EL TA­BA­CO Y LA CREACIÓN ARTÍSTICA

Ci­gars and Ar­tis­tic Crea­tion

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: FRANK PADRÓN

Pa­ra al­gu­nos el Habano sim­bo­li­za un há­bi­to a no con­traer, o a de­jar si ya se ad­qui­rió. No obs­tan­te, el tu­bu­lar in­ha­la­dor que de­vuel­ve hu­mo y gran pla­cer a sus fu­ma­do­res si­gue sien­do pa­ra mu­chos to­do un ho­nor.

El fu­mar ta­ba­co fue una cos­tum­bre re­li­gio­sa, me­di­ci­nal y ce­re­mo­nial en la vi­da de cos­tum­bres tri­ba­les en la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na. Lle­va­do a Es­pa­ña por Cris­tó­bal Co­lón (1451-1506), su uso se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te a to­do el res­to de Eu­ro­pa.

Po­co tie­nen que ver, sin em­bar­go, los ac­tua­les ci­ga­rri­llos con los que fu­ma­ban los ame­ri­ca­nos ori­gi­na­rios an­tes de la lle­ga­da del Al­mi­ran­te. Al contenido de las ca­je­ti­llas con­tem­po­rá­neas le agre­ga­ron una enor­me can­ti­dad de adi­ti­vos con el pro­pó­si­to de mejorar su sa­bor.

Pe­ro lo del ta­ba­co es otra co­sa. Más saludable, me­nos da­ñino y acen­tua­dor de una per­so­na­li­dad irre­sis­ti­ble, se­gún sus de­fen­so­res.

Pa­ra al­gu­nos, fu­mar evi­ta la fa­ti­ga y el abu­rri­mien­to y me­jo­ra la coor­di­na­ción de di­ver­sas tareas ru­ti­na­rias, ade­más de au­men­tar la ac­ti­vi­dad en otras que im­pli­can agi­li­dad men­tal, pron­ti­tud en las reac­cio­nes,

vi­gi­lan­cia y con­cen­tra­ción. Tam­bién —se di­ce— cal­ma los ner­vios y re­la­ja los múscu­los du­ran­te pe­río­dos de es­trés.

La fal­ta de mo­ti­va­ción se­ría el prin­ci­pal pro­ble­ma que de­ven­dría aban­do­nar tal an­ces­tral práctica, ade­más de una ra­zón im­por­tan­te: la ame­na­za de cán­cer y otras en­fer­me­da­des pul­mo­na­res a los prac­ti­can­tes sis­te­má­ti­cos.

BOCANADAS LITERARIAS

Pa­ra los artistas en ge­ne­ral, y par­ti­cu­lar­men­te pa­ra los es­cri­to­res, el ta­ba­co pa­re­ce ser un com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble de la creación. La práctica de echar hu­mo partiendo de las primigenias ho­jas verdes elaboradas has­ta concentrarse en el fino tubito blan­co o el mo­reno ca­ba­lle­ro anillado, trasciende épocas, paí­ses, tendencias e ismos li­te­ra­rios: pa­re­ce ha­ber una co­ne­xión en­tre la fu­ma y la pra­xis de ge­ne­rar li­bros y otras obras de arte.

Ha­cien­do una rá­pi­da lis­ta en­tre fu­ma­do­res de ci­ga­rri­llos, ci­ga­rros y pi­pa, in­clu­yen­do en no po­cos ca­sos el se­ñor ta­ba­co, se pue­de men­cio­nar a Ci­ro Ale­gría, Max Aub, Paul Aus­ter, Pío Ba­ro­ja, Ja­mes M. Ba­rrie, Char­les Bau­de­lai­re, Si­mo­ne de Beau­voir, Juan Be­net, Ro­ber­to Bo­la­ño, Ber­tolt Brecht, Char­les Bu­kowsky, Al­bert Ca­mus, Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, Ray­mond Chand­ler, Gil­bert K. Ches­ter­ton, Art­hur Co­nan Doy­le, Jo­seph Con­rad, Ju­lio Cor­tá­zar, John Dos Pas­sos…

La nó­mi­na se agran­da con Ale­xan­dre Du­mas, Gus­ta­ve Flau­bert, Jean Ge­net, An­dré Gi­de, Ramón Gó­mez de la Ser­na, Má­xi­mo

Gor­ki, Jor­ge Gui­llén, Das­hiell Ham­mett, Pa­tri­cia Highs­mith, Henry Ja­mes, Ja­mes Joy­ce y Rud­yard Ki­pling.

No fal­tan cu­ba­nos, co­mo el uni­ver­sal Jo­sé Le­za­ma Li­ma (Vir­gi­lio Pi­ñe­ra era más bien de ci­ga­rros, aun­que abun­dan­tes, se­gún sus ami­gos) y si­gue la enu­me­ra­ción con Cla­ri­ce Lis­pec­tor, An­to­nio Ma­cha­do, Car­son McCu­llers, Juan Mar­sé, Henry Mi­ller, Juan Car­los Onet­ti, Jo­sé Or­te­ga y Gas­set, Geor­ge Or­well y Ce­sa­re Pa­ve­se.

