¡UN DAIQUIRÍ A LA SA­LUD DEL FLORIDITA!

CON 200 AÑOS DE AN­TI­GÜE­DAD, EL FLORIDITA ES­TÁ CON­SI­DE­RA­DO EL LO­CAL GAS­TRO­NÓ­MI­CO MÁS AN­TI­GUO DE CU­BA Y PO­SI­BLE­MEN­TE DE AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: PA­TRI­CIA CÁ­CE­RES FOTOS: FERVAL, AR­CHI­VOS EXCELENCIAS Y CORTESÍA DEL FLORIDITA

A Toast to El Floridita with a Dai­qui­ri!

Jus­to a las 12 del día bu­lle la es­qui­na de Obis­po y Mon­se­rra­te, en la cén­tri­ca Ha­ba­na Vie­ja. Tras las pa­re­des del Floridita los can­ti­ne­ros ul­ti­man de­ta­lles: uni­for­mes lis­tos, co­pas en su si­tio, li­món, azú­car, hie­lo tri­tu­ra­do, ron y Ma­rras­quino. De las pa­re­des ha­cia afuera, un ejér­ci­to de tu­ris­tas aguar­da por el gran mo­men­to: co­no­cer la Cu­na del Daiquirí, ese mí­ti­co lu­gar que enamo­ró, co­mo nin­gún otro, al “Pa­pa” He­ming­way.

Se abre el por­tón y la fun­ción em­pie­za. En po­cos se­gun­dos los se­dien­tos vi­si­tan­tes ocu­pan la ba­rra, las me­sas, y to­do si­tio don­de que­pa un al­ma. Co­mien­za la mú­si­ca, se en­cien­den las ba­ti­do­ras, y el daiquirí co­bra vi­da. UN AL­TO PA­RA EL CONS­TAN­TE

No exis­ten re­gis­tros de la fe­cha exac­ta en la que abrió sus puer­tas por pri­me­ra vez, en el año 1817. Qui­zás por­que na­die ima­gi­nó que es­te lu­gar, que na­ció sien­do un sim­ple bo­de­gón lla­ma­do La Pi­ña de Pla­ta, lle­ga­ría a con­ver­tir­se en una leyenda de la coctelería uni­ver­sal.

Fue ca­si un si­glo des­pués de su aper­tu­ra, tras la ins­tau­ra­ción de la Re­pú­bli­ca en 1902, que cam­bia­ría su nom­bre a “La Flo­ri­da”. Y por al­gu­na ra­zón años más tar­de los pro­pios clien­tes co­men­za­ron a lla­mar al asis­ti­do bar “Floridita”, nom­bre que aún con­ser­va en la mí­ti­ca.

El ca­li­fi­ca­ti­vo de “Ca­te­dral de la Coctelería” le lle­ga­ría a es­te bar a par­tir de 1914, cuan­do se in­cor­po­ró a tra­ba­jar en la ba­rra un in­mi­gran­te can­ti­ne­ro es­pa­ñol, Cons­tan­tino Ri­ba­lai­gua Vert, nom­bra­do “El Cons­tan­te”. En 1918, pa­sa a ser pro­pie­ta­rio del lu­gar jun­to a dos em­plea­dos más. Pa­ra en­ton­ces, ya era un re­co­no­ci­do maes­tro en el ar­te de la coctelería que do­mi­na­ba a la per­fec­ción los se­cre­tos de las be­bi­das y sus mezclas.

A Cons­tan­te, con­si­de­ra­do co­mo el pa­dre de los can­ti­ne­ros de Cu­ba, se de­be la crea­ción del Daiquirí Floridita. A di­fe­ren­cia del ori­gi­nal, na­ci­do en las Mi­nas de Daiquirí de San­tia­go de Cu­ba, el Floridita se frap­pea en ba­ti­do­ra y se le agre­ga ma­rras­quino, lo cual le apor­ta un to­que es­pe­cial.

“El me­jor daiquirí se ha­ce aquí, eso lo pue­do ga­ran­ti­zar. Yo los he to­ma­do en otros lu­ga­res de Cu­ba y del mun­do y no es igual. Nues­tra re­ce­ta tie­ne un com­po­nen­te

La be­bi­da no po­día ser me­jor, ni si­quie­ra pa­re­ci­da, en nin­gu­na otra par­te del mun­do… Hud­son estaba be­bien­do otro daiquirí he­la­do y al le­van­tar­lo, pe­sa­do y con la copa bor­dea­da de es­car­cha, mi­ró la par­te cla­ra de­ba­jo de la ci­ma frap­pé y le re­cor­dó el mar. “Is­las en el Gol­fo” E. He­ming­way

de tra­di­ción que he­mos sa­bi­do trans­mi­tir por ge­ne­ra­cio­nes”, afir­ma Ariel Blan­co Ro­dri­go, ac­tual Di­rec­tor del Floridita, per­te­ne­cien­te hoy a la Em­pre­sa Ex­traho­te­le­ra Pal­ma­res de Cu­ba.

