EM­PREN­DE­DO­RES: BRE­VE GUÍA PA­RA EL ÉXI­TO

Go-Get­ters: A Short Gui­de to Suc­ceed

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR MCS. GUS­TA­VO D’ME­ZA PÉREZ Y CHEF INT. ISMEL NA­VA­RRO TO­RRES FO­TOS AR­CHI­VOS EX­CE­LEN­CIAS

Co­mo emprendedor se de­fi­ne a la per­so­na que tie­ne de­ci­sión e ini­cia­ti­va pa­ra rea­li­zar ac­cio­nes que son di­fí­ci­les o en­tra­ñan ries­gos. El ad­je­ti­vo que de­vie­ne del ver­bo em­pren­der, pro­ce­de del la­tín vul­gar pren­de­re y sig­ni­fi­ca to­mar o co­ger al­go. Es si­nó­ni­mo de aco­me­ter o em­pe­ñar­se en una obra o pro­yec­to, que pue­de re­fe­rir­se o no a la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial mer­can­til, pe­ro que ge­ne­ral­men­te se asocia a es­ta, gra­cias al eco­no­mis­ta fran­cés Jean Bap­tis­te Say que en 1803, en su “Trai­té d´eco­no­mie po­li­ti­que”, la em­plea pa­ra de­fi­nir al en­tre­pre­neur (em­pre­sa­rio) co­mo “el in­ter­me­dia­rio en­tre ca­pi­tal y tra­ba­jo”.

De cier­ta for­ma to­dos he­mos si­do em­pren­de­do­res de al­go pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos y sue­ños en nues­tras vi­das que co­men­za­ron co­mo una pe­que­ña idea, una pro­pues­ta o una ilu­sión. El tér­mino se asocia no so­lo con lle­var a ca­bo una obra o pro­yec­to, sino con su con­cep­ción y co­mien­zo.

Es­ta pre­ci­sa­men­te es la di­fe­ren­cia en­tre un emprendedor y un hom­bre de ne­go­cios, co­mer­cian­te o em­pre­sa­rio: la crea­ción de un nue­vo ne­go­cio y la in­no­va­ción en el con­cep­to de los exis­ten­tes. Los em­pren­de­do­res se for­man, mu­chas ve­ces sur­gen y se des­pren­den de or­ga­ni­za­cio­nes exis­ten­tes. Han lle­va­do sus ne­go­cios des­de sim­ples es­ta­ble­ci­mien­tos a ca­de­nas de dis­tri­bu­ción y ser­vi­cios, o des­de un ta­ller en un garaje has­ta po­de­ro­sos im­pe­rios trans­na­cio­na­les; aso­cian­do el éxi­to a una per­so­na, ca­rac­te­ri­za­da por un per­fil y ras­gos de per­so­na­li­dad co­mu­nes.

Los em­pren­de­do­res sue­len te­ner una ilu­sión y el con­ven­ci­mien­to de lo que quie­ren al­can­zar. Son arries­ga­dos, de­ci­di­dos, op­ti­mis­tas, apa­sio­na­dos, so­ña­do­res, sa­cri­fi­ca­dos, cons­tan­tes, com­pro­me­ti­dos y co­no­ce­do­res de la ac­ti­vi­dad en la que em­pren­den. Ade­más de es­tas cua­li­da­des de su per­so­na­li­dad, se pue­den fo­men­tar com­pe­ten­cias co­mo la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas, de ana­li­zar, pla­ni­fi­car, eva­luar y to­mar de­ci­sio­nes, de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, de coope­rar, de tra­ba­jar en equi­po, de com­pro­me­ter­se en nue­vos pa­pe­les, de desa­rro­llar la con­fian­za en uno mis­mo, de apren­der a pen­sar de mo­do crí­ti­co e in­de­pen­dien­te, de ser más creativo e in­no­va­dor y con más ini­cia­ti­va per­so­nal, de pre­pa­ra­se pa­ra asu­mir y li­mi­tar el ries­go.

Pe­ro pa­ra lle­var ade­lan­te un pro­yec­to de ne­go­cio es ne­ce­sa­rio, ade­más de un es­pí­ri­tu emprendedor, con­tar con el ca­pi­tal (re­cur­sos fi­nan­cie­ros, ca­pi­tal hu­mano, ca­pi­tal re­la­cio­nal) y la tec­no­lo­gía, que in­clu­ye equi­pa­mien­to y co­no­ci­mien­to.

