Va­nes­sa Mont­fort

En su nue­vo li­bro, la es­pa­ño­la echó a ro­dar por el mun­do a un gru­po de fé­mi­nas que vi­ven una re­vo­lu­ción in­te­rior. Im­per­fec­tas y lle­nas de pre­gun­tas, las pro­ta­go­nis­tas avan­zan con cues­tio­na­mien­tos del mun­do ac­tual.

ELLE (Argentina) - - SUMARIO -

En la en­tra­da a la flo­re­ría hay un car­tel que di­ce Nun­ca de­jes de so­ñar. Di­cho así, pa­re­ce un slo­gan va­cío, que sin em­bar­go los personajes de Mu­je­res que com­pran flo­res se en­car­ga­rán de re­sig­ni­fi­car. Ellas son Oli­via, Ma­ri­na, Ca­san­dra, Ga­la y Au­ro­ra. Que tras azu­ce­nas, bon­sáis y or­quí­deas en­tre­la­zan an­he­los, frus­tra­cio­nes, sue­ños y pe­sa­di­llas des­pués de la ho­ra de cie­rre o mien­tras apu­ran la com­pra de al­gún ra­mo oca­sio­nal. Y en­tre aven­tu­ras ur­ba­nas, la no­ve­la des­plie­ga per­fi­les po­si­bles de la mu­jer ac­tual: la viu­da que no pue­de con su vi­da, la sú­per wo­man que se re­ga­la flo­res a sí mis­ma, la que no pue­de pa­rar de aten­der hi­jos y ma­ri­do, la que llo­ra siem­pre por el hombre que es­tá y no es­tá, y más. Ti­pas y ar­que­ti­pas que ar­man y des­ar­man bio­gra­fías y pre­gun­tas so­bre el te­rror a en­ve­je­cer, el “sín­dro­me de la co­pi­lo­to”, ¿li­ber­tad o in­de­pen­den­cia?, ¿amo­res tó­xi­cos o pa­sio­na­les? o acu­san a fe­mi­nis­tas pa­sa­das de ros­ca, se pre­gun­tan por la ma­ter­ni­dad pos­ter­ga­da y otros as­pec­tos que in­vi­tan a una pro­fun­da re­fle­xión. En­tra­ña­bles des­qui­cian­tes. Mu­je­res sin con­ce­sio­nes. La no­ve­la lle­va va­rias edi­cio­nes ven­di­das en Es­pa­ña y es­tá tra­du­ci­da a más de quin­ce idio­mas, un éxi­to arra­sa­dor que tie­ne muy sor­pren­di­da a su au­to­ra, Va­nes­sa Mont­fort, una ca­ta­la­na que vie­ne del tea­tro y que, como las mu­je­res flo­ri­das, ron­da los cua­ren­ta años. Re­co­no­ce que tra­ba­jó muy a con­cien­cia y pro­fun­da­men­te en el ar­ma­do de estas mu­je­res y de sus vi­das. Que tie­ne como plus una mi­ra­da ro­mán­ti­ca de un ve­rano tó­rri­do y alo­ca­do, en­tre el mar abierto y una Ma­drid bo­chor­no­sa. ELLE ¿Por qué de­ci­dis­te que tus personajes tu­vie­ran al­re­de­dor de cua­ren­ta años? V.M. Por­que los cua­ren­ta sig­ni­fi­can un cam­bio de rum­bo en cual­quier ser hu­mano. Hay una cen­tri­fu­ga­do­ra in­di­vi­dual que vie­ne a es­ta edad, que se cru­za en es­te mo­men­to con otra que nos ape­la a las mu­je­res. En el ca­so de ellas, ade­más, coin­ci­den con un pe­río­do muy especial en el que tie­nen que de­ci­dir so­bre de­cir­le sí o no a la ma­ter­ni­dad.

@VANESSA_MONTFORT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.