HU­MO Y ESPIRITUALIDAD

Smo­ke and Spi­ri­tua­lity

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: CHEF IN­TER­NA­CIO­NAL JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ-ARENCIBIA FO­TOS: AR­CHI­VO EXCELENCIAS

El sen­ti­do del olfato es la vía pri­ma­ria de orien­ta­ción pa­ra los se­res hu­ma­nos. Los aromas de­ri­van una de las im­pre­sio­nes más im­pac­tan­tes y du­ra­de­ras en la memoria afec­ti­va, a la vez que son una su­til for­ma de es­ti­mu­la­ción sensorial. Es­tos efec­tos han si­do apro­ve­cha­dos, des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, pa­ra in­fluir en los es­ta­dos de la con­cien­cia. Di­chas ex­pe­rien­cias son su­ges­ti­va­men­te im­bri­ca­das pa­ra “cons­truir” im­pre­sio­nes sen­so­ria­les que pro­pi­cien de­ter­mi­na­da pre­dis­po­si­ción si­co­ló­gi­ca, re­cur­sos usual­men­te em­plea­dos en di­ver­sas prác­ti­cas re­li­gio­sas des­de la an­ti­güe­dad, te­nien­do co­mo an­te­ce­den­te los in­cien­sos y los acei­tes esen­cia­les.

EL TA­BA­CO EN­TRA EN ES­CE­NA

Sa­bi­do es que el ori­gen y la his­to­ria del ta­ba­co tie­nen lu­gar en el Nue­vo Mun­do, con an­te­rio­ri­dad al na­ci­mien­to de Cris­to. Se­gún in­di­cios an­tro­po­ló­gi­cos es­ta plan­ta se uti­li­za­ba co­mo par­te fun­da­men­tal de las ceremonias re­li­gio­sas, de paz, má­gi­cas y cu­ra­ti­vas. Se asu­me co­mo la más an­ti­gua re­pre­sen­ta­ción hu­ma­na en el ac­to de fu­mar un gra­ba­do en pie­dra de un sa­cer­do­te ame­rin­dio, pro­ba­ble an­te­ce­den­te de la re­nom­bra­da “pi­pa de la paz”, sím­bo­lo fre­cuen­te pa­ra pa­ten­ti­zar con­cor­dia, al igual que pa­ra es­ta­ble­cer la­zos es­pe­cia­les con las di­vi­ni­da­des. Por otra par­te, los az­te­cas con­ce­dían re­le­van­te sig­ni­fi­ca­ción al hu­mo, exis­tien­do en la len­gua náhuatl la raíz poc pa­ra for­mar vo­ca­blos re­la­cio­na­dos con la ex­ha­la­ción del hu­mo. Ocu­rre así con el le­gen­da­rio gue­rre­ro Po­po­ca –que pre­va­le­ce en Mé­xi­co co­mo apellido- y el to­pó­ni­mo Po­po­ca­té­petl, nom­bre del fa­mo­so vol­cán, al que se atri­bu­ye una her­mo­sa le­yen­da de amor.

EN LA RE­GLA DE OCHA O SANTERÍA LOS QUE FUMAN TA­BA­CO O ACHÉ SON LAS DEI­DA­DES GUERRERAS, PA­RA DAR FUER­ZA: ELEGGUÁ, OGGÚN, CHANGÓ Y OCHOSI

El ta­ba­co es­tu­vo muy vinculado a la cosmogonía y los cultos religiosos de los aborígenes indocubanos. Por las pro­pie­da­des sobrenaturales atribuidas a es­ta plan­ta, su hu­mo se ofrendaba a los dio­ses, enalteciéndolos y procurando pactar con ellos ahu­yen­tar lo ma­ligno. Tam­bién se en­cuen­tra el ta­ba­co in­te­gra­do a mu­chas cul­tu­ras del Ca­ri­be, con si­mi­la­res pro­pó­si­tos mí­ti­co-religiosos. En su li­bro El ri­tual de la coho­ba, Thel­via Ma­rín Me­de­ros, apun­ta: “Al arri­bar a la is­la de Cuba los pri­me­ros em­bar­ques de es­cla­vos afri­ca­nos, tras­por­ta­ban con­si­go las re­li­gio­nes, los mi­tos, ritos y creen­cias de las res­pec­ti­vas re­gio­nes de pro­ce­den­cia. En es­te nue­vo me­dio, co­no­cie­ron el ta­ba­co por con­tac­to con los aborígenes es­cla­vi­za­dos y, con­jun­ta­men­te, el com­ple­jo eso­té­ri­co-cul­tu­ral lla­ma­do ri­tual de la coho­ba, prac­ti­ca­do en la vi­da co­ti­dia­na por la ra­za au­tóc­to­na”.

Los dio­ses afri­ca­nos ori­gi­nal­men­te no fu­ma­ban. Sim­ple­men­te fue un ele­men­to agre­ga­do a ta­les prác­ti­cas re­li­gio­sas de ori­gen afro­cu­bano.

