SAN­TO DO­MIN­GO, CA­PI­TAL DE LA CUL­TU­RA GAS­TRO­NÓ­MI­CA DEL CA­RI­BE

CA­PI­TAL DE LA CUL­TU­RA GAS­TRO­NÓ­MI­CA DEL CA­RI­BE

Excelencias Gourmet - - Su­ma­rio - POR: DON RA­FAEL AN­SÓN OLIART, PRE­SI­DEN­TE DE LA REAL ACA­DE­MIA DE GAS­TRO­NO­MÍA DE ES­PA­ÑA FO­TOS: COR­TE­SÍA DE LA CHEF TI­TA Y AR­CHI­VOS EX­CE­LEN­CIAS

San­to Do­min­go, the Ca­pi­tal of the Ca­rib­bean Gas­tro­no­mic Cul­tu­re

El pa­sa­do 20 de fe­bre­ro, San­to Do­min­go (Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na) fue de­sig­na­da por la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na de Gas­tro­no­mía “Ca­pi­tal de la Cul­tu­ra Gas­tro­nó­mi­ca del Ca­ri­be”. Ho­nor me­re­ci­do, sin du­da, pa­ra la tie­rra don­de se pro­du­jo el pri­mer en­cuen­tro gas­tro­nó­mi­co de dos mun­dos, cuan­do

Cris­tó­bal Co­lón y su tri­pu­la­ción des­em­bar­ca­ron en 1492.

Des­de la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na va­lo­ra­mos es­pe­cial­men­te que la ciu­dad de San­to Do­min­go, uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos cu­li­na­rios de la re­gión ca­ri­be­ña, reúne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les, tu­rís­ti­cas y gas­tro­nó­mi­cas del pa­tri­mo­nio ca­ri­be­ño con to­da su sin­gu­la­ri­dad. La de­ci­sión fue ab­so­lu­ta­men­te uná­ni­me por par­te de los otros 12 paí­ses miem­bros de la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na y mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción, no so­lo pa­ra los gran­des co­ci­ne­ros lo­ca­les, sino tam­bién pa­ra los pro­duc­to­res, gran­des y pe­que­ños, que inun­dan con sus ma­te­rias pri­mas los co­lo­ris­tas mer­ca­dos do­mi­ni­ca­nos.

ES­TE DES­TINO CU­LI­NA­RIO REÚNE TO­DAS LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS HIS­TÓ­RI­CAS, CUL­TU­RA­LES, TU­RÍS­TI­CAS Y GAS­TRO­NÓ­MI­CAS DEL PA­TRI­MO­NIO CA­RI­BE­ÑO

EL CUAR­TO MER­CA­DO TU­RÍS­TI­CO DE AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Da­ni­lo Me­di­na, ha apo­ya­do con fuer­za es­ta de­sig­na­ción. Al fin y al ca­bo, ha­bla­mos del cuar­to mer­ca­do tu­rís­ti­co de Amé­ri­ca La­ti­na, al que lle­ga­ron en 2016 na­da me­nos que seis mi­llo­nes de vi­si­tan­tes. En­ri­que de Mar­che­na, se­cre­ta­rio de la Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na de Gas­tro­no­mía, que pre­si­de Luis Ros, se­ña­la­ba ha­ce po­co que “la Ca­pi­ta­li­dad es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el con­ti­nuo desa­rro­llo del tu­ris­mo do­mi­ni­cano y, en par­ti­cu­lar de la ciu­dad de San­to Do­min­go”, es­pe­cial­men­te de su atrac­ti­va zo­na co­lo­nial. To­dos los even­tos que se es­tán desa­rro­llan­do son fru­to de la

co­la­bo­ra­ción en­tre la Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na y la Fun­da­ción Sa­bo­res Do­mi­ni­ca­nos.

El coor­di­na­dor ge­ne­ral de es­ta úl­ti­ma,

Luis Ma­rino Ló­pez, ma­ni­fes­tó que “una de las gran­des ven­ta­jas –y a la vez pro­ble­ma de la gas­tro­no­mía do­mi­ni­ca­na– es la gran di­ver­si­dad de sa­bo­res y cul­tu­ras que la com­po­nen, lo que no ha per­mi­ti­do has­ta aho­ra di­se­ñar un per­fil de­fi­ni­do”. Y Luis Ros se­ña­ló, por su par­te, que uno de los ob­je­ti­vos de la Aca­de­mia Do­mi­ni­ca­na es “es­ta­ble­cer alian­zas con los di­fe­ren­tes sec­to­res pa­ra lo­grar una me­jor va­lo­ra­ción de los pla­tos icó­ni­cos que re­pre­sen­tan a la gas­tro­no­mía lo­cal”.

UN PA­TRI­MO­NIO GAS­TRO­NÓ­MI­CO EX­TRA­OR­DI­NA­RIO

Ha­bla­mos de un pa­tri­mo­nio gas­tro­nó­mi­co ex­tra­or­di­na­rio dis­tri­bui­do, en reali­dad, por to­do el país. San­to Do­min­go, la ca­pi­tal, es la tie­rra del mo­fon­go, un pla­to de plá­tano asa­do con que­so, chi­cha­rrón de cer­do, cal­do de po­llo y ajo. Ori­gi­na­ria de Mo­ca, es­ta re­ce­ta se ha per­fec­cio­na­do en los res­tau­ran­tes de la ca­pi­tal do­mi­ni­ca­na.

