EL HABANO EN LA ECUACIÓN MO­DER­NA DEL PLA­CER

Habanos as the Mo­dern Ecua­tion of Plea­su­re

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: MASTER PAIRING YAMIR PELEGRINO FO­TOS: FERVAL & AR­CHI­VO EXCELENCIAS

EN ES­TE MUN­DO COM­PLI­CA­DO DON­DE EL CLIEN­TE NO SE QUEJA,

SINO QUE CAM­BIA DE PRESTATARIO, HAY QUE BUS­CAR AL­TER­NA­TI­VAS Y REINVENTARSE, SIN PER­DER LOS FAVORES DE LA HIS­TO­RIA Y LA TRADICIÓN

Cuan­do ver­sa­mos so­bre un buen Habano en­se­gui­da la men­te se co­nec­ta con ese mo­men­to de pla­cer sin lí­mi­tes, y no por ca­sua­li­dad, des­cu­bri­mos en un corto lap­sus de tiem­po la ín­ti­ma se­duc­ción del espíritu. En los cin­co años pre­ce­den­tes se apre­cia el sur­gi­mien­to de com­pe­ti­do­res al Habano en va­rias zo­nas del mun­do, co­mo Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Pe­ro na­da pue­de sus­ti­tuir la fuer­za mís­ti­ca de ese te­rroir úni­co de Vuel­ta Aba­jo.

Todos desean imi­tar al me­jor, o por lo me­nos res­tar­le fuer­zas, y gracias a es­te afán han lo­gra­do gran par­te de su éxi­to. Ca­da vez los pro­duc­tos fi­na­les -ta­ba­co tor­ci­do y presentado en ca­jas- ad­quie­ren me­jor ca­li­dad. Pe­ro los años de experiencia y esa ma­yús­cu­la con­di­ción de De­no­mi­na­ción de Ori­gen, úni­ca de su ti­po en el mun­do del ta­ba­co, lo­gran ha­cer la di­fe­ren­cia.

Aun­que si­ga­mos es­tan­do se­gu­ros de que es un ícono, la reali­dad es que el Habano de­be en­con­trar su lu­gar en la ecuación mo­der­na del pla­cer. Pa­ra ello es imprescindible una mi­ra­da in­te­gra­do­ra y con­tem­po­rá­nea, y so­bre to­do sa­ber có­mo se mue­ve es­te se­lec­to gru­po de “pu­ros” Ul­tra Pre­mium.

Es ne­ce­sa­rio re­sal­tar la pa­la­bra “pu­ro”, por­que es es­ta otra par­ti­cu­la­ri­dad úni­ca del Habano. Lo­grar que to­das las ho­jas de la li­ga­da, tri­pa y ca­po­te, ade­más de la ca­pa, se pro­duz­can en el mis­mo te­rroir, mis­ma zo­na o mis­mo país, es al­go atri­bui­ble so­lo a es­te. Cuba es un país de ta­ba­co y la his­to­ria no se equi­vo­ca. Aun­que en es­tos úl­ti­mos tiem­pos en otras par­tes del mun­do la mo­di­fi­can pa­ra su be­ne­fi­cio.

Un buen ta­ba­co se ha­ce en las ve­gas, y en las fá­bri­cas se les da for­ma y al­ma, con esa car­ga emo­cio­nal gi­gan­te que lle­va im­preg­na­da ca­da vi­to­la. En es­te ca­so la reali­dad su­pera la fic­ción, aña­dien­do otro va­lor al Habano, y quien lo du­de que vi­si­te las ve­gas cu­ba­nas y lo co­rro­bo­re de pri­me­ra mano.

SE EXPANDEN LOS HORIZONTES

En es­te mun­do com­pli­ca­do don­de el clien­te no se queja, sino que cam­bia de prestatario, hay que bus­car al­ter­na­ti­vas y reinventarse, sin per­der los favores de la his­to­ria y la tradición ate­so­ra­da du­ran­te años. Por tal mo­ti­vo se han crea­do mu­chas no­ve­da­des pa­ra re­sal­tar el gi­ro de los bue­nos pu­ros, sean mez­clas o no, de ho­jas de va­rias zo­nas ta­ba­ca­le­ras o paí­ses.

Lo pri­me­ro se­ría des­ta­car que la Ley Anti-ta­ba­co ha ca­la­do hon­do; pe­ro con­tras­ta con que hoy día se ven­de más ta­ba­co o pu­ros tor­ci­dos Ul­tra Pre­mium. Siem­pre di­go que aque­llos que pro­mul­ga­ron es­ta ley ja­más se sen­ta­ron a de­gus­tar y com­par­tir el hu­mo em­bria­gan­te de un buen Habano, o no su­pie­ron dis­cer­nir que psi­co­lo­gía y psi­quia­tría no son ra­mas igua­les, aun­que am­bas se com­bi­nen, del mis­mo mo­do que ci­ga­rri­llo y pu­ro son tan dis­tan­tes co­mo di­fe­ren­tes.

