MAGAZINE Pa­re­ja El fit­ness del amor

¿Cuál es el se­cre­to de las pa­re­jas que du­ran? ¿Có­mo ha­cen pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía a lo lar­go del tiem­po? Igual que con el es­ta­do fí­si­co, pa­ra lo­grar el bie­nes­tar de a dos hay que “en­tre­nar”.

ELLE (Argentina) - - SUMARIO - VA­LE­RIA GAR­CIA TESTA

Ha­ce un mes, des­pués de tra­ba­jar diez años en una em­pre­sa en la que de­jó mu­cho y re­ci­bió po­co, Mar­ce­la acep­tó un re­ti­ro “vo­lun­ta­rio”. Des­de ha­ce 15 años, ella com­par­te la vi­da con Gas­tón. Tie­nen tres hi­jos en edad es­co­lar, un pe­rro, un al­qui­ler que pa­gar y un au­to. La pa­re­ja au­nó fuer­zas y se ani­mó a me­ter­le em­pe­ño y ho­ras de tra­ba­jo a un em­pren­di­mien­to comercial en co­mún. No es la pri­me­ra vez que se sien­ten “en la cor­ni­sa” y ju­ran que ca­da mo­men­to di­fí­cil los for­ta­le­ció. No son per­fec­tos ni tie­nen vi­das idea­les, pe­ro lo­gra­ron que su víncu­lo fun­cio­na­ra de una ma­ne­ra exi­to­sa. Mar­ce­la sa­be que su ma­ri­do es tan des­pis­ta­do que pue­de ol­vi­dar­se de su pro­pio cum­plea­ños. Gas­tón co­no­ce de me­mo­ria lo ago­ta­do­ra que re­sul­ta a ve­ces la ener­gía des­bor­dan­te de su mu­jer. Pe­ro se ríen de sí mis­mos, del otro y de am­bos. A pe­sar de los pro­ble­mas, en su ca­sa se res­pi­ra ar­mo­nía.

¿Por qué al­gu­nas pa­re­jas se lle­van tan bien? Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, no se tra­ta de suer­te o de una quí­mi­ca es­pe­cial. Pa­ra lo­grar­lo, hay que en­tre­nar (¡sí, igual que en el gym!) pa­ra desa­rro­llar los “gru­pos mus­cu­la­res” que man­tie­nen fuer­te y sano al víncu­lo.

Te con­ta­mos có­mo prac­ti­car el fit­ness del amor.

Ejer­ci­cio 1 LLE­GAR AL OTRO

Ob­je­ti­vo: EN­TEN­DER­SE No se tra­ta de ha­blar por ha­blar. Te­ner una co­mu­ni­ca­ción flui­da y real es una con­quis­ta dia­ria y bá­si­ca. El psi­có­lo­go Se­bas­tián Gi­ro­na, es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­lo­gía In­te­gra­do­ra, equi­pa­ra el diá­lo­go en la pa­re­ja con el oxí­geno que ne­ce­si­ta­mos los se­res hu­ma­nos pa­ra se­guir vi­vos. Ha­blar con con­fian­za y des­de la pro­pia ver­dad, y sa­ber que somos es­cu­cha­dos, mul­ti­pli­ca las chan­ces de en­ten­der­se. Ni más ni me­nos.

¡Un da­to pa­ra te­ner en cuen­ta! Una bue­na co­mu­ni­ca­ción no con­sis­te en in­ter­cam­biar emo­ti­co­nes de co­ra­zo­nes y be­sos. Tam­po­co, en en­viar men­sa­jes al es­ti­lo de: “Sal­go de la ofi­ci­na y voy pa­ra la reunión de con­sor­cio”, “De­jé a la ne­na en el cum­plea­ños, ¿lle­gás a bus­car­la vos?”, “Di­ce tu ma­má si que­re­mos ir a co­mer a la ca­sa”. Ese ti­po de tra­to es ne­ce­sa­rio pa­ra el fun­cio­na­mien­to del día a día. Sin em­bar­go, dia­lo­gar es otra co­sa. Im­pli­ca que pue­dan de­cir­se lo que pien­san y sien­ten – sea positivo o ne­ga­ti­vo–. Co­mo, por ejem­plo, po­ner en pa­la­bras los sue­ños com­par­ti­dos y los in­di­vi­dua­les. “Hay que em­pe­zar a abrir los es­pa­cios ín­ti­mos. Es im­por­tan­te apren­der a ha­blar de lo que les pa­sa, de­fi­nir po­si­cio­nes y ne­go­ciar. Eso tam­bién per­mi­te am­pliar la vi­sión de las co­sas y en­ri­que­cer­se con la opi­nión del otro”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga Ma­ria­na Kersz.

