EL VINO ES­PA­ÑOL Y SU PRI­MA­CÍA HIS­TÓ­RI­CA EN CU­BA (I)

Spa­nish Wi­ne and its His­to­ric Su­pre­macy in Cu­ba (I)

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR SOMMELIER RE­NÉ GARCÍA VAL­DÉS F0T0 AR­CHI­VO EXCELENCIAS

El vino es­pa­ñol ha si­do du­ran­te si­glos el de ma­yor pre­sen­cia en Cu­ba. No hay otra be­bi­da de es­te ti­po que ha­ya im­pac­ta­do más en el mer­ca­do cu­bano. Las ra­zo­nes de su per­ma­nen­cia son mu­chas, pri­me­ro que to­do cul­tu­ral. Li­ga­do a lo an­te­rior, es­tá de­mos­tra­do que no hay vino con otra na­cio­na­li­dad que ma­ri­de me­jor con la co­mi­da cu­ba­na. De­fi­ni­ti­va­men­te la in­fluen­cia es­pa­ño­la en nues­tra co­ci­na ha­ce que los pla­tos cu­ba­nos se­pan me­jor acom­pa­ña­dos con blan­cos de Ga­li­cia, Ca­ta­lun­ya, o tin­tos de Rio­ja, Cas­ti­lla-León, Na­va­rra, por so­lo ci­tar unas po­cas regiones. Sal­sas y guar­ni­cio­nes usua­les en nues­tras cos­tum­bres ar­mo­ni­zan per­fec­ta­men­te con los aro­mas y sa­bo­res de los vi­nos es­pa­ño­les.

Es, en­ton­ces, na­tu­ral que las Car­tas de Vino de las ins­ta­la­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas pri­vi­le­gien es­tos vi­nos. Mar­cas de la ma­yo­ría de las de­no­mi­na­cio­nes de orí­ge­nes de Es­pa­ña apa­re­cen bien re­pre­sen­ta­das ya que, por suer­te, el ca­tá­lo­go co­mer­cial de vi­nos en Cu­ba po­see un in­ven­ta­rio bien am­plio.

Es que Cu­ba des­de 1492 los co­no­ció. El mis­mo Cris­tó­bal Co­lón fue el que in­tro­du­jo el vino es­pa­ñol en Cu­ba. Es­ta be­bi­da for­ma­ba par­te de los avi­tua­lla­mien­tos en los via­jes de con­quis­tas de nue­vos te­rri­to­rios. Era par­te de la die­ta del es­pa­ñol co­mún de la épo­ca, ade­más de con­si­de­rar­se me­di­ci­na así co­mo par­te esen­cial de la li­tur­gia cris­tia­na.

El vino pro­ce­día del Mar­co de Je­rez, el más uni­ver­sal y fa­mo­so de to­dos en la épo­ca. Eran los je­re­ces los que se en­con­tra­ban con más ca­pa­ci­dad pa­ra abas­te­cer los na­víos en puer­tos an­da­lu­ces. La in­fra­es­truc­tu­ra de la épo­ca los be­ne­fi­cia­ba. Bo­tas je­re­za­nas de 500 L de ca­pa­ci­dad ca­da una, ve­nían dis­pues­tas en las na­ves pa­ra acom­pa­ñar a los na­ve­gan­tes en sus aven­tu­ras.

Con la do­mi­na­ción es­pa­ño­la, Car­los V dis­po­ne en 1542 que los vi­nos es­pa­ño­les se pue­dan en­viar a las In­dias. Las con­sig­na­cio­nes se re­par­ten entre las is­las de La Es­pa­ño­la, Puer­to Ri­co y Cu­ba, pe­ro a par­tir de 1569 es Cu­ba quien aca­pa­ra la aten­ción.

Es cu­rio­so que la ma­yor par­te del trá­fi­co co­mer­cial de exportación de vi­nos lo man­ten­ga en esa épo­ca Gran Ca­na­ria con Cu­ba, fun­da­men­tal­men­te con La Ha­ba­na. Gran Ca­na­ria con­si­de­ra­ba a Cu­ba co­mo un mer­ca­do más ren­ta­ble y me­jor clien­te, ca­paz de ab­sor­ber entre 5 000 y 6 000 pi­pas anua­les. De he­cho, La Ha­ba­na era la prin­ci­pal re­cep­to­ra de vi­nos gran­ca­na­rios en to­da el área del Ca­ri­be.

No es ra­ro en­ten­der que la his­to­ria re­co­ja que los pri­me­ros lu­ga­res que se es­ta­ble­cie­ron en la Is­la pa­ra ex­pen­der be­bi­das al­cohó­li­cas sir­vie­ron vino pro­ce­den­te so­lo de Es­pa­ña, y más tar­de tam­bién aguar­dien­te. Se de­no­mi­na­ban bo­ti­lle­rías. Igual su­ce­dió en las can­ti­nas ins­ta­la­das en las cer­ca­nías de los cuar­te­les du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia.

Cu­ba fue el pri­mer país que re­ci­bió al ex­ce­len­te vino rio­jano. Ar­chi­vos de La Rio­ja y me­mo­rias del fun­da­dor de Bo­de­gas Mar­qués de Mu­rrie­ta cuen­tan que es en 1852 que es­ta acre­di­ta­da ca­sa rea­li­za la pri­me­ra exportación de vino rio­jano al ex­te­rior. Mé­xi­co y Cu­ba son los des­ti­nos de­sig­na­dos. La na­ve con 100 ba­rri­cas de ro­ble lle­ga fe­liz­men­te a puer­to ha­ba­ne­ro. Des­afor­tu­na­da­men­te el bu­que que trans­por­ta­ba la par­ti­da pa­ra Mé­xi­co nun­ca lle­gó a puer­to.

Es­tá re­gis­tra­do que Vi­ña Ton­do­nia, bo­de­ga rio­ja­na de Ha­ro, en­via­ba ya a fi­na­les de si­glo una gran can­ti­dad de vi­nos a la co­lo­nia y la ma­ri­na.

Es­tos da­tos ais­la­dos en tiem­po pe­ro ins­truc­ti­vos, evi­den­cian la re­la­ción his­tó­ri­ca de Cu­ba y los vi­nos es­pa­ño­les des­de 1492 has­ta fi­na­les del si­glo XIX.

El si­glo XX es­tá car­ga­do de da­tos, fe­chas y even­tos que con­so­li­dan aún más la po­si­ción cimera del vino es­pa­ñol en el co­mer­cio cu­bano. Un ejem­plo de es­to es la que­re­lla que cau­sa la des­car­ga en Cien­fue­gos de 180 pi­pas de vino tin­to, mar­ca To­rres, trans­por­ta­da por el va­por Con­de Wil­fre­do, pro­ce­den­te de Bar­ce­lo­na, el 10 de di­ciem­bre de 1902. Pe­ro de­je­mos la ex­pec­ta­ti­va de es­te he­cho y otros más pa­ra una se­gun­da par­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.