NYOTAIMORI… EL AR­TE DE CO­MER SO­BRE EL CUER­PO

CO­MI­DA Y AR­TE SE MEZ­CLAN EN FUN­CIÓN DEL ERO­TIS­MO, EN UN SIS­TE­MA DEL QUE SE HA­CE DI­FÍ­CIL DESLINDAR BE­LLE­ZA ES­TÉ­TI­CA DE PLA­CER SEN­SO­RIAL

Excelencias Gourmet - - Arte Gourmet - FO­TOS: AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Nos re­fe­ría­mos en un tex­to an­te­rior al Nyotaimori (ዪయ y al nan­tai­mo­ri (⏨య co­mo las ar­tes de in­ge­rir sus­hi y otros ali­men­tos so­bre cuer­pos, ya sean fe­me­ni­nos, en el pri­mer ca­so, o mas­cu­li­nos, en el se­gun­do. Por el in­te­rés que ha sus­ci­ta­do, me pa­re­ce opor­tuno vol­ver so­bre el te­ma.

En un ar­tícu­lo re­fe­ri­do a una ex­pe­rien­cia en su club pri­va­do “El Ni­do del Escorpión”, Jo­sep La­pi­da­rio abun­da en la ma­ne­ra en que to­do ocu­rre:

“Al to­mar asien­to los co­men­sa­les in­ten­ta­mos rom­per el hie­lo y crear un am­bien­te dis­ten­di­do, cor­dial, abier­to y sen­sual… Aun­que de­jan­do bien cla­ro an­tes de em­pe­zar la ce­re­mo­nia que no es­tá per­mi­ti­do pro­pa­sar­se con las mo­de­los o mo­les­tar­las de nin­gu­na ma­ne­ra: en otro ti­po de ce­nas (…) se pue­de ‘ju­gar con la ban­de­ja’, pe­ro en los nyotaimori tra­ta­mos de crear un ri­tual gas­tro­nó­mi­co más es­té­ti­co, cu­li­na­rio e in­si­nuan­te­men­te eró­ti­co que abier­ta­men­te se­xual”.

A me­di­da que se de­gus­ta la co­mi­da que cu­bre la ban­de­ja hu­ma­na, va que­dan­do al des­cu­bier­to una ma­yor can­ti­dad de su cuer­po: un ele­gan­te strip-tea­se gas­tro­nó­mi­co. Ce­dien­do la pa­la­bra al gran es­cri­tor Juan Abreu (uno de los co­men­sa­les que pa­sa­ron por el Ni­do): “Es­ta­mos bien ins­ta­la­dos en torno al cuer­po ban­de­ja, que re­po­sa so­bre una me­sa ba­ja. (…) Man­jar al que le cre­cen man­ja­res. No pue­do re­sis­tir­me y lo pri­me­ro que ha­go es le­van­tar una em­pa­na­di­lla de ver­du­ras que oculta un pe­zón. Y ahí tro­pie­zo con los lí­mi­tes de la vi­da. Por­que lo que co­rres­pon­de es se­guir co­mien­do…ese pe­zón hu­mo­so y em­pi­na­do. Pe­ro no se pue­de. Ay.”

De­cla­ra­cio­nes co­mo es­tas re­fren­dan el sentido tro­po­ló­gi­co, des­de la vi­sua­li­dad y la in­me­dia­ta ac­ción, de un es­pec­tácu­lo co­mo el que ana­li­za­mos; a la vez el fe­ti­chis­mo, la si­to­fi­lia que lo ca­rac­te­ri­zan esen­cial­men­te, que es­ti­mu­lan me­dian­te la in­ges­tión del ali­men­to en tan ori­gi­nal “es­ce­no­gra­fía”, las fan­ta­sías se­xua­les del co­men­sal. Y aun­que se fun­den los dos se­mas del co­mer, en reali­dad se se­pa­ran en sen­dos ni­ve­les: el li­te­ral (se in­gie­re real­men­te el ali­men­to, co­mo en cual­quier ce­na) y el su­bli­mi­nal (se sue­ña, se desea con­ti­nuar ha­cién­do­lo con la per­so­na que so­por­ta los pla­tos en sí, pe­ro ¡ay!: has­ta ahí “las cla­ses”).

Co­mo sa­be­mos, la esen­cia del per­for­man­ce es fu­gaz, pe­ro no por ello, me­nos apre­cia­ble den­tro de los lin­de­ros del ar­te; hay al­go irre­pe­ti­ble en ese ac­to, que sin em­bar­go, de­ja hue­llas en la me­mo­ria, en la sen­si­bi­li­dad del

quien aquí co­mo si fue­ra po­co, no es pa­si­vo sino co-crea­dor, ar­tis­ta quien al par­ti­ci­par de la obra ac­ti­va­men­te (na­da me­nos que co­mien­do lo que el otro ar­tis­ta le sir­ve) se in­cor­po­ra a su pro­pues­ta, de ahí su vin­cu­la­ción con los hap­pe­nings: es par­te de la obra, tam­bién fuer­te­men­te ligada, de es­te mo­do, al tea­tro, a un ti­po de en­tre­ga pos-tea­tral, o pos-dra­má­ti­ca que re­cla­ma la in­ter­ven­ción di­rec­ta del pú­bli­co, sin ol­vi­dar lo mu­cho de es­ce­no­gra­fía, di­rec­ción de ar­te y di­se­ño que tie­nen ele­men­tos anejos a los prin­ci­pa­les ele­men­tos de la re-pre­sen­ta­ción.

Lo cier­to es que ta­les ac­cio­nes plás­ti­coes­cé­ni­cas, ori­gi­na­les o es­ti­li­za­das, han ha­lla­do tam­bién si­tio en el ci­ne (Ma­pa de los so­ni­dos de Tok­yo, de Isa­bel Coi­xet), la ga­le­ría (una ex­po fo­to­grá­fi­ca so­bre fe­ti­chis­mo del ar­tis­ta ca­ta­lán Ten­te­sion, en 2008, con­tem­pló co­mo per­for­man­ce pa­ra­le­lo un body fruit don­de se “pi­ca­ban” ce­re­zas y fre­sas con na­ta so­bre el cuer­po de una mo­de­lo) al­gu­nas mez­cla­das con otras prác­ti­cas no me­nos fa­mo­sas del ar­te ni­pón (co­mo el shi­ba­ri, ar­te ja­po­nés de la ata­du­ra eró­ti­ca.).

Una vez más, en­ton­ces, la co­mi­da y otras ar­tes se mez­clan en fun­ción del ero­tis­mo, fun­dien­do par­tes y to­do(s) en un sis­te­ma úni­co den­tro del cual se ha­ce di­fí­cil deslindar Orien­te de Oc­ci­den­te, be­lle­za es­té­ti­ca de pla­cer sen­so­rial, vi­sua­li­dad de tac­to y gus­to, ex­pec­ta­ción de par­ti­ci­pa­ción, en una in­men­sa si­nes­te­sia don­de la be­lle­za, el de­lei­te y el en­ri­que­ci­mien­to –muy re­la­cio­na­do aquí, con un sus­tan­ti­vo si­mi­lar: la ri­cu­ra– son los ver­da­de­ros ga­na­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.