Ser sin­ce­ros es un re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra el diá­lo­go, pe­ro tam­po­co hay que ir­se a la ban­qui­na. La idea no es mi­rar pa­ra otro la­do, es­qui­var la dis­cu­sión y si­len­ciar las di­fe­ren­cias, sino ha­blar de ellas y de lo que no nos gus­ta evi­tan­do ata­ques y acu­sa­cio­nes.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, las pa­re­jas pue­den sor­tear cri­sis si apren­den a co­mu­ni­car­se. “Es clave de­fi­nir y ex­pre­sar cuá­les son los pro­ble­mas de una re­la­ción”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga.

Lue­go, hay que acor­dar có­mo pue­den re­sol­ver­se: ca­da uno de­be­rá ex­pli­car qué va a ha­cer pa­ra lo­grar­lo y evi­tar que se re­pi­ta.

Ejer­ci­cio 2 SOR­TEAR OBSTACULOS

Ob­je­ti­vo: FOR­TA­LE­CER EL VINCULO La tec­no­lo­gía conecta, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te co­mu­ni­ca. Así co­mo se de­ben evi­tar los au­dios in­ter­mi­na­bles, tam­bién con­vie­ne elu­dir las in­ter­pre­ta­cio­nes li­te­ra­les: una ex­pre­sión es­cri­ta pue­de leer­se con una car­ga emo­cio­nal que qui­zá no ten­ga. Un “OK” co­mo úni­ca res­pues­ta no sig­ni­fi­ca que el otro se ofen­dió va­ya a sa­ber uno por qué. A lo me­jor, ex­pre­sa que es­tá de acuer­do con lo que plan­tea­mos. En­ton­ces, pa­ra no caer en con­fu­sio­nes, los te­mas im­por­tan­tes de­be­rían ser char­la­dos per­so­nal­men­te. ¿OK?

El sen­ti­do del hu­mor es un ex­ce­len­te re­cur­so a la ho­ra de en­ca­rar te­mas di­fí­ci­les de so­lu­cio­nar. “Ayu­da a que los pro­ble­mas no se agra­ven ni se pro­fun­di­cen”, ase­gu­ra Gi­ro­na.

Un co­men­ta­rio ri­sue­ño nos per­mi­te des­dra­ma­ti­zar un mo­men­to ten­so. “Una de las pri­me­ras pre­gun­tas que les ha­go a los pa­cien­tes es qué los enamo­ró del otro y el 80% de las ve­ces la res­pues­ta es ‘su sen­ti­do del hu­mor’. Es al­go fun­da­men­tal en una re­la­ción. Pe­ro hay que es­tar aten­tos por­que es una de las pri­me­ras co­sas que se pier­de”, ad­vier­te Kersz.

No se tra­ta de ser una pa­ya­sa to­do el día, sino de cam­biar la mi­ra­da. Si to­más dis­tan­cia de la dis­cu­sión, po­dés lle­gar a ver el ab­sur­do de al­gu­nas si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas y plan­tear­las de mo­do que pro­vo­quen una son­ri­sa.

Ejer­ci­cio 3 ELONGAR

Ob­je­ti­vo: MA­YOR BIE­NES­TAR Ni el “con­ti­go pan y ce­bo­lla” ni “la me­dia na­ran­ja”. ¡Bas­ta de com­pa­ra­cio­nes cu­li­na­rias!

