EL DES­PER­TAR DEL VINO en Cu­ba

“SIEM­PRE SE­RE­MOS VELADORES DE QUE EN CU­BA SO­LO ENTRE LO ME­JOR”, AFIR­MA ELSA LAVASTIDA, RE­PRE­SEN­TAN­TE DE LA BO­DE­GA Y UNA DE LAS MÁS IMPETUOSAS PRO­MO­TO­RAS DE ES­TA BE­BI­DA EN LA IS­LA

Excelencias Gourmet - - In Vino Veritas - POR PATRICIA CÁ­CE­RES FO­TOS FERVAL & AR­CHI­VO EXCELENCIAS

El ca­ri­ño in­con­di­cio­nal ha­cia

Cu­ba ha si­do una cons­tan­te pa­ra la Bo­de­ga Joan Sar­dà des­de que es­te enó­lo­go es­pa­ñol se enamo­ra­ra de la Is­la, ha­ce 25 años, du­ran­te una vi­si­ta de tu­ris­mo. Es­ta em­pre­sa fa­mi­liar, na­ci­da en 1927 en el Pe­ne­dés, no so­lo lle­ga­ría a im­por­tar sus mar­cas a la Ma­yor de las An­ti­llas, sino al vino co­mo cul­tu­ra, co­mo pla­cer, co­mo ali­men­to y be­bi­da pa­ra el al­ma.

Bien lo re­cuer­da una de las ar­tí­fi­ces de es­ta his­to­ria, Elsa Lavastida, re­pre­sen­tan­te de Joan Sar­dà S.A. en la ín­su­la del Ca­ri­be. “Sar­dà era un ami­go de Cu­ba, arries­ga­do, ex­tre­ma­da­men­te hu­mano. De los po­cos em­pre­sa­rios ex­tran­je­ros que re­sis­tie­ron los tiem­pos di­fí­ci­les”, cuen­ta con una evi­den­te pa­sión, que se le des­bor­da en ca­da pa­la­bra.

Más de dos dé­ca­das de tra­yec­to­ria han es­cul­pi­do el ca­rác­ter de es­ta im­pre­sio­nan­te mu­jer, in­ge­nie­ra de pro­fe­sión, gas­tro­nó­mi­ca por más de 10 años, aman­te del vino y ex­cep­cio­nal pro­mo­to­ra del mis­mo en la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na y en Cu­ba. Tan­to es así que hoy la car­te­ra de vi­nos que re­pre­sen­ta es­tá pre­sen­te en el 60% del mer­ca­do cu­bano.

“Siem­pre de­ci­mos que Joan Sar­dà se desa­rro­lló con el tu­ris­mo en Cu­ba. Era una bo­de­ga pe­que­ña que ha­ce dos dé­ca­das traía al­gu­nos vi­nos eco­nó­mi­cos. A par­tir de las exi­gen­cias del tu­ris­mo fue que lo­gra­mos in­tro­du­cir po­co a po­co ver­da­de­ras jo­yas de la vi­ti­cul­tu­ra, siem­pre con uvas au­tóc­to­nas del Pe­ne­dés, que es nues­tra De­no­mi­na­ción de Ori­gen. Con el tiem­po su­ma­mos vi­nos de Pes­que­ra, y la Ca­sa Ban­fi de la Tos­ca­na, Ita­lia; la Bo­de­ga Mo­ran­de, de Chi­le y la Ca­sa Mau­ro de Cas­ti­lla y León, de Es­pa­ña. En lo par­ti­cu­lar tam­bién he apos­ta­do bas­tan­te por los vi­nos de Na­pa y So­no­ma en Ca­li­for­nia”, afir­ma.

“Siem­pre se­re­mos veladores de que en

Cu­ba so­lo entre lo me­jor, aun­que sea un vino eco­nó­mi­co. Nun­ca con­ver­ti­re­mos al país nues­tro en un si­tio de desechos”, sos­tie­ne cer­te­ra.

