LA NUEVA CA­RA DEL ENVASE DEL FU­TU­RO

The New Fa­ce of Food Con­tai­ners

Excelencias Gourmet - - Sumario - AR­CHI­VO EXCELENCIAS

a sus­ten­ta­bi­li­dad es una ten­den­cia glo­bal que na­ce de una exi­gen­cia de la so­cie­dad, de los con­su­mi­do­res, de cui­dar y pre­ser­var nues­tro pla­ne­ta. Y no es pa­ra me­nos si se tie­ne en cuen­ta que se ne­ce­si­tan en­tre 100 y 400 años pa­ra la de­gra­da­ción de las bol­sas y pe­lí­cu­las de plás­ti­co, om­ni­pre­sen­tes en la ci­vi­li­za­ción mo­der­na.

La in­dus­tria del envase y el em­ba­la­je re­pre­sen­ta un es­la­bón muy im­por­tan­te de la ca­de­na de su­mi­nis­tro y, por esa ra­zón, tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en es­ta to­ma de con­cien­cia. El re­to es­tá en desa­rro­llar nue­vos materiales con pro­pie­da­des me­jo­ra­das, más sos­te­ni­bles y eco­nó­mi­ca­men­te via­bles, que a su vez si­gan cum­plien­do con los re­que­ri­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar la fun­ción bá­si­ca del envase: con­te­ner, pro­te­ger y con­ser­var, in­for­mar y fa­ci­li­tar la dis­tri­bu­ción y con­su­mo del pro­duc­to.

En la ac­tua­li­dad existe un gran nú­me­ro de ti­pos de em­pa­ques. Sin em­bar­go, los con­su­mi­do­res a ve­ces no cuen­tan con la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra de­ci­dir­se por aque­llos que sean ami­ga­bles con el en­torno.

En la in­dus­tria de en­va­ses y em­ba­la­jes mu­chas son las con­si­de­ra­cio­nes a te­ner en cuen­ta pa­ra la op­ti­mi­za­ción de la pro­duc­ción con el me­nor im­pac­to me­dioam­bien­tal po­si­ble, sin per­der de vis­ta las de­man­das y ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res. Se tra­ta de vin­cu­lar lo eco­ló­gi­co, lo eco­nó­mi­co y lo so­cial; de fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to y com­pe­ti­ti­vi­dad de la em­pre­sa, man­te­nien­do la ca­li­dad, se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, co­mo­di­dad de con­su­mo y uso.

Pa­ra lo­grar un envase más sus­ten­ta­ble, de­ben te­ner­se en cuen­ta los si­guien­tes as­pec­tos:

Re­du­cir ma­te­ria pri­ma, tan­to del envase co­mo del em­ba­la­je.

Sim­pli­fi­car y uni­fi­car los materiales fa­ci­li­tan­do el re­ci­cla­je.

Adap­tar el di­se­ño a los re­que­ri­mien­tos de con­ser­va­ción del pro­duc­to y uso fi­nal, así co­mo a las con­di­cio­nes de ma­ni­pu­la­ción, al­ma­ce­na­mien­to y trans­por­ta­ción.

In­tro­du­cir nue­vos materiales, más bio­de­gra­da­bles o re­ci­cla­bles.

Se plan­tea co­mo una re­duc­ción del im­pac­to am­bien­tal a aque­llas ac­cio­nes des­ti­na­das a dis­mi­nuir los con­su­mos de agua, me­no­res o nu­las emi­sio­nes de C02, me­nor con­su­mo eléc­tri­co, ma­yor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, me­jor uso de los re­cur­sos o ma­te­rias pri­mas, pro­ce­sos más efi­cien­tes, des­de la dis­tri­bu­ción del pro­duc­to has­ta

su al­ma­ce­na­je, apro­ve­cha­mien­to del pro­duc­to, po­si­bi­li­dad de re­uti­li­za­ción, dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de re­si­duos, en­tre otras.

El mer­ca­do de la ali­men­ta­ción es el prin­ci­pal con­su­mi­dor de en­va­ses y em­ba­la­jes plás­ti­cos, a par­tir del cual se ge­ne­ra una gran can­ti­dad de re­si­duos, que mu­chas ve­ces no es ges­tio­na­do ade­cua­da­men­te. En es­te sen­ti­do, se plan­tean al­ter­na­ti­vas co­mo los en­va­ses re­ci­cla­bles o re­ci­cla­dos, bio­de­gra­da­bles o com­pos­ta­bles, re­uti­li­za­bles y eco­eti­que­ta­dos.

APUES­TA POR LA RE­UTI­LI­ZA­CIÓN

La pri­me­ra al­ter­na­ti­va es me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de reciclado de los en­va­ses plás­ti­cos, un re­to que en la ac­tua­li­dad se di­fi­cul­ta por­que es­tos tie­nen ca­da vez es­truc­tu­ras más com­ple­jas (pa­ra me­jo­rar sus pro­pie­da­des me­cá­ni­cas o au­men­tar la vi­da útil de los pro­duc­tos). Ello com­ple­ji­za la se­pa­ra­ción de materiales, su com­pa­ti­bi­li­dad y su pos­te­rior reciclado.

