anéc­do­ta en el nue­vo dis­co de Frank Ocean, del DJ al que lo de­jó la no­via, per­se­gui­da por­que él no la acep­ta­ba en Fa­ce­book.

LA ESPANTA TIBURONES

Los smartp­ho­nes no crea­ron las au­to­fo­tos ni las re­des in­ven­ta­ron los ce­los, pe­ro qué em­pu­jón les dio In­ter­net a esas his­te­rias que ya trae­mos de fá­bri­ca. Cuán­to ali­men­to dis­po­ni­ble pa­ra los que lle­van en sí el gen de la po­se­sión.

Ahí es­tá la vi­da de la per­so­na ama­da, com­ple­ta­men­te a la vis­ta, y sin em­bar­go, to­da­vía in­con­tro­la­ble. “Me di­jis­te que ibas a ju­gar a la Play y te eti­que­ta­ron en un bar.” “Si cor­ta­ron, ¿por qué te postea co­sas?” “Vos me ex­pli­cás eso pe­ro Fa­ce­book me di­ce otra co­sa.”

Mu­chos posteos de pa­re­jas lo que en ver­dad de­la­tan tie­ne que ver con la idea de pro­pie­dad. “Es­tá en los epí­gra­fes y hash­tags. Es siem­pre ‘mi chi­ca’, ‘mi chi­co’, ‘mi baby’. Pa­re­ce que lo que de ver­dad te es­tán di­cien­do es ‘hey, es­ta chi­ca es mía o es­te chi­co es mío’”, co­men­ta la se­xó­lo­ga Nik­ki Golds­tein.

Así eran Lucía (24, fo­tó­gra­fa) y Mar­co (28, in­ge­nie­ro) en sus lo­ve­fies: ri­sas im­pe­ca­bles, él abra­zán­do­la por la ca­de­ra, ella por el cue­llo, su­yos pa­ra siem­pre. Pe­ro un día el chi­co le hi­zo una de sus es­ce­nas por­que a la chi­ca tam­bién le gus­ta su­bir sel­fies hot, en­ton­ces ella, em­bron­ca­da, es­pe­ró a que se fue­ra a ba­ñar y le re­vi­só el ce­lu­lar. His­to­rias de to­dos los días.

“En una re­la­ción que de en­tra­da te ge­ne­ra du­das las re­des te ma­tan por­que des­con­fiás de to­do. Aho­ra me di­ce que cor­tó y pro­po­ne ver­nos pe­ro no quie­re que nos ten­ga­mos en Fa­ce­book por­que ge­ne­ra un pro­ble­ma. Pa­ra mí es por­que me mien­te”, di­ce Ga­briel (30, diseñador grá­fi­co).

Op­te­mos por pen­sar que sí, que las lo­ve­fies tam­bién pue­den trans­mi­tir un amor de pa­re­ja sano y real. Y en­ten­da­mos a los que se de­di­can es­ta­dos de Fa­ce­book: leá­mos­los co­mo si los di­bu­ja­ra una avio­ne­ta en el cie­lo. Sí, hay co­men­ta­rios que ha­cen son­reír y hay li­kes que se dan con sen­ti­mien­to. Pe­ro esas lo­ve­fies sue­len ser las me­nos: sor­pren­den co­mo un re­ga­lo. ¡Mi­rá es­tos dos qué di­vi­nos! En­ton­ces sí: aww y Me gus­ta. Igual se­pan, ma­ria­chis 3.0, que po­de­mos vi­vir sin sus fo­to­no­ve­las. O, en to­do ca­so, sean ho­nes­tos y den­nos tam­bién la ba­su­ra que de­jan fue­ra de cua­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.