Tam­bién Oc­ta­vio Paz, Be­ni­to Pérez Gal­dós, Fer­nan­do Pes­soa, Art­hur Rim­baud, An­drés Ri­ve­ra, Juan Rul­fo, Ber­trand Rus­sell, Pe­dro Sa­li­nas, Geor­ge Sand, Jean Paul Sar­tre, Geor­ges Si­me­non, Wi­lliam So­mer­set Maug­ham, Su­san Son­tag, Os­val­do So­riano, Ro­bert Louis Ste­ven­son, Ita­lo Sve­vo, John R.R. Tol­kien, Mark Twain, John Up­di­ke, Ju­lio Ver­ne, Bo­ris Vian, En­ri­que Vi­la Ma­tas, Walt Whit­man, Os­car Wil­de, Emi­le Zo­la...

Un es­cri­tor co­mo fue sin du­das Er­nes­to Che Gue­va­ra, aun sien­do as­má­ti­co y mé­di­co, nun­ca re­nun­ció al ta­ba­co, y sien­do amo­nes­ta­do por al­gu­nos cer­ca­nos se com­pro­me­tió a “so­lo fu­mar uno al día”. En­ton­ces, cuen­tan que apa­re­cía en reunio­nes con un Habano que me­día…ca­si un me­tro de lar­go.

De­bi­do a su ex­tre­ma po­bre­za, el pin­tor Vi­cent Van Gogh fu­ma­ba ta­ba­cos fuer­tes y ne­gros en las pi­pas que le re­ga­la­ban su her­mano Thèo y sus ami­gos, co­mo Paul Gau­guin, o los pu­ros que le ofre­cía al­gún campesino de Ar­les jun­to a los mé­di­cos y pa­cien­tes del sa­na­to­rio men­tal de Saint-Rémy, don­de es­tu­vo in­gre­sa­do una tem­po­ra­da. Un día an­tes de mo­rir pa­só la jor­na­da sen­ta­do en la ca­ma de su ca­sa en Au­vers fu­man­do en pi­pa jun­to a Thèo, mien­tras man­te­nían una tran­qui­la y agra­da­ble con­ver­sa­ción.

Mu­chos se han ex­pre­sa­do en torno al ta­ba­co, no so­lo con res­pe­to sino con ad­mi­ra­ción, ge­ne­ran­do páginas her­mo­sas. Y lla­ma la aten­ción la re­cu­rren­cia de Pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra.

El chi­leno Pablo Ne­ru­da, por ejem­plo, es­cri­bió: “Así me gus­ta­ría que­dar­me siem­pre, fren­te al fue­go, jun­to al mar, en­tre dos pe­rros, le­yen­do los li­bros que har­to tra­ba­jo me cos­tó re­unir, fu­man­do mis pi­pas”. Y en uno de sus poe­mas dia­lo­gó así con el ta­ba­co: “En un be­so, sa­brás to­do lo que he ca­lla­do/ “Pa­ra que na­da nos se­pa­re, que na­da nos una”.

Otro lau­rea­do con el fa­mo­so ga­lar­dón de la Aca­de­mia sue­ca, el nor­te­ame­ri­cano Wi­lliam Faulk­ner co­men­tó: “Mi propia experiencia me ha en­se­ña­do que los ins­tru­men­tos que ne­ce­si­to pa­ra mi oficio son pa­pel, ta­ba­co, co­mi­da y un po­co de whisky”.

Su co­le­ga y co­te­rrá­neo, Er­nest He­ming­way fu­ma­ba en pi­pas gran­des mien­tras el pa­dre del si­coa­ná­li­sis, Sig­mund Freud, aun pa­de­cien­do de cán­cer y sien­do ope­ra­do mu­chas ve­ces, ja­más aban­do­nó su afi­ción a los pu­ros. Es­cri­bió: “No he vuel­to a te­ner na­da tan cá­li­do en­tre los la­bios. Fu­mar es in­dis­pen­sa­ble si no se tie­ne a na­die a quien be­sar”.

El tam­bién No­bel, Tho­mas Mann, de Ale­ma­nia, de­fen­día ca­pa y es­pa­da el con­tro­ver­ti­do há­bi­to: “No com­pren­do que se pue­da vi­vir sin fu­mar. Sin du­da, es pri­var­se de lo me­jor de la vi­da y, en to­do ca­so, de un pla­cer sublime. Cuan­do me des­pier­to, me ale­gro de pen­sar que po­dré fu­mar du­ran­te el día, y cuan­do co­mo, ten­go el mis­mo pen­sa­mien­to”. Y re­ma­ta­ba: “Un día sin ta­ba­co se­ría pa­ra mí el col­mo del abu­rri­mien­to, se­ría un día ab­so­lu­ta­men­te va­cío y sin ali­cien­tes, y si por la ma­ña­na tu­vie­se que de­cir­me ‘hoy no po­dré fu­mar’, creo que no ten­dría va­lor pa­ra le­van­tar­me”.

Pe­ro na­die, que yo se­pa, den­tro del mun­do del arte y la li­te­ra­tu­ra fue tan ra­di­cal co­mo el dra­ma­tur­go fran­cés Mo­lié­re, quien lle­gó a afir­mar: “Di­gan lo que di­gan Aris­tó­te­les y to­da la fi­lo­so­fía, no hay na­da com­pa­ra­ble al ta­ba­co (...) Quien vi­ve sin ta­ba­co no me­re­ce vi­vir”.

En es­tos días don­de el Habano rei­na, y mu­chos, es­cri­ban o no, dan al ta­ba­co vo­lup­tuo­sas suc­cio­nes con­ti­nua­das por largas bocanadas de hu­mo, val­gan es­tos elo­gios y anéc­do­tas de con­sa­gra­dos in­te­lec­tua­les y artistas.

Vin­cent Van Gogh, au­to­rre­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.