Otra al­ter­na­ti­va son los en­va­ses fa­bri­ca­dos a par­tir de ma­te­ria plás­ti­ca re­ci­cla­da. Su­po­nen una re­duc­ción del con­su­mo de ma­te­ria pri­ma vir­gen, lo que im­pli­ca una dis­mi­nu­ción del im­pac­to am­bien­tal en la ex­trac­ción de la mis­ma y en ge­ne­ral en el con­su­mo ener­gé­ti­co. Los en­va­ses re­uti­li­za­bles tam­bién son una po­si­bi­li­dad in­tere­san­te. Cuan­do el envase, tras di­fe­ren­tes usos presenta una de­fi­cien­cia, se con­vier­te en un re­si­duo.

MATERIALES BIO­DE­GRA­DA­BLES

Hoy los en­va­ses bio­de­gra­da­bles, o los de­no­mi­na­dos bio­pac­ka­ging, eco­pac­king, bio­plás­ti­cos… son una reali­dad. Se ca­rac­te­ri­zan por su ca­pa­ci­dad pa­ra ser de­gra­da­dos por la ac­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos en un tiem­po re­la­ti­va­men­te cor­to, dan­do lu­gar a dió­xi­do de car­bono, agua, sa­les mi­ne­ra­les y nueva bio­ma­sa. Es­tos pue­den ser trans­for­ma­dos me­dian­te las téc­ni­cas ac­tua­les de pro­ce­sa­do de materiales plás­ti­cos.

Pue­den ex­traer­se de la bio­ma­sa, co­mo la ce­lu­lo­sa o el al­mi­dón, o bien pue­den ser pro­du­ci­dos por mi­cror­ga­nis­mos co­mo los po­li­hi­dro­xial­ca­noa­tos (PHA). Los que ma­yor cuo­ta de mer­ca­do po­seen son aque­llos que pro­ce­den de mo­nó­me­ros na­tu­ra­les que se han po­li­me­ri­za­do sin­té­ti­ca­men­te co­mo el po­li (áci­do lác­ti­co) (PLA) o los al­mi­do­nes ter­mo­plás­ti­cos (TPS).

Los bio­plás­ti­cos pre­sen­tan, en­ton­ces, al­gu­nas ven­ta­jas sig­ni­fi­ca­ti­vas. Con ellos no so­lo se re­du­cen los materiales po­li­mé­ri­cos pro­ce­den­tes de fuen­tes no re­no­va­bles, co­mo el pe­tró­leo. Tam­bién fa­vo­re­cen la dis­mi­nu­ción de las emi­sio­nes de CO2 y pro­por­cio­nan una re­duc­ción de los ver­te­de­ros. Co­mo si no fue­se su­fi­cien­te, son va­lo­ri­za­dos co­mo fer­ti­li­zan­tes o com­post, y pa­ra pro­du­cir bio­gás me­dian­te la fer­men­ta­ción.

LA TÉC­NI­CA DEL “TATUADO” LÁ­SER

Una nueva for­ma de eti­que­ta­do de ali­men­tos con lá­ser se avi­zo­ra co­mo al­ter­na­ti­va re­vo­lu­cio­na­ria, ya que aho­rra­rá mi­llo­nes de en­va­ses de plás­ti­co o car­tón, con la con­si­guien­te re­duc­ción de la hue­lla de car­bono. Se tra­ta de una for­ma no­ve­do­sa de mar­car los pro­duc­tos y brin­dar to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria so­bre los mis­mos, sin ne­ce­si­dad de en­vol­to­rios de plás­ti­co, car­tón, o pe­ga­ti­nas. Co­mo es de su­po­ner, re­du­cién­do­se el nú­me­ro de em­ba­la­jes que hay que re­ci­clar o fa­bri­car, dis­mi­nu­ye la can­ti­dad de ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra su trans­for­ma­ción.

Se­gún los ex­per­tos, con es­ta tec­no­lo­gía no se da­ña el in­te­rior del ali­men­to ya que se apli­ca de for­ma muy su­per­fi­cial, a mo­do de ta­tua­je. Al pa­re­cer no afec­ta su sa­bor, ni su ca­du­ci­dad, ni sus pro­pie­da­des. Se pue­de leer la in­for­ma­ción del pro­duc­to sin ne­ce­si­dad de aña­dir sus­tan­cias adi­cio­na­les (co­mo ocu­rre con los pe­ga­men­tos de las eti­que­tas de ca­si to­dos los ali­men­tos fres­cos, co­mo fru­tas o ver­du­ras).

FOTOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.