CUBA EN UNA COCTELERA

Cuba in the Cock­tail Sha­ker

Excelencias Gourmet - - Sumario - FO­TOS: AR­CHI­VO EXCELENCIAS

To­da­vía a co­mien­zos del si­glo XX en Cuba, don­de no se co­no­cía o no era po­pu­lar la pa­la­bra “cóc­tel”, se ha­bla­ba de com­pues­tos, me­nea­dos o acham­pa­na­dos pa­ra alu­dir a las mez­clas de be­bi­das. La Gi­ne­bra com­pues­ta, que de­lei­ta­ra a nues­tros bi­sa­bue­los, era la li­ga de esa be­bi­da con azú­car, li­món y an­gos­tu­ra, en­fria­da con hie­lo, mien­tras que el Acham­pa­na­do no era más que ron, co­ñac o ver­mut mez­cla­do con agua de seltz y azú­car. El Tren, otro de los tra­gos pre­fe­ri­dos de an­ta­ño, se ela­bo­ra­ba con gi­ne­bra y agua de ce­ba­da y, si nos per­de­mos en la edad de los tiem­pos muy pa­sa­dos, te­ne­mos el ori­gen de la mez­cla co­no­ci­da por Cham­po­la, la Ensalada y cien mez­clas más que a dia­rio con­su­mía­mos en Cuba y que nos lle­nan de gra­tas emo­cio­nes en los ca­lo­res es­ti­va­les.

Tam­bién exis­tie­ron otras mez­clas ne­ta­men­te cu­ba­nas y sin in­fluen­cia ex­tran­je­ra de nin­gu­na cla­se, co­mo La Canchánchara, cóc­tel ori­gi­na­rio de Cuba. Se di­ce que fue in­ven­ta­da en la re­gión orien­tal de la Is­la por los mam­bi­ses du­ran­te el pe­rio­do de la gue­rra in­de­pen­den­tis­ta con­tra Es­pa­ña. Pa­ra pre­pa­rar­la mez­cla­ban 2 on­zas de aguar­dien­te con 2 cu­cha­ra­das de miel y cual­quier cí­tri­co que tu­vie­ran a mano. Se to­ma­ba ca­lien­te co­mo un tra­go nu­tri­ti­vo y to­ni­fi­can­te y ser­vía pa­ra so­por­tar el frío en la ma­ni­gua. Ade­más, les per­mi­tía ca­len­tar el pe­cho y pro­te­ger­se de di­ver­sas afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias.

Al ter­mi­nar la Gue­rra His­pa­noCu­bano-Nor­te­ame­ri­ca­na y co­mien­zo de la Pri­me­ra

In­ter­ven­ción Nor­te­ame­ri­ca­na

(1898), los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses llevaron a Cuba la Co­ca-Co­la, don­de la mez­cla­ron con ron. Co­mo re­cien­te­men­te Cuba ha­bía si­do “li­be­ra­da”, lla­ma­ron a es­ta be­bi­da Cuba Li­bre.

Fue­ron mu­chos los ba­res, ho­te­les, sa­lo­nes de fies­tas y ca­ba­rets que co­men­za­ron a sur­gir a par­tir del 1900 y que con­tri­bu­ye­ron al pau­la­tino desarrollo pro­fe­sio­nal de los can­ti­ne­ros en Cuba. Pe­ro no po­de­mos de­jar pa­sar por al­to que en la no­che del 17 de enero de 1920 se anun­cia­ba el ini­cio de una nue­va ley en los Es­ta­dos Unidos, que prohi­bía el con­su­mo, la ma­nu­fac­tu­ra y otras for­mas de ma­ni­pu­lar el al­cohol, a ex­cep­ción de los usos me­di­ci­na­les o el vino de mi­sa, a la que la his­to­ria iró­ni­ca­men­te de­no­mi­nó co­mo la “Ley Se­ca”.

Esa fe­cha mar­có un hi­to tras­cen­den­tal pa­ra la cul­tu­ra en nues­tro país. Sin lu­gar a du­das re­sul­tó el mo­men­to más im­por­tan­te de la creación, desarrollo y pro­li­fe­ra­ción de la coc­te­le­ría en Cuba. Pa­ra es­ta épo­ca lle­ga­ron a exis­tir, so­lo en La Ha­ba­na, unos 7000 ba­res, en­tre los que so­bre­sa­lían el Rial­to Ca­fé, El Nep­tuno, Dó­lar de Oro, Busy Bee, Do­no­van’s Jigs, Ca­fé Su­ze­rac, Geor­ge’s Win­ter Pa­la­ce y el New Or­leans Ca­fé, en­tre otros. Sin em­bar­go, el nú­me­ro uno era el Sloppy Joe’s, que fue cla­si­fi­ca­do, a su vez, el se­gun­do en Amé­ri­ca.

Mues­tra de es­to son los cócteles crea­dos por el Bar­man Fa­bio Del­ga­do Fuen­tes. Fue un verdadero artista que con su ima­gi­na­ción y sa­bi­du­ría creó 31 cócteles na­cio­na­les.

Aun­que los gus­tos va­rían, los 10 cócteles más po­pu­la­res des­de esa épo­ca son los si­guien­tes: Mary Pick­ford, Ha­va­na Spe­cial, Mo­ji­to, Is­la de Pi­nos, Pre­si­den­te, San­tia­go, Sao­co, Mu­la­ta, Ron Co­llins y Dai­qui­rí, que fi­gu­ran en­tre los diez gran­des del mun­do, jun­to al Old fas­hio­ned, el Whisky sour y el Man­hat­tan.

Va­le ci­tar tam­bién otras mez­clas de la épo­ca: Al­men­da­res, A Pie, Au­to, Ba­car­dí, Ca­ba­lli­to, Ca­sino, Cha­pa­rra, Co­lo­nial, Chocolate, El Mun­do, Lle­ran­di, Bow­man, Pan­chi­to, Cuba Li­bre, Ron Punch, Flo­ri­da Spe­cial, Fo­res­tier, Ha­ba­na Yacht Club, Ha­ba­na Spe­cial, Ideal, Jai­ma­ni­tas, Lar­go, Lo­bo de Mar, Mén­dez Vi­go, Ma­ra­ga­to, 1930, Pla­za, Pla­ya, Re­me­ro Spe­cial, Re­né Mo­ra­les, San­ta Mar­ta, Cu­ban Man­hat­tan, Mon­ji­ta, Mo­fu­co, Ha­va­na Ope­ra y Pa­rai­so, en­tre mu­chos otros.

Es­tos años die­ron un im­pul­so no­to­rio y po­si­ti­vo a nues­tra cul­tu­ra de com­bi­na­dos con ba­se al­cohó­li­ca y po­si­bi­li­tó que se ce­rra­ra más el círcu­lo en torno a la pre­pa­ra­ción y pro­fe­sio­na­li­dad de nues­tros can­ti­ne­ros. Fue­ron es­tos los que, a ma­ne­ra de tsu­na­mi, crea­ron con el tiem­po una im­pre­sio­nan­te can­ti­dad y va­rie­dad de nue­vas pre­pa­ra­cio­nes, que tu­vie­ron co­mo co­lo­fón el na­ci­mien­to del Club de Can­ti­ne­ros de la Re­pú­bli­ca de Cuba, en 1924.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.