Más ha­cia el no­roes­te, en Mon­te­cris­ti, la re­ce­ta es­tre­lla es el es­to­fa­do de chi­vo o chi­vo li­nie­ro, a ve­ces pre­sen­ta­do co­mo el re­lleno pa­ra unas em­pa­na­das, ba­ña­do en Je­rez o cer­ve­za. Y en Pun­ta Ca­na, el gran des­tino tu­rís­ti­co del país, el pla­to de re­fe­ren­cia es la ban­de­ra, a ba­se de arroz blan­co, frí­jo­les y car­ne, acom­pa­ña­do con en­sa­la­da y tos­to­nes. Pe­ro los aman­tes del pes­ca­do pue­den op­tar por can­gre­jos, ca­la­ma­res o pul­po que los do­mi­ni­ca­nos pre­pa­ran con maes­tría, acom­pa­ña­das de co­co.

La Ca­pi­ta­li­dad tam­bién ser­vi­rá pa­ra reivin­di­car el san­co­cho do­mi­ni­cano, por cu­yo ori­gen se pe­lean las po­bla­cio­nes de Ja­ra­ba­coa y Cons­tan­za. Se tra­ta de una so­pa que in­clu­ye car­ne de res, cer­do, chi­vo, po­llo, de cos­ti­lla y ja­món, sa­zo­na­do to­do con pe­re­jil, oré­gano y ajo. Y otras re­ce­tas tra­di­cio­na­les del país son el pul­po al aji­llo de Puer­to Pla­ta y el lan­gos­tino con tos­to­nes de Ba­raho­na, las cua­les tam­bién se pue­den en­con­trar en los res­tau­ran­tes de San­to Do­min­go.

En la ter­ce­ra edi­ción del Fo­ro Gas­tro­nó­mi­co Do­mi­ni­cano (que tu­vo co­mo le­ma Co­ci­na Do­mi­ni­ca­na: for­ma­ción y trans­for­ma­ción) par­ti­ci­pó “nues­tra” Ma­ría Mar­te, ex­cep­cio­nal co­ci­ne­ra do­mi­ni­ca­na es­ta­ble­ci­da des­de ha­ce años en Ma­drid y don­de os­ten­ta dos so­les Rep­sol y dos es­tre­llas Mi­che­lin. Ha­ce un par de años, Ma­ría fue de­sig­na­da, ade­más, Pre­mio Na­cio­nal de Gas­tro­no­mía al Me­jor Je­fe de Co­ci­na. A la vuel­ta a su país, es­ta gran em­ba­ja­do­ra de la ca­li­dad de los fo­go­nes do­mi­ni­ca­nos fue re­ci­bi­da con un ex­tra­or­di­na­rio en­tu­sias­mo.

LA IM­POR­TAN­TE FUN­CIÓN DE LA ACA­DE­MIA IBE­ROA­ME­RI­CA­NA

Tras es­ta de­sig­na­ción, es­tá, en pri­mer lu­gar, la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na de Gas­tro­no­mía, que me hon­ro en pre­si­dir. Es una ini­cia­ti­va de la Fun­da­ción Do­ña Ma­ría de las Mer­ce­des, que fue cons­ti­tui­da por la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de An­da­lu­cía y tu­vo en su ori­gen el ob­je­ti­vo de re­for­zar la re­la­ción de An­da­lu­cía con la Co­mu­ni­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Na­cio­nes en as­pec­tos so­cia­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y de coope­ra­ción, ta­rea esen­cial en la que es­ta­mos to­dos com­pro­me­ti­dos.

En la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na es­tán re­pre­sen­ta­das al­gu­nas de las me­jo­res co­ci­nas del mun­do, con­cre­ta­men­te las de 13 paí­ses (Es­pa­ña, Por­tu­gal, Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Cu­ba, Pa­na­má, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos-Es­te) y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fo­men­tar “la in­ves­ti­ga­ción, di­vul­ga­ción y pro­tec­ción de las ac­ti­vi­da­des gas­tro­nó­mi­cas pro­pias de las dis­tin­tas re­gio­nes y pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos”, ade­más de “di­vul­gar sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, cui­dar de la pu­re­za de sus tra­di­cio­nes y apo­yar la mo­der­ni­za­ción de las téc­ni­cas y la con­si­de­ra­ción de las nue­vas pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­co-die­té­ti­cas”.

Des­de mi pun­to de vis­ta, las aca­de­mias gas­tro­nó­mi­cas son la me­jor for­ma de pro­mo­cio­nar los ali­men­tos y be­bi­das, de reivin­di­car­los co­mo atrac­ti­vo pa­ra el tu­ris­mo, la gran ri­que­za de to­dos nues­tros paí­ses en es­te si­glo XXI y el prin­ci­pal mo­ti­vo de es­pe­ran­za pa­ra el desa­rro­llo de eco­no­mías co­mo la do­mi­ni­ca­na, en es­te ca­so a tra­vés de la Ca­pi­ta­li­dad del Ca­ri­be.

Y las aca­de­mias pro­mue­ven otro com­po­nen­te fun­da­men­tal en la ali­men­ta­ción de nues­tro tiem­po, el sa­lu­da­ble des­de la pers­pec­ti­va nu­tri­cio­nal. Por­que, jun­to a la bús­que­da del pla­cer, co­me­mos bá­si­ca­men­te pa­ra pre­ser­var nues­tra sa­lud. Son los dos ejes de “la co­ci­na de la li­ber­tad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.