UN RES­TAU­RAN­TE

CON NOM­BRE PRO­PIO

Excelencias Gourmet - - Barra Abierta -

Aden­trar­se en la his­to­ria de vi­da de Niu­ris Hi­que­ras Mar­tí­nez —pro­pie­ta­ria del res­tau­ran­te ha­ba­ne­ro Ate­lier— es co­mo di­lu­ci­dar los más in­trin­ca­dos y aza­ro­sos pa­sa­jes de un pro­yec­to cu­li­na­rio fa­mi­liar que con mu­cha vo­lun­tad y amor se ge­ne­ró, cre­ció y triun­fó.

En el ca­mino que­da­ron sus sue­ños de ser abo­ga­da, ar­qui­tec­ta o anes­te­sió­lo­ga y, se­gún sus con­fe­sio­nes, en reali­dad no era tan apli­ca­da en los es­tu­dios, aun­que hi­zo va­rios in­ten­tos por com­ple­tar una ca­rre­ra. Co­mo cuan­do se fue de asis­ten­te a un sa­lón de ope­ra­cio­nes del hos­pi­tal Ci­ra Gar­cía, o a pro­bar suer­te en al­gún ofi­cio lo mis­mo en la ven­ta de pro­duc­tos en una pa­na­de­ría que en un kios­co de la ca­de­na gas­tro­nó­mi­ca co­no­ci­da por Do­ña Yu­ya.

Te­nía ape­nas 17 años cuan­do co­men­zó su bre­gar, siem­pre muy la­bo­rio­sa por­que ca­si nun­ca la ge­né­ti­ca se equi­vo­ca y —de­cla­ra con or­gu­llo— su pa­dre me­cá­ni­co y su ma­dre za­pa­te­ra, les die­ron su­fi­cien­tes ejem­plos de có­mo ga­nar­se el pan des­de el sa­cri­fi­cio y la no­ble­za del tra­ba­jo.

En­tre las pe­ri­pe­cias re­cuer­da las de ayu­dar a su her­mano en una pa­la­dar don­de tra­ba­ja­ba con otros so­cios. Lo mis­mo asu­mía las com­pras que la mon­ta de las me­sas, y en tiem­pos de im­pas­se se de­di­có a pre­pa­rar co­mi­da en ca­ji­tas de en­tre­ga a va­rios cen­tros la­bo­ra­les de la zo­na.

Tras con­cre­tar el nue­vo pro­yec­to, la fa­mi­lia se ins­ta­la en la ac­tual ca­so­na, en­ton­ces des­he­cha, con fil­tra­cio­nes y los ba­ños in­ha­bi­li­ta­dos. “Re­cuer­do que fue un Día de las Ma­dres de 2010 y cuan­do to­dos se acos­ta­ron a dor­mir yo em­pe­cé a llo­rar sen­ta­da so­la en la te­rra­za”.

Ya en oc­tu­bre, sin de­jar la ren­ta de ha­bi­ta­cio­nes, que en­ton­ces les ser­vía de sub­sis­ten­cia, tras asu­mir el arre­glo, pin­tu­ra y de­más, decide la fa­mi­lia mu­dar­se a los ba­jos y acon­di­cio­nar el res­tau­ran­te arri­ba, en­ton­ces so­lo con un área de co­ci­na, el sa­lón y el bar, ade­más de los ba­ños. “Abri­mos un 27 de di­ciem­bre gra­cias a prés­ta­mos de amis­ta­des pa­ra la com­pra de in­su­mos y, por su­pues­to, el apor­te de la fa­mi­lia que do­nó si­llas, me­sas, va­ji­llas, cu­bier­tos y cuan­ta co­sa se ne­ce­si­ta­ra”.

MU­CHOS RECONOCEN EN EL RES­TAU­RAN­TE ATE­LIER UNA DE LAS ME­JO­RES PRO­PUES­TAS DEL ES­CE­NA­RIO CU­LI­NA­RIO CU­BANO. PE­RO QUI­ZÁS NO SE­PAN QUE DE­TRÁS DEL ÉXI­TO ES­TÁN LOS DESVELOS DE UNA SEN­CI­LLA MU­JER CU­YO TER­CER APE­LLI­DO PU­DIE­RA SER “EM­PREN­DE­DO­RA”

En la fa­se de arran­que se im­po­nía ele­gir un nom­bre. Pen­sa­ron en las ex­pre­sio­nes más emi­ti­das por los clien­tes al en­trar a la ca­so­na: ¡Waoo! o ¡Ñoo! Pe­ro fi­nal­men­te en­con­tra­ron uno que per­mi­te iden­ti­fi­car­los co­mo un gran ta­ller gastronómico: “Ate­lier”.

