15 FOOD TRENDS PA­RA CON­SU­MI­DO­RES CRÍ­TI­COS

15 Food Trends for De­man­ding Con­su­mers

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: PA­TRI­CIA CÁ­CE­RES FO­TOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

El ac­ce­so ili­mi­ta­do a la in­for­ma­ción del hom­bre con­tem­po­rá­neo ha he­cho re­for­mu­lar, co­mo nun­ca an­tes, la pro­duc­ción de ali­men­tos y be­bi­das en to­do el mun­do. El con­su­mi­dor aho­ra se in­tere­sa por co­no­cer los de­ta­lles de los pro­duc­tos que in­gie­re, des­de lo que con­tie­nen has­ta la tec­no­lo­gía con la que se ela­bo­ra­ron, a ni­ve­les que an­tes ja­más ha­bría­mos ima­gi­na­do. Cam­bios sin pre­ce­den­tes en los es­ti­los de vi­da y pa­tro­nes alimentarios, una ma­yor de­man­da de co­mi­da sa­lu­da­ble y op­cio­nes más éti­cas… es­tán pro­vo­can­do re­for­mas ra­di­ca­les en es­te fluc­tuan­te sec­tor. To­do por com­pla­cer a un clien­te ca­da vez más crí­ti­co que bus­ca en ca­da mar­ca mo­der­ni­dad, nue­vos sa­bo­res e in­no­va­cio­nes, siem­pre con un gui­ño a lo tra­di­cio­nal y nu­tri­ti­vo.

Co­noz­ca­mos en­ton­ces al­gu­nas food trends que es­tán mar­can­do el rit­mo de la in­dus­tria ali­men­ta­ria

LA IN­DUS­TRIA DE LOS ALI­MEN­TOS Y BE­BI­DAS NO PUE­DE IG­NO­RAR LAS DE­MAN­DAS DEL CON­SU­MI­DOR MO­DERNO QUE AHO­RA SE IN­TERE­SA POR CO­NO­CER LOS DE­TA­LLES DE LOS PRO­DUC­TOS QUE IN­GIE­RE, DES­DE LO QUE CON­TIE­NEN HAS­TA LA TEC­NO­LO­GÍA CON LA QUE SE ELA­BO­RA­RON, A NI­VE­LES QUE AN­TES JA­MÁS HA­BRÍA­MOS IMA­GI­NA­DO

NA­TU­RA­LES, SA­LU­DA­BLES Y FUN­CIO­NA­LES

En la ac­tua­li­dad se ha adop­ta­do un en­fo­que más ho­lís­ti­co en cuan­to a la de­fi­ni­ción de ali­men­tos sa­lu­da­bles. Los con­su­mi­do­res, que an­tes de­pen­dían en gran me­di­da de los su­ple­men­tos alimentarios, los es­tán sus­ti­tu­yen­do por ali­men­tos na­tu­ra­les, sa­lu­da­bles y fun­cio­na­les.

El mer­ca­do es­tá ca­da vez más adap­ta­do a es­tas nue­vas exi­gen­cias y re­sul­ta más fá­cil en­con­trar pro­duc­tos na­tu­ra­les o tra­ta­dos bio­ló­gi­ca­men­te pa­ra que man­ten­gan sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les sin ne­ce­si­dad de adi­ti­vos. Los clien­tes ca­da día se de­can­tan por aque­llos pro­duc­tos que con­ten­gan más nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, ome­ga 3… pa­ra in­cluir­los en sus die­tas. El man­te­ni­mien­to de un sis­te­ma di­ges­ti­vo sa­lu­da­ble y la sa­lud in­mu­ne son hoy prio­ri­da­des.

In­clu­si­ve, los úl­ti­mos avan­ces en tec­no­lo­gías de los ali­men­tos abor­dan nue­vos pro­ce­sos li­ga­dos a la na­no­cien­cia, co­mo la na­noen­cap­su­la­ción, que en­tre otros efec­tos po­dría per­mi­tir la li­be­ra­ción pau­la­ti­na de adi­ti­vos fun­cio­na­les o esen­cias de los ali­men­tos.