Si­ga­mos por la ru­ta del pla­cer aso­cia­do al ac­to de de­gus­tar un ma­jes­tuo­so pu­ro. No­ten que di­go de­gus­tar y no fu­mar. Ha­ble­mos en­ton­ces de có­mo se han crea­do ma­pas sen­so­ria­les en el mun­do pa­ra de­gus­tar las vi­to­las, de có­mo se van co­rri­gien­do ca­da una, co­men­zan­do por la “ca­ta en frío” has­ta ter­mi­nar con la in­sus­ti­tui­ble “ca­ta en ca­lien­te”.

La al­ter­na­ti­va de no ver al ta­ba­co so­lo co­mo un acom­pa­ñan­te de fies­tas o bue­nos ra­tos, sino co­mo pro­ta­go­nis­ta en maridajes de tri­no­mios o en tres tiem­pos, ca­da vez co­bra más adep­tos e ilu­sio­na aún más a sus in­nu­me­ra­bles se­gui­do­res. Y es que a es­ta se in­clu­ye el maridaje pa­ra ca­da ter­cio de la vi­to­la.

Se­gún se ex­pre­se el ter­cio en ca­da pu­ro y co­mo va­ya avan­zan­do, así se le su­ma­rán des­ti­la­dos y/o chocolates y ca­fés al seg­men­to. Se em­plean mu­chas ve­ces vi­to­las de ca­li­bre me­dio a grue­so y de lar­go re­co­rri­do pa­ra ha­cer más pla­cen­te­ro y ex­ten­so el mo­men­to.

En ca­da ter­cio se ar­mo­ni­za con la vi­to­la un des­ti­la­do, o en su de­fec­to un vino es­pe­cial o dul­ce, y tam­bién un chocolate -es­te se ele­gi­rá se­gún su pro­ce­den­cia y por el por cien­to de cacao-. En el se­gun­do ter­cio se bus­ca­rá un des­ti­la­do di­fe­ren­te, qui­zás más cor­pó­reo, y un ca­fé

se­lec­cio­na­do se­gún su De­no­mi­na­ción de Ori­gen o pro­ce­den­cia. Y pa­ra el úl­ti­mo ter­cio, ese de la nos­tal­gia, la be­bi­da cam­bia se­gún la for­ta­le­za o te­rri­to­rio de sa­bor de la vi­to­la. Pa­ra ce­rrar se em­plea un agua, tam­bién ele­gi­da se­gún ori­gen, ca­rac­te­rís­ti­cas y du­re­za. No se de­be ol­vi­dar que el me­jor acom­pa­ñan­te del hu­mo es un buen va­so de agua fría.

Los bue­nos pu­ros son hoy el ape­ri­ti­vo en los gran­des ba­res o clu­bes de fu­ma­do­res del mun­do don­de las me­jo­res vi­to­las, sin du­das, son las “ve­det­tes” de la fies­ta. Ca­da uno de es­tos cons­ta de un wal­king humidor don­de el clien­te es­co­ge o guar­da sus Habanos. Aquí el fac­tor be­bi­da, agua y acom­pa­ñan­te es vi­tal, por­que sa­ber del mun­do de los maridajes es si­nó­ni­mo de buen gus­to y pla­cer.

Las constantes ca­tas com­pa­ra­ti­vas en­tre ta­ba­cos y vi­to­las de to­do el mun­do acor­tan las dis­tan­cias y pro­veen de co­no­ci­mien­to prác­ti­co y real. Una ca­ta de tres vi­to­las o más, de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias y for­ta­le­zas o si­mi­la­res, es un ejer­ci­cio muy be­ne­fi­cio pa­ra el clien­te y crea una atrac­ción ex­tra en fes­ti­va­les y ba­res se­lec­tos de fu­ma­do­res.

El golf es tam­bién una gran pa­sa­re­la de vi­to­las in­creí­bles. No se con­ci­be un buen match en­tre ami­gos si no hay mag­ní­fi­cos ta­ba­cos de por me­dio. Le su­ma­mos a es­to que las mu­je­res co­mien­zan a ver el fu­mar pu­ros co­mo un ac­to de gla­mour, de mo­do que lle­var uno en­tre sus be­llas ma­nos es un hi­to, tam­bién pa­ra la mo­da y el jet set. Es­to no ten­dría va­lor si no enun­ciá­ra­mos que ellos y ellas hoy lle­nan los cur­sos de Ci­gar Som­me­llier en mu­chas ca­pi­ta­les y si­tios tu­rís­ti­cos del mun­do.

Es­ta­ría­mos des­cri­bien­do mu­chas otras ac­ti­vi­da­des y pa­sa­tiem­pos, don­de hoy triun­fan los gran­des pu­ros de sta­tus Pre­mium, a pe­sar de los pe­sa­res. Sin du­das el Habano tie­ne un lu­gar ci­me­ro y cau­ti­va­dor, pues la hue­lla de una obra maes­tra siem­pre es im­pe­re­ce­de­ra.

Les pro­pon­go, en­ton­ces, se­guir acom­pa­ñan­do al Habano en sus mu­chas tra­yec­to­rias por el mun­do, con­fia­dos en que es el úni­co ta­ba­co que pue­de va­na­glo­riar­se de ser el men­sa­je de la tie­rra, en­ce­rra­do en una vi­to­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.