¡UNA CO­PA DE CHI­LENO, POR FA­VOR!

A Glass of Chi­lean Wi­ne, Plea­se!

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: CONS­TAN­ZA GAJARDO BE­NÍ­TEZ FO­TOS: PROCHILE & AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Los vi­nos de Chi­le han cam­bia­do. Si­guen sien­do bue­nos vi­nos a buen pre­cio, pe­ro des­de ha­ce ya unos 20 años se es­tá va­lo­ri­zan­do aque­llo que en mu­chos otros paí­ses vi­ti­vi­ní­co­las ha si­do siem­pre la prin­ci­pal apues­ta: la par­ti­cu­la­ri­dad del te­rru­ño o te­rroir.

El vino chi­leno se pro­du­cía tra­di­cio­nal­men­te en la zo­na cen­tro sur, e in­clu­so ba­jo el sue­lo de la ca­pi­tal, San­tia­go, don­de es­tá has­ta hoy uno de los me­jo­res terroirs del país. En me­dio de la ciu­dad que­dan po­cas vi­ñas, pe­ro per­sis­ten entre el pai­sa­je ur­bano de­bi­do a la ri­que­za de los sue­los de ori­gen alu­vial -pro­duc­to de los de­pó­si­tos del río- que acu­san las pie­dras re­don­dea­das de dis­tin­to ta­ma­ño y que, jun­to a un po­co de are­na y otro po­co de ar­ci­lla, ge­ne­ran la mez­cla per­fec­ta pa­ra las raí­ces de la vid.

Chi­le, co­mo la lar­ga fran­ja al fi­nal de nues­tra Amé­ri­ca, es­tá atra­ve­sa­do no so­lo por la Cor­di­lle­ra de Los An­des sino tam­bién por su des­co­no­ci­da “her­ma­na me­nor”, la Cor­di­lle­ra de la Cos­ta. Es­ta ca­de­na mon­ta­ño­sa no so­lo nos en­tre­ga re­cur­sos mi­ne­ros y fo­res­ta­les, sino que ade­más pro­te­ge al país de los vien­tos oceá­ni­cos del oes­te, per­mi­tien­do se­pa­rar zo­nas de “Cos­ta”, de “Entre Cor­di­lle­ras” y de in­fluen­cia cor­di­lle­ra­na lla­ma­da “An­des”. Es­te biom­bo cli­má­ti­co es tan im­por­tan­te que, al de­fi­nir las zo­nas cli­má­ti­cas, con­for­ma la re­cien­te di­fe­ren­cia­ción de los va­lles vi­ti­vi­ní­co­las chi­le­nos.

La ley chi­le­na de­fi­ne 6 regiones vi­ti­vi­ní­co­las: Ata­ca­ma, Co­quim­bo, Acon­ca­gua, Va­lle Cen­tral, Del Sur, y Aus­tral. Den­tro de ca­da zo­na es­tán los dis­tin­tos va­lles, des­ta­can­do aque­llos tra­di­cio­na­les co­mo el de El­qui o Li­ma­rí (en Co­quim­bo), Acon­ca­gua, Ca­sa­blan­ca, Ley­da (en Acon­ca­gua), otros más co­no­ci­dos co­mo Mai­po, Col­cha­gua y Mau­le (en Va­lle Cen­tral), y otros nue­vos co­mo Ita­ta, Bío-Bío (Re­gión del Sur), e in­clu­so Osorno, en la Re­gión Aus­tral, que es de­fi­ni­da por ley co­mo aque­lla que ex­ten­de­rá por el sur "has­ta don­de las con­di­cio­nes eda­fo­cli­má­ti­cas per­mi­tan el desa­rro­llo de la vid”. ¿Qué es es­to, sino una in­vi­ta­ción a que la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra chi­le­na se ex­tien­da has­ta don­de el cam­bio cli­má­ti­co lo de­fi­na? Es que los sue­los es­tán ahí, milenarios, en un país sa­cu­di­do fre­cuen­te­men­te por una tie­rra que tam­bién re­sien­te erup­cio­nes vol­cá­ni­cas, de­rre­ti­mien­to de hie­los eter­nos en­quis­ta­dos en me­dio del con­ti­nen­te, cre­ci­das de ríos, y tam­bién se­quía.

La vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra chi­le­na na­ció na­tu­ral­men­te en una tie­rra fér­til que per­mi­tió la pro­pa­ga­ción de la vid des­de el si­glo XVI. Gra­cias a ello, el va­lle del Mau­le y Cu­ri­có pue­den con­tar con vides cen­te­na­rias que pro­du­cen fru­tos equi­li­bra­dos, de plan­tas que co­no­cen el sue­lo y las va­rian­tes del cli­ma des­de ha­ce mu­chos años, y que por tan­to lo­gran pro­du­cir ra­ci­mos de uva en el mo­men­to in­di­ca­do, se­gún las va­rian­tes de­ci­di­das por la na­tu­ra­le­za pa­ra ca­da tem­po­ra­da. Ca­da ra­ci­mo fe­cun­da­do en pri­ma­ve­ra cre­ce­rá en un ve­rano de no­ches fres­cas, con llu­vias tem­pra­nas o tar­días, que per­mi­ten una ma­du­rez tran­qui­la y pau­sa­da se­gún avan­za el oto­ño.

Pe­ro va­mos por una re­vi­sión de Nor­te a Sur de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les va­lles de Chi­le:

El Va­lle de Huas­co ini­cia los va­lles vi­ti­vi­ní­co­las por el Nor­te, don­de ade­más del tra­di­cio­nal cul­ti­vo de oli­vos y Pis­co, pre­sen­ta una zo­na cos­te­ra que re­ci­be ne­bli­na ma­ti­nal que, com­bi­na­da con un sue­lo cal­cá­reo, per­mi­te ob­te­ner in­tere­san­tes Sau­vig­non blanc, Char­don­nay y Sy­rah. La zo­na al­ta del va­lle es en don­de aún se ela­bo­ra el tra­di­cio­nal “pa­ja­re­te”, vino dul­ce ela­bo­ra­do con uva ti­po mos­ca­tel.

Un po­co más al sur es­tá el mís­ti­co Va­lle del El­qui, don­de ade­más del Pis­co hoy se plan­ta Sy­rah, e in­clu­so Mal­bec y Gar­na­cha. El Va­lle del Li­ma­rí continúa la ru­ta vi­ti­vi­ní­co­la, en don­de los vi­ñe­dos se ex­tien­den des­de la zo­na cos­te­ra (Char­don­nay, Sau­vig­non blanc, Sy­rah, Pi­not noir) has­ta la zo­na an­di­na de al­tu­ra (1700 msnm) con Mal­bec; di­ver­si­dad que so­lo es po­si­ble gra­cias a las va­rian­tes ya men­cio­na­das, sue­lo y cli­ma.

La zo­na tra­di­cio­nal del cen­tro se ini­cia en el Va­lle del Acon­ca­gua, des­de cu­ya zo­na cen­tral se ob­tie­nen unos de los vi­nos más pre­mia­dos de Chi­le, aque­llos de la fa­mo­sa “Ca­ta de Ber­lín” que a cie­gas su­pe­raron a los vi­nos más tra­di­cio­na­les de Bur­deos. Pe­ro hoy día es­te va­lle tam­bién des­ta­ca por los sue­los “des­cu­bier­tos” en la zo­na cos­te­ra, don­de las ro­cas ti­po es­quis­to apor­tan una mi­ne­ra­li­dad de­li­ca­da pa­ra ob­te­ner dis­tin­tos Ca­ber­net sau­vig­non, Char­don­nay, Pi­not noir y Sy­rah. ¿Quién lo ha­bría pen­sa­do?, que el mar que acom­pa­ña al país de nor­te a sur per­mi­ti­ría re­fres­car con su bri­sa zo­nas tra­di­cio­na­les de vino tin­to, y que el sue­lo cer­cano al mar ade­más se­ría su alia­do.

Pe­ro en lo re­fe­ri­do a vi­nos fres­cos, la zo­na tra­di­cio­nal de Ca­sa­blan­ca es la más re­co­no­ci­da, y si bien en los años 80 se “atre­vie­ron” a plan­tar vi­ñe­dos en es­ta zo­na pro­cli­ve a he­la­das, hoy es­tán tan es­ta­ble­ci­dos que, ca­mino a Val­pa­raí­so, forman par­te del tra­di­cio­nal pai­sa­je vi­tí­co­la chi­leno.