LI­BRES DE…

An­tes el desa­rro­llo de pro­duc­tos es­pe­cia­les se en­fo­ca­ba en cu­brir las ne­ce­si­da­des de con­su­mi­do­res in­to­le­ran­tes o con aler­gias. Sin em­bar­go, mu­chas em­pre­sas des­cu­brie­ron que exis­te un mer­ca­do muy gran­de en­fo­ca­do al tér­mino “Li­bre de…”, “Sin…”, “Free…”. Es­tos in­clu­yen re­duc­cio­nes o eli­mi­na­ción to­tal de so­dio, con­ser­van­tes, adi­ti­vos, glu­ten, azú­car, lac­to­sa, en­tre otros.

QUE VI­VA EL VER­DE

Los con­su­mi­do­res se preo­cu­pan ca­da vez más por in­ge­rir ver­du­ras. Sin em­bar­go, mu­chos son rea­cios a te­ner que la­var­las, pe­lar­las, y pro­ce­sar­las. To­do ello re­pre­sen­ta una gran opor­tu­ni­dad pa­ra los pro­duc­to­res, quie­nes se han en­fo­ca­do en co­mer­cia­li­zar ve­ge­ta­les ya pre­pa­ra­dos, con una vi­da útil apro­pia­da.

Las le­gum­bres es­tán en­tran­do en ca­te­go­rías don­de nor­mal­men­te no han ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te y po­co a po­co han cam­bia­do su ima­gen. Se per­ci­be tam­bién un au­men­to en el uso de in­gre­dien­tes co­mo el saú­co y la spi­ru­li­na co­mo co­lo­ran­tes ali­men­ti­cios. Asi­mis­mo la cúr­cu­ma, romero y sal­via es­tán en­tre las hier­bas y es­pe­cias que mues­tran un fuer­te cre­ci­mien­to. In­clu­si­ve, al­gu­nos ma­te­ria­les ve­ge­ta­les tam­bién ofre­cen so­lu­cio­nes sos­te­ni­bles pa­ra los en­va­ses.

FAC­TOR TIEM­PO

El tiem­po se con­vier­te ca­da vez más en el re­cur­so más pre­cia­do en los es­ti­los de vi­das mul­ti­ta­reas que van crean­do la ne­ce­si­dad de con­su­mir ali­men­tos de rá­pi­da ela­bo­ra­ción. Una opor­tu­ni­dad co­mer­cial que no de­jan pa­sar por al­to los pro­duc­to­res alimentarios.

GUE­RRA AL AZÚ­CAR

La in­dus­tria de ali­men­tos y be­bi­das se en­fren­ta al desafío de ofre­cer sa­bo­res in­dul­gen­tes con me­nos azú­car aña­di­do. A pe­sar de no ser nue­va es­ta preo­cu­pa­ción, se es­tán desa­rro­llan­do ca­da vez más pro­duc­tos con sus­ti­tu­tos del azú­car, bus­can­do cap­tar un mer­ca­do ma­yor.

MO­MEN­TOS ES­PE­CIA­LES

Un nú­me­ro cre­cien­te de pro­duc­tos se po­si­cio­nan pa­ra oca­sio­nes es­pe­cí­fi­cas de con­su­mo, co­mo un snack a me­dia ma­ña­na o un ca­fé por la tar­de. Se per­ci­be un au­men­to de ali­men­tos y be­bi­das con pa­la­bras cla­ve ta­les co­mo “ofi­ci­na”, “es­cue­la” o “en el co­che”, apro­ve­chan­do la ten­den­cia de co­mer fue­ra de ca­sa. El mer­ca­do es­tá abrien­do un aba­ni­co de opor­tu­ni­da­des tam­bién pa­ra pro­duc­tos noc­tur­nos que ayu­dan a las per­so­nas de to­das las eda­des a re­la­jar­se an­tes de acos­tar­se, dor­mir me­jor y res­ta­ble­cer el cuer­po mien­tras des­can­san.

