EL SA­BRO­SO “BO­LLO PRIE­TO” CU­BANO

LA SAL­VA­GUAR­DA DE LO MÁS GE­NUINO DE LAS TRADICIONES CU­LI­NA­RIAS NOS REGALA LA PO­SI­BI­LI­DAD DE DIS­FRU­TAR SA­BO­RES DEL PA­SA­DO, A LA VEZ QUE LE OTOR­GA A NUES­TRA CO­CI­NA UN ELE­MEN­TO DE ORI­GI­NA­LI­DAD Y DIFERENCIACIÓN TAN NE­CE­SA­RIAS EN LA OFER­TA TU­RÍS­TI­CA

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: MSC. DO­MIN­GO CUZA PE­DRE­RA FOTOS: FERVAL, CON ELA­BO­RA­CIÓN DEL CHEF ENOCH TAMAYO

The Tasty Cu­ban “Dark Bun”

La re­gión de Ba­ya­mo ha si­do muy crea­ti­va a la ho­ra de nom­brar sus pla­tos y se pue­de en­con­trar des­de una “man­dan­ga”, has­ta un “negro es­tro­peao” o un “ro­mán­ti­co sus­pi­ro”. Pe­ro en­tre to­dos es­tos pla­tos hay uno que des­pier­ta mu­cho la cu­rio­si­dad por su nom­bre pi­ca­res­co. Se­gu­ra­men­te us­ted se sor­pren­de­rá si una mo­re­na se le acer­ca a pre­gun­tar­le si de­sea pro­bar un “bo­llo prie­to”, pe­ro no se alar­me y ac­ce­da com­pla­cien­te que na­da de mor­bo­so hay en la pro­pues­ta. Ella se re­fie­re a uno de los pos­tres ba­ya­me­ses, cé­le­bre no so­lo por su nom­bre sino por su lon­ge­vi­dad y sa­bor.

La ve­tus­tez del bo­llo prie­to es de­mos­tra­da, ya en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, exac­ta­men­te el 19 de ju­lio de 1857 en el Eco de Man­za­ni­llo, cuan­do Jo­sé del Ti­ra­dor lo man­da a pe­dir a Ba­ya­mo, jun­to con otros dul­ces tra­di­cio­na­les co­mo el aho­ga­ga­to y la ci­rue­la bo­rra­cha. Pe­ro fue du­ran­te nues­tras pri­me­ras gue­rras de in­de­pen­den­cia que es­te pos­tre ad­quie­re ver­da­de­ra re­le­van­cia. Se di­ce que es­te ali­men­to era fre­cuen­te en la die­ta mam­bi­sa por su fá­cil ela­bo­ra­ción, el al­to va­lor ca­ló­ri­co y por no exi­gir con­di­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra su con­ser­va­ción, ele­men­to im­pres­cin­di­ble en las di­fí­ci­les con­di­cio­nes de la ma­ni­gua in­su­rrec­ta. Un maes­tro de la co­ci­na, Án­gel Sán­chez

Pe­len­que, quien vi­ve en el po­bla­do mon­ta­ño­so de Gui­sa, apa­sio­na­do in­ves­ti­ga­dor de la co­ci­na ru­ral, ha si­do por mu­cho tiem­po su prin­ci­pal pro­mo­tor y quien gus­to­so nos ofre­ce su re­ce­ta:

El bo­llo prie­to es una mez­cla de pi­nol y miel. Se le pue­de agre­gar tam­bién ma­ní y ajon­jo­lí si se de­sea. Lue­go se le da for­ma es­fé­ri­ca y… lis­to pa­ra sa­bo­rear­lo.

Hoy el bo­llo prie­to se pue­de de­gus­tar en el Me­són la Cu­chi­pa­pa de la ciu­dad de Ba­ya­mo. El pos­tre se ofer­ta de for­ma es­ti­li­za­da, en­ci­ma de un ca­sa­be pe­que­ño, ba­ña­do con miel pi­men­ta­da y or­na­men­ta­do con el de­li­cio­so fan­gui­to (le­che con­den­sa­da her­vi­da).

La sal­va­guar­da de lo más ge­nuino de las tradiciones cu­li­na­rias nos regala la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar sa­bo­res del pa­sa­do, a la vez que le otor­ga a nues­tra co­ci­na un ele­men­to de ori­gi­na­li­dad y diferenciación tan ne­ce­sa­rias en la ofer­ta tu­rís­ti­ca. A to­do ello ha­bría que agre­gar­le el in­cre­men­to del or­gu­llo por lo pro­pio.

Nin­gún re­ga­lo es más agra­de­ci­do que el de­vol­ver al pa­la­dar aque­llos pri­me­ros sa­bo­res que des­cu­bri­mos en la me­sa de los abue­los o vi­vir una nue­va ex­pe­rien­cia gus­ta­ti­va a par­tir de pla­tos re­gio­na­les. El res­pe­to al le­ga­do de nues­tros ma­yo­res es esen­cial pa­ra lo­grar que la his­to­ria cu­li­na­ria cu­ba­na no so­lo se pre­ser­ve, sino que tam­bién se dis­fru­te.

En­ton­ces ya sa­be, cuan­do lle­gue a Ba­ya­mo y una bella mu­la­ta le pre­gun­te que si gus­ta del bo­llo prie­to, no se alar­me y co­rra a pro­bar­lo por­que en su sa­bor se en­cuen­tra la esen­cia de más de 200 años de tra­di­ción cu­li­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.