Hoy la zo­na del nue­vo fres­cor es Ley­da, que se acer­có a so­lo 4 km. del mar, y que gra­cias a los lo­ma­jes con di­fe­ren­te ex­po­si­ción al sol, ofre­ce mi­cro­cli­mas que per­mi­ten ob­te­ner no so­lo Char­don­nay y Pi­not noir, sino Gar­na­cha, Viog­nier y Mal­bec. Las eti­que­tas de los vi­nos de Ley­da tie­nen alu­sio­nes a su ve­cino, el Océano Pa­cí­fi­co que ca­da ma­ña­na cu­bre con su den­sa y fría ne­bli­na los vi­ñe­dos, apor­tan­do fres­cor y mi­ne­ra­li­dad, vi­nos que lla­man na­tu­ral­men­te a ser acom­pa­ña­dos con ma­ris­cos de la gas­tro­no­mía lo­cal.

El Va­lle del Mai­po en pleno San­tia­go al­ber­ga to­da cla­se de vi­ñe­dos, pues la tra­di­ción pue­de más que el avan­ce ur­bano, man­te­nien­do vi­ñe­dos que jun­to a la ciu­dad pre­ser­van la ela­bo­ra­ción de mos­tos con las más tí­pi­cas ex­pre­sio­nes del vino chi­leno. Más al sur, Ca­cha­poal, Col­cha­gua y Cu­ri­có son va­lles tra­di­cio­na­les pa­ra el vino, no só­lo tin­to, pues los vi­ñe­dos cer­ca del mar o de la cor­di­lle­ra per­mi­ten ob­te­ner ex­ce­len­tes blan­cos. De es­ta zo­na se res­ca­tó un vie­jo co­no­ci­do, la va­rie­dad “País”, que hoy per­mi­te dis­fru­tar ya sea tra­di­cio­na­les tin­tos de ca­rác­ter co­mo de­li­ca­dos es­pu­mo­sos ro­sé.

Continúa el Va­lle del Mau­le, en don­de es­tá la ma­yor su­per­fi­cie de vi­ñe­dos en Chi­le, y en don­de se es­tá po­co a po­co crean­do una fu­tu­ra De­no­mi­na­ción de Ori­gen en el sentido más tra­di­cio­nal del tér­mino, “Vigno”, vino pro­ve­nien­te en un 35% de plan­tas de la va­rie­dad Ca­rig­nan, que de­ben ser de más de 30 años de edad, cu­yo cre­ci­mien­to en el sis­te­ma de va­so (o go­be­let) no re­quie­re de la tí­pi­ca es­pal­de­ra, y que no re­ci­ben rie­go más que el agua de llu­via. Los vi­nos pro­du­ci­dos de es­ta for­ma hoy aña­den el tér­mino di­fe­ren­cia­dor en sus eti­que­tas: “Vigno”, que ase­gu­ra ade­más una guar­da mí­ni­ma de 24 me­ses. Y has­ta acá y un po­co más al sur lle­ga­ba la pro­duc­ción de vino chi­leno.

Has­ta es­ta zo­na, que era el lí­mi­te de la avan­za­da es­pa­ño­la, se en­con­tró aquí con el pue­blo ma­pu­che.

Pe­ro co­mo siem­pre ocu­rre en los bue­nos in­ven­tos, al­guien in­no­vó. En una zo­na hú­me­da y fría, en don­de las he­la­das ahu­yen­ta­ban a los vi­ña­te­ros, se pro­bó a me­dia­dos de los 90’ con tí­mi­das plan­tas de

Pi­not noir, Char­don­nay, Sau­vig­non blanc…… que se en­con­tra­ron con “tru­maos”, sue­los vol­cá­ni­cos fér­ti­les, que per­mi­tían com­pen­sar los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra del vien­to y la llu­via. Pros­pe­ra­ron es­tas nue­vas vides, lo que in­clu­so lle­vó a ir más al sur, en la pra­de­ra don­de rei­na el ga­na­do de pro­duc­ción le­che­ra, e in­clu­so ahí, en el Va­lle de Osorno, hoy se pro­du­cen vi­nos, la zo­na aus­tral del vino chi­leno, co­mo in­di­có nues­tra nor­ma­ti­va acor­de a los tiem­pos, “has­ta don­de las con­di­cio­nes eda­fo­cli­má­ti­cas per­mi­tan el desa­rro­llo de la vid”.

En sín­te­sis, ¿qué podemos es­pe­rar del vino chi­leno?, ya no so­lo hay bue­nos tin­tos, pues los sue­los de nues­tra lo­ca y lar­ga geo­gra­fía se aso­cian con el mar o la cor­di­lle­ra, y guar­dan sor­pre­sas, las que se­rán be­bi­das en los pró­xi­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.