—EL DESA­RRO­LLO DE LA MAR­CA NO HA SI­DO LA ÚNI­CA PRIO­RI­DAD DE LA BO­DE­GA JOAN SAR­DÀ EN CU­BA. TAM­BIÉN HA APOS­TA­DO MU­CHO, DES­DE LOS PRO­PIOS INI­CIOS, POR LA CAPACITACIÓN DE LOS PRO­FE­SIO­NA­LES DEL VINO EN EL PAÍS

—Creo que ese ha si­do un ras­go dis­tin­ti­vo nues­tro. Re­cuer­do que en los pri­me­ros años al­qui­lá­ba­mos un trans­por­te y or­ga­ni­zá­ba­mos se­mi­na­rios y pre­sen­ta­cio­nes des­de el orien­te has­ta el oc­ci­den­te de la Is­la. In­clu­so en el Pe­río­do Es­pe­cial lo hi­ci­mos alum­bra­dos so­lo con fa­ro­les. Lue­go fir­ma­mos con­ve­nios con FORMATUR y des­pués pa­sa­mos a un ni­vel su­pe­rior que im­pli­ca­ba la for­ma­ción en el te­rroir, con gru­pos de in­ter­cam­bio que lle­vá­ba­mos a to­car el vi­ñe­do, a ver en la prác­ti­ca to­do lo es­tu­dia­do des­de la teo­ría.

—TAM­BIÉN FUE­RON LOS AR­TÍ­FI­CES DEL CON­CUR­SO DON SOMMELIER, QUE TU­VO UNA EX­CE­LEN­TE ACO­GI­DA

—A fi­na­les de los años 90 aún per­te­ne­cía­mos al en­ton­ces Ha­va­na Rum and Li­quors, y se nos ocu­rrió ha­cer el Don Sommelier. Se tra­ta­ba de una com­pe­ti­ción con eli­mi­na­to­rias en to­das las ba­ses del país y en to­das las es­cue­las de FORMATUR, pa­ra ele­gir al Me­jor Sommelier y a la Jo­ven Pro­me­sa. El mar­co fue el Ha­ba­na Ca­fé del Ho­tel Me­liá Cohi­ba. Lue­go tu­vi­mos un even­to si­mi­lar en el Ha­ba­na Li­bre y aho­ra la úl­ti­ma edi­ción fue en el Ho­tel Me­mo­ries Mi­ra­mar. Han si­do even­tos que han pa­ten­ti­za­do la for­ma­ción y que han ido evo­lu­cio­nan­do.

—OTRO MÉ­RI­TO DE LA EM­PRE­SA FUE HA­BER IM­PUL­SA­DO EL NA­CI­MIEN­TO DE LA FIES­TA DEL VINO EN EL HO­TEL NA­CIO­NAL DE CU­BA

— Jun­to a Ser­gio Val­dés, en­ton­ces di­rec­tor del Ha­va­na Rum and Li­quors, Car­los Rodríguez,

co­mer­cial de HRL, y la se­ño­ra Ame­lia

Re­ga­tei­ro que aten­día Pro­mo­ción y Mar­ke­ting, ma­ne­ja­mos la idea de ha­cer una fies­ta del vino. Re­cuer­do que se lo plan­tea­mos a An­to­nio Mar­tí­nez (Tony), di­rec­tor del Ho­tel Na­cio­nal, quien aco­gió la ini­cia­ti­va con mu­cho ca­ri­ño. Así sur­gió es­te even­to, que se man­tie­ne has­ta hoy.

—EN FE­BRE­RO DEL PA­SA­DO AÑO US­TED ES­TU­VO IM­PLI­CA­DA EN LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE UN SIMPOSIO DE VI­NOS DE CA­LI­FOR­NIA EN LA HA­BA­NA, CON LA PAR­TI­CI­PA­CIÓN DE 50 BO­DE­GAS DE ES­TA­DOS UNI­DOS. ¿CÓ­MO SUR­GIÓ ES­TA INI­CIA­TI­VA?

—Ese even­to fue muy im­por­tan­te. Da­rius An­der­son, ami­go de Cu­ba y pre­si­den­te de US Ca­va Ex­ports (USCE), tu­vo la ini­cia­ti­va de in­vi­tar­me a ir a Na­pa y So­no­ma en Ca­li­for­nia, jun­to a un gru­po de som­me­liers y el maes­tro Fer­nan­do Fer­nán­dez. En el pri­mer via­je, cuan­do re­co­rría­mos las bo­de­gas, sur­gió la idea de ha­cer un simposio pa­ra que en Cu­ba se pu­die­ran pro­bar es­tos vi­nos. Cin­cuen­ta bo­de­gas di­je­ron que sí ins­tan­tá­nea­men­te. Fue al­go ma­ra­vi­llo­so por­que los pro­fe­sio­na­les tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de pro­bar lo que siem­pre es­ta­ban con­sul­tan­do en las bi­blio­gra­fías.

