¿POR QUÉ LAS COM­PE­TEN­CIAS DISTINTIVAS?

Why co­re bu­si­ness?

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR CHEF IN­TER­NA­CIO­NAL JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ-ARENCIBIA FO­TOS AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

LA LO­GÍS­TI­CA, TAN AN­TI­GUA CO­MO LA HU­MA­NI­DAD

Se atri­bu­ye su ori­gen eti­mo­ló­gi­co al tér­mino grie­go lo­gis­ti­kos, equi­va­len­te a des­tre­za pa­ra el ra­zo­na­mien­to y al cálcu­lo. El con­cep­to de lo­gís­ti­ca, en sus más ac­tua­les sig­ni­fi­ca­dos, pre­sen­ta in­dis­tin­ta­men­te dos acep­cio­nes: “téc­ni­ca mi­li­tar” y “con­jun­to de los me­dios necesarios pa­ra lle­var a ca­bo un fin de­ter­mi­na­do de un pro­ce­so com­pli­ca­do”. Es­ta se­gun­da acep­ción pre­su­po­ne, ade­más, cálcu­los y pla­ni­fi­ca­ción de ase­gu­ra­mien­tos re­que­ri­dos pa­ra lle­var a ca­bo una ac­ti­vi­dad.

Des­de el pro­pio sur­gi­mien­to de las ci­vi­li­za­cio­nes, re­sul­tó in­dis­pen­sa­ble el aca­rrea­mien­to de bie­nes de con­su­mo pa­ra la sub­sis­ten­cia. Es­te ac­cio­nar se li­mi­ta­ba a los en­tor­nos más cer­ca­nos de los gru­pos hu­ma­nos, y de­pen­día ex­clu­si­va­men­te de lo que se pro­du­cía en las in­me­dia­cio­nes geo­grá­fi­cas. Pe­ro con el de­ve­nir del tiem­po y con­se­cuen­te evo­lu­ción de las so­cie­da­des, se de­ri­va­ron nue­vas y más com­ple­jas re­la­cio­nes de pro­duc­ción, inevi­ta­bles con­se­cuen­cias del de­sa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Tam­bién, las cre­cien­tes fa­ci­li­da­des de las co­mu­ni­ca­cio­nes y las trans­por­ta­cio­nes con­tri­bu­ye­ron a en­san­char –ya in­con­te­ni­ble­men­te– las in­quie­tu­des con­su­mis­tas y las re­la­cio­nes mer­can­ti­les.

IN­TERE­SES, GUS­TOS Y PRE­FE­REN­CIAS PRESUPONEN LAS PAU­TAS DEL CON­SU­MO

Ob­via­men­te, di­chas pau­tas tie­nen co­mo pun­to de par­ti­da la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des más ele­men­ta­les de cual­quier con­su­mi­dor. En la per­cep­ción hu­ma­na de las mis­mas, por cier­to, se po­ne de ma­ni­fies­to un prin­ci­pio bá­si­co del Ma­te­ria­lis­mo Dia­léc­ti­co: el re­fle­jo sub­je­ti­vo de la reali­dad ob­je­ti­va. A di­cho pre­cep­to, se avie­ne lo plan­tea­do por Pe­le­grino (2005), en su con­cep­tua­li­za­ción so­bre lo gour­met: No hay re­glas, es una cues­tión cul­tu­ral.

En con­so­nan­cia con ello, Kotler (1989) apun­ta­ría: Los fac­to­res cul­tu­ra­les ejer­cen la in­fluen­cia más am­plia y pro­fun­da so­bre la con­duc­ta del con­su­mi­dor. (…) En es­ta con­duc­ta tam­bién re­per­cu­ten los fac­to­res so­cia­les, co­mo los gru­pos de re­fe­ren­cia, la fa­mi­lia, y los pa­pe­les y si­tua­cio­nes so­cia­les.

Ta­les afir­ma­cio­nes fun­da­men­tan el co­no­ci­mien­to que pue­den te­ner los clien­tes so­bre el con­su­mo de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos y ser­vi­cios. Asi­mis­mo, en la mo­ti­va­ción pa­ra ad­qui­rir­los y dis­fru­tar­los pú­bli­ca­men­te in­ci­de en gran me­di­da el com­por­ta­mien­to del gru­po a que per­te­ne­ce, don­de se en­cuen­tra o al cual qui­sie­ra su­mar­se el in­di­vi­duo.

LOS “GI­ROS DEL NE­GO­CIO” EN LA GES­TIÓN EM­PRE­SA­RIAL PRESUPONEN UN MI­NU­CIO­SO ANÁ­LI­SIS PRE­VIO Y ACER­TA­DA APLI­CA­CIÓN DE PRO­CE­SOS QUE POSIBILITEN GE­NE­RAR VA­LOR, PA­RA ASÍ LO­GRAR VEN­TA­JAS COM­PE­TI­TI­VAS Y FA­VO­RA­BLE REN­TA­BI­LI­DAD

LA CA­DE­NA DE VA­LOR: FUN­DA­MEN­TO DE LAS CA­TE­GO­RÍAS

Las com­pe­ten­cias distintivas –tam­bién lla­ma­das bá­si­cas, esen­cia­les, cla­ves o “gi­ros del ne­go­cio”, que en in­glés se co­no­cen co­mo Co­re Bu­si­ness– en la ges­tión em­pre­sa­rial presuponen un mi­nu­cio­so aná­li­sis pre­vio y acer­ta­da apli­ca­ción de pro­ce­sos que posibiliten ge­ne­rar va­lor, lo cual re­pre­sen­ta un fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra lo­grar ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas y fa­vo­ra­ble ren­ta­bi­li­dad. Se

tra­ta, en su­ma, de de­ter­mi­nar las ac­cio­nes re­que­ri­das pa­ra sa­tis­fa­cer la clien­te­la, así co­mo los cos­tos y efi­cien­cia que de­ri­van.

