¡NO MAS DIETAS!

Per­der pe­so co­mien­do tan­to fru­tas co­mo pa­pas fri­tas es po­si­ble y fá­cil si nos ali­men­ta­mos pres­tan­do aten­ción a lo que nos lle­va­mos a la bo­ca. ¿Có­mo? Se­guí nues­tro “pro­gra­ma de pla­cer”.

ELLE (Argentina) - - BELLEZA -

Ch­ris­top­he An­dré y el chef Thierry Marx lo sa­ben: na­da co­mo la me­di­ta­ción pa­ra deses­tre­sar­se y co­nec­tar­se con las pa­pi­las pro­pias. Entonces, ¿si por un ins­tan­te de­já­ra­mos de fo­ca­li­zar­nos en lo que hay o no hay que po­ner en el plato, lo que en­gor­da o no, pa­ra in­tere­sar­nos en cam­bio por la for­ma en que co­me­mos? En otras pa­la­bras, ¿y si in­ten­tá­ra­mos co­mer “des­pier­tos”? So­bre to­do, sin la na­riz pe­ga­da al smartp­ho­ne o mi­ran­do TV. Es­tá de­mos­tra­do que meditar re­du­ce las pul­sio­nes ali­men­ta­rias in­con­tro­la­das o cra­vings (1) e in­clu­so el ries­go de obe­si­dad has­ta en un 50% (2). Tal com­pro­ba­ción ha he­cho que mé­di­cos y psi­có­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses desa­rro­llen pro­gra­mas pa­ra co­mer to­man­do ple­na con­cien­cia y ge­ne­rar pér­di­das de pe­so reales. Co­mo el MB-Eat de la doc­to­ra Jean Kris­te­ller (3) y el Mind­ful Ea­ting de la doc­to­ra Jan Cho­zen Bays (4), pe­dia­tra y maes­tra zen, au­to­ra de Co­mer aten­tos: Guía pa­ra re­des­cu­brir una re­la­ción sa­na con los ali­men­tos

(Editorial Kai­rós). Es­ta úl­ti­ma or­ga­ni­za ta­lle­res con el ob­je­ti­vo de re­en­con­trar el ca­mino de las sen­sa­cio­nes pro­pias mien­tras de­gus­ta­mos de la co­mi­da. “Cuan­do nues­tra re­la­ción con la ali­men­ta­ción se des­equi­li­bra, per­de­mos el pla­cer de co­mer”, ob­ser­va Cho­zen Bays, mien­tras su­cum­bre an­te cho­co­la­tes y pos­tres. Es por es­ta ra­zón que quie­nes aso­cian la ali­men­ta­ción cons­cien­te con la fru­ga­li­dad bu­dis­ta es­tán erra­dos. Por­que, pre­ci­sa­men­te, no se tra­ta de eso.

CO­MER CONSCIENTEMENTE ¿EN QUE CON­SIS­TE?

Es po­ner en prác­ti­ca una aten­ción ple­na y cen­tral en lo que co­me­mos pa­ra re­en­con­trar una re­la­ción sa­na y des­acom­ple­ja­da con la ali­men­ta­ción. La idea es to­mar­se al­gu­nos mi­nu­tos ca­da día pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la for­ma de ali­men­tar­se, sa­ber re­co­no­cer los di­fe­ren­tes ti­pos de ham­bre, per­ci­bir los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos que nos asal­tan a ve­ces –co­mo “no po­dés adelgazar”, “no te­nés vo­lun­tad”, etc.–, e iden­ti­fi­car cos­tum­bres que han si­do ig­no­ra­das has­ta el mo­men­to. “Una mu­jer se dio cuen­ta de que co­mía de no­che y no te­nía con­cien­cia de eso”, informa Ben­ja­min Blas­co, el fun­da­dor del si­tio de me­di­ta­ción Pe­tit Bam­bou (5).

¿ES DIFICIL? Im­pli­ca al­gu­nos es­fuer­zos, pe­ro no tan­to co­mo un ré­gi­men ali­men­ta­rio (y es bas­tan­te me­nos com­pli­ca­do que con­tar ca­lo­rías). “To­da die­ta ge­ne­ra es­trés y exi­ge mu­cha ener­gía y con­trol”, sub­ra­ya la na­tu­ris­ta Aria­ne Ro­ques. El ob­je­ti­vo de co­mer conscientemente no es res­trin­gir­se ni eli­mi­nar cier­tos pla­tos, sino sen­tir pla­cer co­mien­do de to­do.

¿PA­RA QUIEN ES? Pa­ra to­do el mun­do. Des­de quien no se atre­ve a mi­rar un pos­tre por mie­do a en­gor­dar has­ta el que se le­van­ta de la me­sa des­pués de co­mer demasiado, pa­san­do por to­das las per­so­nas que tie­nen una re­la­ción en­go­rro­sa con la ali­men­ta­ción y no sa­ben más qué ser­vir­se en el plato ni en qué can­ti­dad.

¿DE VER­DAD PO­DE­MOS ADELGAZAR CO­MIEN­DO DESPIERTAS?

¡Pe­ro cla­ro! Una so­la con­di­ción: no ob­nu­bi­lar­se con la can­ti­dad de ki­los que que­re­mos per­der. “Re­co­no­cer cuán­do se es­tá sa­tis­fe­cha, o que el es­tó­ma­go ha­ce rui­do por ner­vios en vez de por ham­bre real fa­vo­re­ce la pér­di­da de pe­so, aun cuan­do la con­cien­cia ple­na no es ori­gi­nal­men­te una he­rra­mien­ta pa­ra adelgazar”, con­si­de­ra Aria­ne Ro­ques. La di­ges­tión y la asi­mi­la­ción son más fá­ci­les y me­nos can­sa­do­ras cuan­do in­ge­ri­mos can­ti­da­des jus­tas y nos da­mos tiem­po de re­ci­bir las se­ña­les de sa­cie­dad del cuer­po 20 mi­nu­tos des­pués de co­men­zar la co­mi­da. La cla­ve es más pla­cer y me­nos cul­pa, a la vez que se re­du­cen las por­cio­nes, sin cal­cu­lar na­da. Da en­vi­dia, ¿no?

(1) Al­berts HJ & Al / Ap­pe­ti­te, 2012. (2) GM. Ca­mi­lle­ri & Al / Ame­ri­can Jour­nal of Pre­ven­ti­ve Me­di­ci­ne, abril 2016. (3) mb-eat.com. (4) the­cen­ter­for­mind­fu­lea­ting.org. (5) pe­tit­bam­bou.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.