—LA RO­TA­CIÓN DE LOS PRO­DUC­TOS ES UNO DE LOS TE­MAS MÁS PREO­CU­PAN­TES PA­RA LAS BO­DE­GAS, TE­NIEN­DO EN CUEN­TA LA TRA­VE­SÍA POR MAR, LAS AL­TAS TEM­PE­RA­TU­RAS DE CU­BA Y QUE NO SIEM­PRE EXIS­TEN LAS CON­DI­CIO­NES IDEA­LES DE AL­MA­CE­NA­MIEN­TO. ¿CÓ­MO EN­FREN­TA ES­TE RE­TO?

—No­so­tros te­ne­mos ven­ta­ja. Pri­me­ro, que el vino eco­nó­mi­co ro­ta mu­cho, o sea, es­tá po­co tiem­po en los al­ma­ce­nes. En el ca­so de los de al­ta ga­ma, vi­nos de guar­da de una ro­ta­ción me­nor, he­mos lo­gra­do te­ner pe­que­ños al­ma­ce­nes cli­ma­ti­za­dos con AT Co­mer­cial y ya es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer al­go si­mi­lar con ITH.

—ADE­MÁS DE LOS PRO­FE­SIO­NA­LES, ¿CON­SI­DE­RA QUE EL CON­SU­MI­DOR CU­BANO TAM­BIÉN HA ENRIQUECIDO SU GUS­TO Y CO­NO­CI­MIEN­TOS SO­BRE ES­TA BE­BI­DA?

—Sin du­da al­gu­na. Otras co­mo la cer­ve­za y el ron si­guen es­tan­do pre­sen­tes en las fes­ti­vi­da­des. Pe­ro a la me­sa, cuan­do el cu­bano se lo pue­de per­mi­tir, lle­va una bo­te­lla de vino. Creo que, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tro tra­ba­jo, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca ha te­ni­do una in­fluen­cia in­creí­ble, ex­pli­can­do las bon­da­des de es­ta be­bi­da, ade­más de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

—¿EN QUÉ PRO­YEC­TOS ES­TÁ TRA­BA­JAN­DO LA EM­PRE­SA DE CA­RA AL 2018?

—Se es­tá tra­ba­jan­do mu­cho so­bre to­do en la ca­pi­tal, de ca­ra a los ho­te­les de al­to es­tán­dar que van a inau­gu­rar­se. El re­to es­ta­rá en traer nue­vos pro­duc­tos y ofer­tas que es­tén acor­des con los es­tán­da­res de ca­li­dad de es­tas ins­ta­la­cio­nes.

—¿QUÉ SIG­NI­FI­CÓ PA­RA US­TED CO­MO DI­REC­TI­VA, PE­RO SO­BRE TO­DO CO­MO AMI­GA, EL HOMENAJE A JOAN SAR­DÀ OR­GA­NI­ZA­DO EN LA PA­SA­DA EDI­CIÓN DE LA FIES­TA DEL VINO?

—Fue al­go muy emo­ti­vo por­que en ca­si to­das las edi­cio­nes de es­te even­to era él quien cor­ta­ba la cin­ta inau­gu­ral. Allí se unie­ron ho­te­le­ros, em­ba­ja­das, per­so­na­li­da­des del Es­ta­do cu­bano… Y tras el homenaje hu­bo otro ma­ra­vi­llo­so ob­se­quio: el Ho­tel Na­cio­nal ubi­có la ima­gen de Joan Sar­dà en el rin­cón de la fa­ma.

Elsa Lavastida, re­pre­sen­tan­te de Joan Sar­dà en Cu­ba.

Re­co­rri­do por los vi­ñe­dos de la Bo­de­ga.

Elsa Lavastida jun­to a Joan Sar­dà.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.