Des­cu­bre

El jar­dín en­can­ta­do de Guc­ci

ELLE (Argentina) - - CARTA EDITORIAL - MER­CE­DES FARRE

Guc­ci Gar­den se pre­sen­ta co­mo una ex­pe­rien­cia in­ter­ac­ti­va con un ri­co ar­chi­vo his­tó­ri­co que co­li­sio­na con el pre­sen­te. De­di­ca­do a la ex­plo­ra­ción de una ac­ti­vi­dad tan ecléc­ti­ca co­mo lu­jo­sa. Es­tá en el an­ti­guo Pa­laz­zo della Mer­can­zia, en Flo­ren­cia. Ro­pa, accesorios, ins­ta­la­cio­nes de vi­deo, obras de ar­te y ob­je­tos de de­co­ra­ción se mues­tran en el má­gi­co lu­gar al que se su­ma un ín­ti­mo res­tau­ran­te.

Cuan­do com­prar no es su­fi­cien­te pa­ra los con­su­mi­do­res de lujo, la bús­que­da apun­ta a una ex­pe­rien­cia su­pe­ra­do­ra: pa­sar un tiem­po en un ho­tel sun­tuo­so, ce­nar en un res­tau­ran­te po­see­dor de es­tre­llas Mi­che­lin o ha­cer una pau­sa en un ca­fé y pro­bar al­gu­na de las ge­nia­li­da­des de fa­mo­sos pas­te­le­ros. La di­ver­si­fi­ca­ción de em­pre­sas de mo­da al cam­po del li­festy­le no es un asun­to nue­vo. Así lo de­mues­tran in­fi­ni­dad de mar­cas de mo­da que se

En las sa­las De Re­rum Na­tu­ra, se ve la pa­sión por flo­res y ani­ma­les, ex­pre­sa­da en pren­das an­ti­guas y ac­tua­les. Bordados, pli­sa­dos y tex­tu­ras no­bles co­mo ma­te­ria pri­ma.

co­la­ron en rubros que es­ca­pan a su me­tier. Es el ca­so de Ralph Lau­ren, crea­dor de The Po­lo bar en NYC, Ar­ma­ni Res­tau­ran­te, en la 5ta ave­ni­da de la mis­ma ciu­dad; Bei­ge, el res­tó de Cha­nel en To­kio; Ce­re­zio 7, per­te­ne­cien­te a los di­se­ña­do­res de Ds­qua­red2; Mar­ti­ni Bis­trot, de Dol­ce & Gab­ba­na (am­bos en Mi­lán); Ca­fé Dior, en Co­rea del Sur, o los re­sorts Bvlga­ri en Du­bai. La lis­ta si­gue pe­ro lo que lo­gra es­te nue­vo uni­ver­so Guc­ci se di­fe­ren­cia de to­do lo co­no­ci­do por la cu­ra­du­ría de sus piezas icó­ni­cas (de la mano de Ma­ría Lui­sa Fri­sa, di­rec­to­ra del cur­so de BA en Di­se­ño de Mo­da y Ar­tes Mul­ti­me­dia de la Uni­ver­si­dad de Iuav en Ve­ne­cia), el di­se­ño rea­li­za­do por Ales­san­dro Mi­che­le y la ar­mo­nía en la que con­vi­ven el pa­sa­do y el pre­sen­te.

Ha­ce ape­nas me­ses, la aper­tu­ra de Guc­ci Os­te­ria, el pe­que­ño res­tau­ran­te ubi­ca­do en la plan­ta baja cu­yo equi­po co­man­da na­da me­nos Mas­si­mo Bot­tu­ra, (re­co­no­ci­do por ser pro­pie­ta­rio de la Os­te­ria Fran­ces­ca­na, un res­tau­ran­te con tres es­tre­llas Mi­che­lin ubi­ca­do en Mó­de­na), dio el per­fec­to cie­rre al mun­do crea­do por la fir­ma.

El nom­bre Guc­ci Gar­den fue ele­gi­do no só­lo por- que la es­té­ti­ca de la ca­sa in­cor­po­ra re­fe­ren­cias al mun­do na­tu­ral de las flo­res y ani­ma­les, sino tam­bién por su sig­ni­fi­ca­do me­ta­fó­ri­co. Mi­che­le, di­se­ña­dor de la fir­ma y el lu­gar, ex­pli­ca que la em­ble­má­ti­ca ser­pien­te se des­li­za por to­das par­tes y en cier­to sen­ti­do sim­bo­li­za un co­mien­zo y un re­torno per­pe­tuo. Es­te es­pa­cio se su­ma al Guc­ci Mu­seo que en 2011 abrió sus puer­tas en es­te his­tó­ri­co pa­la­cio flo­ren­tino (que da­ta de 1337 y se ubi­ca en­tre la fa­mo­sa Piaz­za della Sig­no­ria y la Piaz­za di San Fi­ren­ze).

Ami­gos de la ca­sa, co­mo los ar­tis­tas Jay­de Fish o Tre­vor An­drew fue­ron in­vi­ta­dos a de­co­rar los mu­ros del lu­gar en don­de se pue­de ver tam­bién una pin­tu­ra ecues­tre del fa­mo­so pin­tor Do­me­ni­co In­duno, del si­glo XIX.

To­dos los di­se­ña­do­res de Guc­ci es­tán pre­sen­tes. Des­de una pe­que­ña es­ta­tua de pla­ta he­cha por la fir­ma en los años ’50 has­ta obras de ar­te de Vit­to­rio Ac­cor­ne­ro (en­car­ga­do de crear el es­tam­pa­do flo­rea­do en los ’60). En lí­nea con es­te es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción creativa, el chef Mas­si­mo Bot­tu­ra creó un me­nú nue­vo que to­ma in­fluen­cias de sus via­jes y los apli­ca a la co­ci­na ita­lia-

na. Lo mis­mo pa­sa con el ba­zar: to­dos los pro­duc­tos fue­ron di­se­ña­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra Guc­ci Gar­den y no es­tán a la ven­ta en nin­gu­na otra tien­da. Hay des­de zapatos y bol­sos en ma­te­ria­les es­pe­cia­les has­ta fal­das, abri­gos y jo­yas per­so­na­li­za­das. La co­lec­ción de de­co­ra­ción es­tá a la ven­ta con piezas irre­pe­ti­bles y li­bros que son ver­da­de­ras jo­yas. Otra de las sa­las ofre­ce pro­duc­tos pa­ra re­ga­lar. Pa­pe­le­ría, bol­sas de lo­na, ca­jas mu­si­ca­les, ma­pas e in­clu­so, ¡fós­fo­ros!

Sin du­das, un ho­me­na­je a la ciu­dad de Flo­ren­cia, el jar­dín crea­do por la fir­ma ex­pre­sa su amor por el tra­ba­jo ma­nual, que se ha­ce eco de los orí­ge­nes mer­can­ti­les del pa­la­cio y de la his­to­ria ar­te­sa­nal de la ca­sa.

En sin­to­nía con el amor por la ar­qui­tec­tu­ra y el in­te­rés por la pre­ser­va­ción de es­pa­cios de in­te­rés pú­bli­co, la mi­tad del pre­cio del tic­ket de en­tra­da a Guc­ci Gar­den Ga­lle­ria se do­na­rá pa­ra apo­yar pro­yec­tos de res­tau­ra­ción en la ciu­dad de Flo­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.