“La idea era con­tar con un lu­gar don­de las per­so­nas apren­dan un ofi­cio y, me­jor aún, a ser bue­nas per­so­nas a par­tir de la con­fluen­cia de mu­chas prác­ti­cas, por­que no hay al­go tan ma­gis­tral co­mo el ar­te de ser­vir y el buen co­mer. Así que ese se­ría uno de nues­tros sue­ños, sin rea­li­zar aún: te­ner un lu­gar pa­ra que la gen­te apren­da el ar­te de la bue­na me­sa”, afir­ma.

En sus re­mem­bran­zas apa­re­ce Niu­ris, ya co­mo par­te de un gru­po de fé­mi­nas la­ti­noa­me­ri­ca­nas con su mis­ma fi­lo­so­fía, rea­li­za via­jes de in­ter­cam­bio y en­fi­la su rum­bo a Wa­shing­ton, a Pe­rú… El pro­yec­to la co­nec­ta con otras for­mas de ha­cer an­te un fo­gón, in­cor­po­ra nue­vas ideas, se mo­der­ni­za…

Iné­di­to re­sul­ta que en Ate­lier cuen­tan con una car­ta de me­nú es­cri­ta a mano so­bre una tar­je­ta de es­ti­ba, co­mo la uti­li­za­da en la or­ga­ni­za­ción de al­ma­ce­nes, que se ac­tua­li­za ca­si a dia­rio se­gún las ma­te­rias pri­mas dis­po­ni­bles en el fluc­tuan­te mer­ca­do. La pre­pa­ra­ción dia­ria de los pla­ti­llos per­mi­te que el co­men­sal no sien­ta la fal­ta de “es­to” o “aque­llo”, sino que en­cuen­tre una ofer­ta que le sa­tis­fa­ga, una elec­ción se­gu­ra.

En su de­co­ra­ción ha­cen un gui­ño al pa­sa­do, a lo an­ti­guo, con ob­je­tos que siem­pre te re­cuer­dan al­go de tu ni­ñez y de tu ho­gar, pa­ra ha­cer­te sen­tir có­mo­do, co­mo en ca­sa, en un am­bien­te re­la­ja­do y muy pla­cen­te­ro.

Las trans­for­ma­cio­nes en la Ma­yor de las An­ti­llas, don­de el sec­tor no es­ta­tal se ex­pan­de, el pre­sen­te y fu­tu­ro po­drían traer preo­cu­pa­cio­nes a una pe­que­ña em­pre­sa co­mo Ate­lier. Pe­ro to­do lo con­tra­rio. “Y es que si so­mos 20 res­tau­ran­tes dan­do un buen ser­vi­cio de co­ci­na, en­ton­ces ha­brán 20 bue­nos mo­ti­vos pa­ra que un tu­ris­ta ex­tran­je­ro re­gre­se a Cu­ba. De lo que se tra­ta es de que to­dos ofrez­ca­mos la me­jor pres­ta­ción po­si­ble pa­ra que ha­ya siem­pre una ra­zón más pa­ra re­tor­nar”.

En ese sen­ti­do, Niu­ris de­ja bien cla­ro su con­se­jo pa­ra quie­nes quie­ran aven­tu­rar­se a abrir su pro­pio ne­go­cio. “Lo pri­me­ro que hay que te­ner es la pa­sión por la em­pre­sa o el pro­yec­to. No se pue­de prac­ti­car al­go que no se ame. Hay que se­guir la chispa que te al­can­za y em­pu­ja.

“Apren­dí en es­te de­ve­nir que to­do en la vi­da es cues­tión de lo­grar un ba­lan­ce, no es co­rrer de­lan­te de los de­más pa­ra ser tú el pre­mia­do. No se tra­ta de eso, sino de que los de­más co­rran con­ti­go. No es de­jar a una per­so­na re­za­ga­da sino que es­ta se in­te­gre y lle­gue a don­de tú es­tás”.

ATE­LIER Ca­lle 5ta. No. 511 al­tos, e/ Pa­seo y 2, Ve­da­do, La Ha­ba­na, Cu­ba.

Tel.: +(537) 836 2025 / Email: ate­lier­de­cu­ba@yahoo.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.