En la Re­gla de Ocha o Santería los que fuman ta­ba­co o aché son las dei­da­des guerreras, pa­ra dar fuer­za: Elegguá, Oggún, Changó y Ochosi, o sea, el guar­dián con­tra la co­sa ma­la, y los dio­ses del hie­rro, de la gue­rra, de la ca­za y pro­ble­mas con la jus­ti­cia, res­pec­ti­va­men­te. Pa­ra ha­cer ‘eb­bó’ con Oggún, hay que humear pa­ra lo­grar efec­ti­vi­dad. Un ri­tual co­ti­diano lo cons­ti­tu­ye la co­mu­ni­ca­ción que es­ta­ble­ce el cre­yen­te ini­cia­do con Elegguá, que en pri­mer lu­gar lo humea bien. Otras dei­da­des no guerreras con las que se uti­li­za ta­ba­co son Osaín y Ba­ba­lú-Ayé.

En la re­li­gión de Pa­lo Mon­te, Ma­yom­be o Re­gla Con­ga, su uso es tam­bién muy ex­ten­di­do. Pos­te­rior a un ri­tual pre­vio, en que se in­vo­can a las dei­da­des me­dian­te sus pro­pias fir­mas o gan­dó. So­bre di­ver­sos pun­tos de ca­da fir­ma, se de­po­si­tan pe­que­ñas can­ti­da­des de pól­vo­ra, se en­to­na un can­to sa­gra­do por el ofi­cian­te prin­ci­pal o ta­ta-gan­gá, quien rea­li­za un sahu­me­rio uti­li­zan­do un ta­ba­co, con cu­ya par­te en com­bus­tión son en­cen­di­dos los mon­ton­ci­tos de pól­vo­ra. Es­ta ac­ción la lle­va a ca­bo ex­pe­lien­do el hu­mo con fuer­za por la par­te in­can­des­cen­te que se in­tro­du­ce en la bo­ca y nun­ca fu­mán­do­lo o as­pi­rán­do­lo de la ma­ne­ra ha­bi­tual.

En la so­cie­dad Abakuá, el ta­ba­co o endaba, se­gún Fer­nan­do Or­tiz, cons­ti­tu­ye uno de los de­re­chos o cos­tas que se dedican y consagran a la po­ten­cia sobrenatural pa­ra los ritos de consagración y lue­go se em­plea co­mo sus­tan­cia que se aña­de a la co­mi­da pa­ra el con­vi­vio sa­cro. Las fir­mas de los prac­ti­can­tes di­bu­ja­dos den­tro del re­cin­to de ceremonias (cuar­to fam­bá) o fue­ra de es­te, tam­bién son cu­bier­tas con pól­vo­ra y en­cen­di­das con el fue­go del endaba.

Y en el es­pi­ri­tis­mo cru­za­do, re­sul­ta­do de la mez­cla de los cultos afri­ca­nos con el es­pi­ri­tis­mo kar­de­ciano, que se ins­tru­men­tó en las cul­tu­ras oc­ci­den­ta­les des­de el si­glo XIX, la fun­ción del ta­ba­co es­tá in­di­so­lu­ble­men­te re­la­cio­na­da con la con­vo­ca­to­ria y apa­ri­ción de los es­pí­ri­tus y el con­tac­to con el más allá, a la vez que, co­mo fun­ción lus­tral de lim­pie­zas, des­po­jos y sa­ra­ye­yeos, ade­más de dar­le fuer­za al tra­ba­jo que se reali­ce y dar de co­mer a la “pren­da”.

EN FIN, ¿POR QUÉ TA­BA­CO Y HU­MO?

Pues, co­mo par­ti­cu­lar mo­do de con­fa­bu­lar­se con lo na­tu­ral y ex­pre­sar sen­ti­res, na­da au­sen­tes de sim­bo­lis­mos. No se li­mi­ta a la me­ra ac­ción de pro­vo­car va­po­res con con­tro­ver­sia­les aromas. In­vo­lun­ta­ria­men­te, co­mu­ni­ca lo que pa­sa por la men­te y se al­ber­ga en el co­ra­zón. Es for­ma es­pe­cial de con­vo­car al sosiego y a un si­len­cio­so e ín­ti­mo –o acom­pa­ña­do- disfrute, fa­ci­li­tan­do la me­di­ta­ción. La ex­ha­la­ción del hu­mo li­be­ra du­das, di­lu­yén­do­las en la com­pla­cen­cia, en tan­to ad­quie­re las más im­pre­de­ci­bles y fu­ga­ces de las for­mas, en su obli­ga­da ru­ta ha­cia las al­tu­ras, sin pre­ten­der más aten­ción que la del espíritu de quien lo pro­vo­ca o a quie­nes se de­di­ca. Amén de fran­ca evo­ca­ción a la cu­ba­nía…

EN LA SO­CIE­DAD ABAKUÁ, EL TA­BA­CO O ENDABA CONS­TI­TU­YE UNO DE LOS DE­RE­CHOS O COS­TAS QUE SE DEDICAN Y CONSAGRAN A LA PO­TEN­CIA SOBRENATURAL PA­RA

LOS RITOS DE CONSAGRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.