Alian­za

Kaia Ger­ber

ELLE (Argentina) - - CARTA EDITORIAL -

Te­nía so­lo 6 años cuan­do su ma­dre, Cindy Craw­ford, ti­ró su nom­bre en la con­ver­sa­ción du­ran­te una en­tre­vis­ta que le hi­ci­mos en 2010. “Mi hi­ja, Kaia, y yo so­mos in­creí­ble­men­te pa­re­ci­das. ¡Es real­men­te mi mi­ni yo!, in­clu­so has­ta me pa­re­ce des­con­cer­tan­te”. “Mi­ni yo” ha cre­ci­do mu­cho des­de entonces flo­re­cien­do has­ta el al­tí­si­mo me­tro se­ten­ta y cin­co que co­no­ce­mos hoy. Lo úni­co que le fal­ta es ese pun­to de be­lle­za icó­ni­ca que cul­ti­vó su ma­dre en el tiem­po.

Su jo­ven y an­gu­lo­so ros­tro es sin lu­gar a du­das una ex­plo­sión en la ca­be­za. Del­ga­dí­si­ma pa­ra al­gu­nos, mar­ca per­so­nal e im­pre­sio­nan­te pa­ra otros.

Hoy Kaia es­tá don­de quie­ra que va­yas. Só­lo se to­mó una tem­po­ra­da pa­ra re­fres­car su as­pec­to y el mun­do de la mo­da la im­pul­só a es­tar en­tre las 50 tops mo­dels en 21 pun­tos de la pa­sa­re­la. Lon­dres, Pa­rís, Nue­va York, Mi­lán (don­de com­par­tió es­ce­na­rio con su ma­dre pa­ra Ver­sa­ce)… Ger­ber sim­ple­men­te no pa­ró de ha­cer cam­pa­ñas pa­ra Cha­nel, Valentino, Fen­di-Fi­la, Saint Lau­rent y Daisy by Marc Ja­cobs. In­clu­so apa­re­ce en un ro­da­je de Ome­ga jun­to al res­to de su fa­mi­lia.

“Ad­mi­ro mu­cho a mi ma­dre por­que es una mu­jer muy sen­sa­ta. Mi es­ti­lo es clá­si­co con un toque más osa­do que el de ella. Es par­te de mi ge­ne­ra­ción mez­clar el lujo con al­go más ca­sual.”

No es ra­ro ver fo­tos de su pa­pá (Ran­de) en Ins­ta­gram (“my fo­re­ver part­ner in cri­me”), de su her­mano Pres­ley Wal­ker y de su ma­má pa­ra de­lei­te de sus más de 3 millones 500 mil seguidores.

Kaia Ger­ber pue­de ha­ber he­re­da­do el im­pre­sio­nan­te as­pec­to de sus pa­dres, una de las pa­re­jas de ce­le­bri­da­des “exó­ti­cas” que lle­van más de 20 años de ma­tri­mo­nio sin si­quie­ra el más mí­ni­mo es­cán­da­lo. Pe­ro tie­ne bien pues­tos los pies so­bre la tie­rra y un per­fec­to equi­li­brio en­tre edu­ca­ción y un ni­vel de ma­du­rez bas­tan­te inusual en un ado­les­cen­te.

Tan­to es así que el mis­mo y gran Karl La­ger­feld ha lan­za­do una lí­nea prêt-à-porter y accesorios en co­la­bo­ra­ción con ella. Jun­tos han di­se­ña­do una cáp­su­la que com­bi­na su fir­ma es­ti­lo ca­sual “West Coast” con su atem­po­ral ele­gan­cia pa­ri­si­na.

Pien­sen en las pal­me­ras de Ma­li­bú que cre­cen en la ave­ni­da Mon­taig­ne o de­ba­jo de la to­rre Eif­fel. ¿El re­sul­ta­do? Una ge­nial co­lec­ción que es­tá pre­des­ti­na­da al éxito ma­si­vo.

El te­lé­fono sue­na. Kaia es­tá en el otro ex­tre­mo de la lí­nea, lla­mán­do­me des­de Nue­va York. Es tran­qui­la, ale­gre. Se pue­de es­cu­char la ri­sa a tra­vés del te­lé­fono. Y pa­ra ser ho­nes­ta, tie­ne mu­cho por lo que reír. ELLE CO­MO Y CUAN­DO CONOCISTE A KARL LA­GER­FELD? KAIA GER­BER Lo vi por pri­me­ra vez en una ins­ta­la­ción pa­ra Fen­di en Mi­lán. Fue ha­ce un año, en sep­tiem­bre de 2017. El siem­pre me ha fas­ci­na­do y nun­ca so­ñé que lle­ga­ría a co­no­cer­lo en per­so­na. Cuan­do lo tu­ve pa­ra­do fren­te a mí me pa­re­cía ver­da­de­ra­men­te su­rrea­lis­ta. ELLE ¿QUIEN INI­CIO ES­TA COLABORACION? K.G. Su gen­te se acer­có a mí. Sa­ber que él creía en mí has­ta el pun­to de que­rer que tra­ba­je­mos jun­tos fue un shock to­tal. ¡Es una le­yen­da! Siem­pre lo ad­mi­ré mu­cho, así que cuan­do me die­ron la no­ti­cia fue una sú­per emo­ción. ELLE ¿CO­MO FUE HA­CER ES­TA COLECCION CON K.L.? K.G. Co­men­za­mos a dis­cu­tir­lo ha­ce bas­tan­te tiem­po. Te­nía­mos reunio­nes, in­ter­cam­biá­ba­mos ideas. Su equi­po siem­pre es­tu­vo abier­to a mis opi­nio­nes, así

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.