Lo an­te­rior im­pli­ca una inevi­ta­ble di­fe­ren­cia­ción en las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ma­te­rias pri­mas, pro­duc­tos y ser­vi­cios con que or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas de­ben dis­po­ner pa­ra brin­dar a sus clien­tes. Fac­to­res que, a su vez, de­ri­van la seg­men­ta­ción de los mer­ca­dos en con­so­nan­cia con los po­de­res ad­qui­si­ti­vos y as­pi­ra­cio­nes de con­su­mo que mo­ti­ven a los mis­mos.

Tal es el ca­so de las ca­te­go­rías que os­ten­tan los es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros y res­tau­ran­tes, pa­ra lo que re­sul­ta esen­cial con­si­de­rar no só­lo la en­ver­ga­du­ra y va­lor de los ele­men­tos cons­truc­ti­vos y de am­bien­ta­ción que po­sean las edi­fi­ca­cio­nes, sino tam­bién la ca­li­dad del equi­pa­mien­to, mo­bi­lia­rio, in­su­mos, me­dios de tra­ba­jo, pro­duc­tos y ma­te­rias pri­mas, en­tre mu­chos otros atri­bu­tos tan­gi­bles, que dan lu­gar a un ma­yor o me­nor con­fort, en tan­to que fac­to­res de­ter­mi­nan­tes pa­ra la fi­ja­ción de los pre­cios de ven­ta. Y to­do ello, com­ple­men­ta­do con la de­ci­si­va car­ga de in­tan­gi­bi­li­dad que se ma­ni­fies­ta en los valores in­trín­se­cos y desem­pe­ño de los re­cur­sos hu­ma­nos. Vi­tal im­por­tan­cia re­vis­te, ade­más, la cohe­ren­cia de to­dos los atri­bu­tos tan­gi­bles e in­tan­gi­bles del pro­duc­to con el en­torno na­tu­ral (ma­rí­ti­mo, ru­ral) o ur­bano.

CRI­TE­RIOS BÁ­SI­COS PA­RA LA SE­LEC­CIÓN DE SU­MI­NIS­TROS Y PRO­VEE­DO­RES

A tra­vés de la ca­de­na de su­mi­nis­tros se or­ga­ni­za, eje­cu­ta y con­tro­la la ges­tión de los ase­gu­ra­mien­tos ma­te­ria­les necesarios pa­ra cual­quier ac­ti­vi­dad co­mer­cial. Co­mien­za en la pro­pia pre­vi­sión de re­cur­sos y la se­lec­ción de los pro­vee­do­res más con­ve­nien­tes, en cuan­to a re­la­ción ca­li­dad-pre­cio de lo que se ad­quie­re y ga­ran­tías de cum­pli­mien­to pa­ra las en­tre­gas de mer­can­cías, fun­da­men­tal­men­te res­pec­to a pla­zos y con­di­cio­nes sus­cri­tas al es­ta­ble­cer­se las re­la­cio­nes con­trac­tua­les co­rres­pon­dien­tes. Igual­men­te, com­pren­de las ope­ra­cio­nes de fac­tu­ra­ción, com­pro­mi­sos de co­bros/ pa­gos, ve­ri­fi­ca­ción de los pa­rá­me­tros de ca­li­dad de ma­te­rias pri­mas y pro­duc­tos, al­ma­ce­na­mien­to, dis­tri­bu­ción por áreas y los con­tro­les con­ta­bles.

Va­lor sig­ni­fi­ca­ti­vo po­see el em­pleo de las pro­duc­cio­nes na­cio­na­les en la in­dus­tria de la hos­pi­ta­li­dad de cual­quier país. No so­la­men­te pro­pi­cia una ló­gi­ca ra­cio­na­li­dad en cos­tos y gas­tos, sino que tam­bién con­tri­bu­ye a en­ri­que­cer en la per­cep­ción de los vi­si­tan­tes, con un sen­ti­do ho­lís­ti­co, la ima­gen del des­tino tu­rís­ti­co ele­gi­do. Ofre­cer al clien­te “lo im­por­ta­do” y “lo más ca­ro” no siem­pre es si­nó­ni­mo de al­go me­jor. Tien­den al in­cre­men­to las mo­ti­va­cio­nes de via­jes por la bús­que­da de ex­pe­rien­cias hu­ma­na­men­te su­pe­rio­res y el co­no­ci­mien­to de la au­tén­ti­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad del lu­gar vi­si­ta­do. Sin que es­to úl­ti­mo, por su­pues­to, se con­tra­pon­ga a la in­elu­di­ble co­rres­pon­den­cia que de­be exis­tir en­tre los es­tán­da­res de ca­li­dad pre­cep­tua­dos pa­ra un pro­duc­to y la je­rar­qui­za­ción en valores de los ele­men­tos ma­te­ria­les que lo con­for­man. De es­to, pue­de com­pren­der­se la con­ve­nien­cia de dis­po­ner de di­ver­sas en­ti­da­des su­mi­nis­tra­do­ras, al igual que co­no­cer las par­ti­cu­la­ri­da­des de sus ofer­tas, a los efec­tos de dis­cer­nir con el de­bi­do acier­to las com­pras re­que­ri­das pa­ra la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca.

A TRA­VÉS DE LA CA­DE­NA DE SU­MI­NIS­TROS SE OR­GA­NI­ZA, EJE­CU­TA Y CON­TRO­LA LA GES­TIÓN DE LOS ASE­GU­RA­MIEN­TOS MA­TE­RIA­LES NECESARIOS PA­RA CUAL­QUIER AC­TI­VI­DAD

CO­MER­CIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.