En el cen­tro de es­ta trio­lo­gía (ca­pi­tal, tec­no­lo­gía y em­pre­sa­ria­do emprendedor) se de­be co­lo­car el clien­te, de­fi­nien­do el pú­bli­co ob­je­ti­vo, las ne­ce­si­da­des que se pre­ten­de sa­tis­fa­cer y los atri­bu­tos del pro­duc­to o ser­vi­cio.

PA­RA LLE­VAR ADE­LAN­TE UN NE­GO­CIO GASTRONÓMICO HAY QUE SER CA­PAZ DE IDEN­TI­FI­CAR LAS OPOR­TU­NI­DA­DES, ASÍ CO­MO MO­VI­LI­ZAR Y OR­GA­NI­ZAR LOS RE­CUR­SOS NECESARIOS QUE PER­MI­TAN MA­TE­RIA­LI­ZAR­LAS

Un emprendedor de­be ser ca­paz de iden­ti­fi­car las opor­tu­ni­da­des, mo­vi­li­zar y or­ga­ni­zar los re­cur­sos necesarios pa­ra ma­te­ria­li­zar­las. He aquí al­gu­nos as­pec­tos a te­ner en cuen­ta en el sec­tor de la res­tau­ra­ción. Ha­cer so­lo lo que te apa­sio­na.

Te­ner bien de­fi­ni­do el con­cep­to del ne­go­cio:

¿Qué vas a ha­cer?

¿Con quie­nes lo ha­rás? Ro­déa­te so­lo de los me­jo­res.

¿Có­mo lo ha­rás? Ela­bo­ra el Plan de Ne­go­cio, con to­das las he­rra­mien­tas del mar­ke­ting, de­fi­nien­do los atri­bu­tos del pro­duc­to o ser­vi­cio, el pú­bli­co ob­je­ti­vo y los seg­men­tos de mer­ca­do; es de­cir a quién va di­ri­gi­do el ne­go­cio y qué ne­ce­si­da­des se sa­tis­fa­rán.

¿Dón­de lo ha­rás? El éxi­to de un res­tau­ran­te de­pen­de en un 50 % de su ubi­ca­ción.

De­fi­nir la ne­ce­si­dad de re­cur­sos ma­te­ria­les y hu­ma­nos.

Do­mi­nar el en­torno le­gis­la­ti­vo y de­fi­nir qué for­ma ju­rí­di­ca es la más ade­cua­da.

In­ves­ti­gar, es­tu­diar, ob­ser­var, apren­der e in­no­var cons­tan­te­men­te.

La ca­li­dad co­mo pa­sión. Su­pe­rar las ex­pec­ta­ti­vas de los clien­tes, dar más de lo pro­me­ti­do, uti­li­zar so­lo la ma­te­ria pri­ma de la me­jor ca­li­dad en co­rres­pon­den­cia con los es­tán­da­res de­fi­ni­dos.

El clien­te es lo pri­me­ro. An­tes de su sa­tis­fac­ción es­tá su se­gu­ri­dad.

Se­du­cir a clien­tes, tra­ba­ja­do­res y so­cios. Pro­fe­sar el tra­ba­jo en equi­po: li­de­raz­go, equi­dad y mo­ti­va­ción del per­so­nal. Man­te­ner la plan­ti­lla im­pres­cin­di­ble. Ha­cer sen­tir a los tra­ba­ja­do­res par­te del pro­yec­to y com­pro­me­ter­los con los re­sul­ta­dos.

Si no es­tás pre­pa­ra­do pa­ra los fra­ca­sos, mu­cho me­nos lo es­ta­rás pa­ra el éxi­to.

El fu­tu­ro no se pue­de pre­de­cir, pe­ro se pue­de pla­ni­fi­car, pre­vien­do có­mo reac­cio­nar an­te los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios po­si­bles.

Apren­der de los fra­ca­sos pro­pios y de los éxi­tos de los de­más.

Re­cuer­da: se­rás juz­ga­do por lo que ter­mi­nas­te y no por lo que em­pe­zas­te.

De­bes de­fi­nir un pun­to de no re­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.