Se­gún Gi­ro­na, la clave pa­ra lo­grar la felicidad de a dos es pen­sar en una pa­re­ja real: una que en ge­ne­ral la pa­sa bien, acom­pa­ñán­do­se y po­ten­cián­do­se, pe­ro a la que tam­bién se le pre­sen­tan con­flic­tos que sa­be y de­be ir re­sol­vien­do y que apren­de a ma­ne­jar­los. ¿Có­mo lo lo­gra? Co­mo ya ex­pli­ca­mos, se es­fuer­za por mo­di­fi­car

Así co­mo nos ocu­pa­mos por man­te­ner la sa­lud del cuer­po, tam­bién lo de­be­mos ha­cer con un víncu­lo. La to­le­ran­cia es­tá re­la­cio­na­da con la em­pa­tía y con otro de los atri­bu­tos de una pa­re­ja sa­na: la so­li­da­ri­dad, que no de­be fal­tar.

lo que pue­de, pe­ro es lo su­fi­cien­te­men­te sen­sa­ta co­mo pa­ra acep­tar que hay as­pec­tos de la otra per­so­na o de la re­la­ción que no van a mo­di­fi­car­se. Por su­pues­to, no ha­bla­mos de co­sas sus­tan­cia­les (co­mo el res­pe­to al otro o la sin­ce­ri­dad), sino de esos “de­ta­lles” que sue­len ser mo­ti­vo de dis­cu­sio­nes es­té­ri­les. La im­pun­tua­li­dad y la ten­den­cia a re­sol­ver to­do a úl­ti­mo mo­men­to no de­be­rían ser cau­sa de di­vor­cio, por ejem­plo.

Ejer­ci­cio 4 HIDRATAR

Ob­je­ti­vo: AN­TES, DU­RAN­TE Y DESPUES Así co­mo la adap­ta­ción es clave pa­ra la su­per­vi­ven­cia, la to­le­ran­cia fren­te a in­sig­ni­fi­can­cias es si­ne qua non pa­ra la ar­mo­nía. De­be­mos acep­tar que hay dis­tin­tas for­mas de ha­cer y pen­sar las co­sas, sin in­ten­tar im­po­ner­se ni cam­biar al otro. En lu­gar de pul­sea­das por quién tie­ne ra­zón, con­vie­ne ge­ne­rar un mar­co pa­ra ne­go­ciar las di­fe­ren­cias de un mo­do in­te­li­gen­te y adul­to.

La con­fian­za tam­bién es uno de los se­cre­tos de las pa­re­jas fe­li­ces. La clave es evi­tar ha­cer­se la pe­lí­cu­la, no men­tir, no con­tro­lar y ¡no com­pe­tir!. Pe­ro uno de los te­mas que más vul­ne­ra la con­fian­za es el ce­lu­lar. La tec­no­lo­gía se apo­de­ra ca­da vez más de las re­la­cio­nes y la in­ti­mi­dad ter­mi­na en cri­sis. Por eso, hay que de­jar de la­do la sus­pi­ca­cia y no re­vi­sar te­lé­fo­nos, e-mails y re­des so­cia­les. La con­tra­ca­ra del si­len­cio, la men­ti­ra y el en­ga­ño, des­ga­rra la re­la­ción. ¿Es po­si­ble per­do­nar una in­fi­de­li­dad? Qui­zás sí, pe­ro de­pen­de... Los mo­ti­vos son va­ria­dos y mu­chas ve­ces, com­ple­jos.

Es­tá más que cla­ro: así co­mo tra­ba­ja­mos pa­ra man­te­ner un buen es­ta­do fí­si­co, tam­bién lo de­be­mos ha­cer pa­ra me­jo­rar un víncu­lo. “En to­da re­la­ción que ha­ya pa­sa­do el es­ta­dio de enamo­ra­mien­to, tie­ne que ha­ber una do­sis de la­bor. No se tra­ta del ‘pi­co y la pa­la’, sino de un tra­ba­jo más de­li­ca­do, de ‘mi­rar al otro’, sa­ber qué le pa­sa, cuá­les son sus mie­dos y so­bre to­do sus de­seos”, ex­pli­ca Gi­ro­na. To­das las pa­re­jas tie­nen un con­tra­to que de­be ser re­no­va­do va­rias ve­ces en la his­to­ria de la re­la­ción. “Eso va a ayu­dar a la cons­truc­ción de un víncu­lo fuer­te y sus­ten­ta­ble”, pun­tua­li­za el es­pe­cia­lis­ta Gi­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.