NYOTAIMORI…EL AR­TE DE CO­MER SO­BRE EL CUER­PO (I)

PER­FOR­MAN­CE, TEA­TRO, AR­TES PLÁS­TI­CAS, EROTISMO, DE­GUS­TA­CIÓN… UNA TEN­DEN­CIA, QUE SIN DUDAS, HA­BLA MUY BIEN DE LA CON­DI­CIÓN AR­TÍS­TI­CA DE LO CU­LI­NA­RIO

Excelencias Gourmet - - Sumario - FOTOS: ARCHIVO EXCELENCIAS

Nyotaimori… The Art of Ea­ting Over The Body (I)

Del le­gen­da­rio Ja­pón nos lle­ga un ac­to muy re­la­cio­na­do con la ins­ta­la­ción o el per­for­man­ce de las ar­tes plás­ti­cas —y has­ta con el tea­tro— don­de se fun­den am­bos sen­ti­dos del tér­mino “co­mer”. Nyotaimori (女体盛り) es, en el país orien­tal, la prác­ti­ca de in­ge­rir sus­hi, el ex­qui­si­to pla­to ni­pón, di­rec­ta­men­te so­bre un cuer­po fe­me­nino, mien­tras el nan­tai­mo­ri (男体盛り) es el equi­va­len­te en el ca­so del hom­bre.

Pre­via­men­te en­tre­na­da pa­ra per­ma­ne­cer en po­si­ción ho­ri­zon­tal du­ran­te ho­ras, la per­so­na de­be to­mar an­tes un ba­ño con ja­bón sin aro­ma y agua fría, lo cual no so­lo ga­ran­ti­za la hi­gie­ne sino que la tem­pe­ra­tu­ra del ali­men­to —co­mo se sa­be, so­bre lo frío o “del tiem­po”— coin­ci­da con la cor­po­ral, ade­más de ser de­pi­la­da. Co­mo quie­ra que en Ja­pón la ex­hi­bi­ción del ve­llo pú­bi­co tie­ne con­no­ta­cio­nes eró­ti­cas, aun­que des­de ya uno se pre­gun­ta: ¿y aca­so es­ta suer­te de per­for­man­ce “si­to­fí­li­co” (fe­ti­chis­mo se­xual en el cual se al­can­za el pla­cer se­xual en si­tua­cio­nes que in­vo­lu­cran el uso de co­mi­da), lo es me­nos?

A pe­sar de las crí­ti­cas por gru­pos mo­ra­lis­tas de cier­tas par­tes del mun­do (di­ga­mos, en Chi­na, don­de se ha prohi­bi­do) el nyotaimori y el nan­tai­mo­ri han ex­ten­di­do su ra­dio geo­grá­fi­co y tie­nen ca­bi­da en va­rias ciu­da­des eu­ro­peas, es­ta­dou­ni­den­ses e in­clu­so la­ti­noa­me­ri­ca­nas (co­mo Bue­nos Ai­res). Pu­die­ra afir­mar­se que han si­do adop­ta­dos por el oc­ci­den­te, don­de hoy por hoy pue­den en­con­trar­se más que en el pro­pio Ja­pón.

Es­to pue­de ex­pli­car­se en el he­cho de que el Ja­pón mo­derno no tie­ne la mis­ma re­la­ción con la des­nu­dez y el erotismo –so­bre to­do fe­me­nino– que el an­ti­guo, don­de era al­go mu­cho más na­tu­ral y asi­mi­la­do. Ahí es­tán –co­men­ta un es­tu­dio­so del te­ma– “las cam­pe­si­nas en ca­si per­ma­nen­te to­pless o en fes­ti­vi­da­des sin­toís­tas don­de la des­nu­dez jue­ga un papel im­por­tan­te (co­mo el Ha­da­ka Mat­su­ri o “fes­ti­val des­nu­do”).

Sin em­bar­go, en tiem­pos re­cien­tes la vi­sión de un cuer­po li­bre de ro­pas, es­pe­cial­men­te de mu­jer, se ha con­ver­ti­do en un fuer­te ta­bú que se re­fle­ja tan­to en la ab­sur­da pi­xe­la­ción de los ge­ni­ta­les (in­clu­so en pe­lí­cu­las por­no­grá­fi­cas) co­mo en la au­to­má­ti­ca y pa­ca­ta clan­des­ti­ni­dad de ca­si cual­quier prác­ti­ca que in­clu­ya des­nu­dez.

Con­si­de­ra­do una va­rian­te de fe­ti­chis­mo, la prác­ti­ca re­mi­te a una con­cep­ción que fu­sio­na de ma­ne­ra sen­ci­lla, di­rec­ta y vi­sual, la con­cep­ción del cuer­po en su dua­li­dad eró­ti­co– gas­tro­nó­mi­ca: el ob­je­to de ca­ri­cias, sen­sa­cio­nes y de­lei­te se­xual; el de­po­si­ta­rio po­ten­cial –en el ca­so de la mu­jer– de una nue­va vi­da des­pués de la ac­ción an­te­rior; el sím­bo­lo del ape­ti­to, que me­to­ní­mi­ca­men­te se tras­la­da al cam­po de la se­xua­li­dad, es tam­bién, me­dian­te ese ac­to: me­sa, pla­to, re­ci­pien­te don­de se co­lo­ca una co­mi­da pa­ra ser in­ge­ri­da.

Sin em­bar­go, el re­cep­tácu­lo —el cuer­po— dis­ta mu­cho aquí de os­ten­tar la pa­si­vi­dad que tie­ne en la co­mi­da tra­di­cio­nal. En cier­to sen­ti­do, es un es­tá­ti­co pe­ro a la vez su­til “ten­ta­dor”, co­mo re­fren­dan al­gu­nos co­men­sa­les, por ejem­plo, de res­tau­ran­tes españoles que ofer­tan ta­les ser­vi­cios aun­que con cier­tas va­rian­tes que in­cor­po­ran no so­lo ali­men­tos lo­ca­les y fo­rá­neos (ca­li­for­nia ma­kis, tep­pa­ma­ki de atún, ni­gi­ri­zus­hi va­ria­dos…), sino que mo­di­fi­can cier­tos ele­men­tos es­truc­tu­ra­les (di­ga­mos, el co­lo­car ho­jas de plá­tano so­bre el cuer­po, pa­ra evi­tar la que­ma­du­ra de pla­tos ca­lien­tes, otro apor­te a la “re­ce­ta ori­gi­nal”).

Per­for­man­ce, tea­tro, ar­tes plás­ti­cas, erotismo, de­gus­ta­ción…la co­mi­da en su do­ble fun­ción prác­ti­ca y es­té­ti­ca se fun­den en es­ta prác­ti­ca que sin dudas, ha­bla muy bien de la con­di­ción ar­tís­ti­ca de lo cu­li­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.