EL DES­PA­CHO DE HE­MING­WAY

A fi­na­les de los años 20, cuan­do es­cri­bía el bo­rra­dor de “Por quién do­blan las cam­pa­nas”, lle­ga­ría por pri­me­ra vez a es­te si­tio el cé­le­bre es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano y Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Er­nest He­ming­way.

“Las per­so­nas pien­san que el es­cri­tor era un clien­te asi­duo, pe­ro en reali­dad pue­de de­cir­se que él vi­vía en el Floridita”, re­la­ta el di­rec­ti­vo.

Se di­ce que no de­jó de vi­si­tar­lo nin­guno de los días que es­tu­vo en Cu­ba. Con­vir­tió en su des­pa­cho una de las es­qui­nas de la ba­rra, don­de le da­ba for­ma a al­gu­na de sus his­to­rias y don­de re­ci­bía a ac­to­res re­co­no­ci­dos y per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

“Co­mo He­ming­way era dia­bé­ti­co, Cons­tan­te creó un daiquirí es­pe­cial pa­ra él, el fa­mo­so Pa­pa Do­ble, he­cho con to­ron­ja y sin azú­car. Fue lla­ma­do así por el apo­do del es­cri­tor y por­que lle­va el do­ble de can­ti­dad de los in­gre­dien­tes”, ex­pli­ca.

La em­ble­má­ti­ca es­cul­tu­ra de bron­ce de He­ming­way, que re­po­sa en el que fue­ra el asien­to ha­bi­tual, se in­cor­po­ró en el año 2003. La obra, del ar­tis­ta Jo­sé Vi­lla So­be­rón, se creó a par­tir de re­tra­tos y fo­to­gra­fías del es­cri­tor. Hoy día los ca­ma­re­ros del es­ta­ble­ci­mien­to to­da­vía le sir­ven su copa.

LO­CAL GAS­TRO­NÓ­MI­CO MÁS AN­TI­GUO DE CU­BA

El Floridita es­tá con­si­de­ra­do el lo­cal gas­tro­nó­mi­co más an­ti­guo de Cu­ba y po­si­ble­men­te de Amé­ri­ca La­ti­na, que con­ser­va el di­se­ño y par­te del mo­bi­lia­rio ori­gi­nal de ini­cios del si­glo XX.

La for­ma del bar-res­tau­ran­te res­pon­de a la for­ma de la bahía de La Ha­ba­na, con una en­tra­da es­tre­cha que se en­san­cha en la me­di­da en que el clien­te se aden­tra ha­cia su in­te­rior. Las pa­re­des del res­tau­ran­te, de­co­ra­do con mu­ra­les, si­mu­lan es­tar ro­dea­do por as­ti­lle­ros de la épo­ca, con una vis­ta de la igle­sia de Re­gla.

En 1953 la Re­vis­ta “Es­qui­re” re­co­no­ce­ría es­te lu­gar co­mo uno de los 7 ba­res más fa­mo­sos del mun­do y en 1992 se le con­ce­de el Pre­mio Best of the Best Fi­ve Star Dia­mond Award de la Aca­de­mia Nor­te­ame­ri­ca­na de Cien­cias Gas­tro­nó­mi­cas co­mo el Rey del Daiquirí y Res­tau­ran­te es­pe­cia­li­za­do en pes­ca­dos y ma­ris­cos más re­pre­sen­ta­ti­vo.

Fue tam­bién en es­te lu­gar que en el año 2012 se ela­bo­ró el pri­mer daiquirí gi­gan­te, com­pues­to por 275 li­tros.

“Aquí se han rea­li­za­do tam­bién VIII edi­cio­nes del Rey del Daiquirí, com­pe­ten­cia de coctelería en la que par­ti­ci­pan can­ti­ne­ros de to­das par­tes de Cu­ba y del mun­do. Es­te año, por el 200 aniver­sa­rio, va­mos a or­ga­ni­zar el Rey de Reyes, en el mes de oc­tu­bre, don­de van a com­pe­tir los ga­na­do­res de las edi­cio­nes an­te­rio­res”, anun­ció Ariel Blan­co.

He­ming­way en el que fue­ra su asien­to ha­bi­tual en el Bar-Res­tau­ran­te Floridita. Los can­ti­ne­ros le siguen sir­vien­do su copa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.