Án­gel Sán­chez Pe­len­que es un apa­sio­na­do de­fen­sor de ese le­ga­do. No so­lo de­fien­de la tra­di­ción en la co­ci­na, tam­bién lo ha­ce des­de la poe­sía. Y si no lo creen, les re­ga­la­mos la dé­ci­ma que le sa­ca­ra al fa­mo­so bo­llo prie­to:

Excelencias Gourmet - - Del Jolongo -

Cuen­ta la his­to­ria que en Gui­sa el chef Án­gel res­ca­tó un dul­ce que se fun­dó cuan­do la eta­pa mam­bi­sa. Pu­so su aro­ma en la bri­sa y hoy nom­bre se re­vi­ve y tan­ta de­man­da ex­hi­be en to­do el que lo ha pro­ba­do que su sa­bor se ha re­ga­do

por la zo­na del Ca­ri­be. El chef ha­ce que se asom­bre to­do el que su dul­ce prue­ba es tan es­pe­cial que lle­va lo co­di­cia­do en el nom­bre. En la co­ci­na del hom­bre

ela­bo­rar­lo es un re­to y por su nom­bre in­dis­cre­to to­do el que lo es­cu­cha an­sía en pro­bar las ca­lo­rías del fa­mo­so bo­llo prie­to.

Es­te bo­llo que re­ba­sa la de­man­da de hoy en día

sue­le dar­nos ener­gía por ser ex­qui­si­to en gra­sa. Es ade­cua­da su ma­sa, y su sa­bor es com­ple­to y a de­cir­les me so­me­to pa­ra un me­jor de­sa­rro­llo si se va a co­mer un bo­llo tra­te de que sea prie­to.

Es­te bo­llo a di­fe­ren­cia de otros bo­llos co­mes­ti­bles crea un há­bi­to in­creí­ble. Don­de lle­gue su pre­sen­cia con ma­yor in­te­li­gen­cia

ela­bo­rar­lo es un re­to y pa­ra que es­té com­ple­to su pos­tre y su me­di­ci­na tra­te de que en su co­ci­na nun­ca fal­te el bo­llo prie­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.