PRO­TEÍ­NAS A LA OR­DEN

La de­man­da cre­cien­te de pro­duc­tos con al­to con­te­ni­do de pro­teí­na abre un enor­me

mer­ca­do po­ten­cial que in­clu­ye des­de de­por­tis­tas has­ta per­so­nas de edad avan­za­da, pa­san­do por ni­ños y otros sec­to­res. El mer­ca­do de pro­teí­nas se es­tá mo­vien­do en di­rec­ción a nue­vos pro­duc­tos don­de no se ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do an­tes, ma­ne­jan­do el con­te­ni­do de pro­teí­nas co­mo he­rra­mien­ta de mar­ke­ting.

VE­GE­TA­RIA­NOS FLE­XI­BLES O “FLEXITERIANOS”

Un fle­xi­ta­riano es aquel con­su­mi­dor que a ve­ces es ve­ge­ta­riano, pe­ro que en otras oca­sio­nes co­me car­ne. Es­tos ve­ge­ta­ria­nos fle­xi­bles pue­den ser más exi­gen­tes que los ve­ge­ta­ria­nos y los ve­ga­nos, y desear pro­duc­tos de me­jor sa­bor que sean más pa­re­ci­dos a la car­ne, im­pul­san­do aún más la in­no­va­ción.

BIEN­VE­NI­DA VE­JEZ

La po­bla­ción mun­dial es­tá ha­cien­do ma­yor én­fa­sis en el en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble. De ahí que exis­ta un desa­rro­llo en el mer­ca­do de pro­duc­tos pre­ven­ti­vos, co­mo los an­tien­ve­je­ci­mien­to (ba­sa­dos en la ac­ción de los an­ti­oxi­dan­tes), la sa­lud di­ges­ti­va, ener­gía, la vis­ta, la me­mo­ria o la sa­lud cog­nos­ci­ti­va, en­tre otros.

EX­PE­RIEN­CIA SEN­SO­RIAL

La in­dus­tria en­tien­de que los nue­vos pro­duc­tos no se re­du­cen so­la­men­te al gus­to y olor, sino que tam­bién in­clu­yen la tex­tu­ra.

Por ello se tra­ta de lo­grar que el con­su­mi­dor ten­ga una ex­pe­rien­cia sen­so­rial com­ple­ta, en la cual el pro­duc­to ac­ti­ve una ma­yor can­ti­dad de sen­ti­dos a la vez. Ello ha im­pul­sa­do la apa­ri­ción de mez­clas de tex­tu­ras en un mis­mo pro­duc­to, con­tras­tes de sa­bo­res, cam­bios en los co­lo­res tra­di­cio­na­les, co-bran­ding, más sa­bor, por men­cio­nar al­gu­nos ejem­plos.

MÁS SOS­TE­NI­BLES

La in­dus­tria ali­men­ta­ria tam­bién es­tá apos­tan­do por la dis­mi­nu­ción de los re­si­duos de ali­men­tos. Se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO), ca­da año se pier­den apro­xi­ma­da­men­te 1 300 mi­llo­nes de to­ne­la­das de los ali­men­tos pro­du­ci­dos pa­ra el con­su­mo hu­mano mun­dial.

ETI­QUE­TA LIM­PIA

La eti­que­ta lim­pia ya no es una ten­den­cia sino una re­gla. La de­man­da de los con­su­mi­do­res por la trans­pa­ren­cia to­tal se es­tá ex­ten­dien­do a tra­vés de la ca­de­na de su­mi­nis­tro e im­pul­san­do el cre­ci­mien­to de re­cla­ma­cio­nes co­mo “am­bien­tal­men­te ami­ga­ble”.

ALI­MEN­TOS CON CON­CIEN­CIA

La ne­ce­si­dad de re­du­cir la can­ti­dad de ma­te­rial uti­li­za­do en el en­va­se es­tá lle­van­do a una sus­tan­cial in­no­va­ción en es­te ru­bro. Pe­lí­cu­las, en­va­ses e in­gre­dien­tes pa­ra ali­men­tos más sus­ten­ta­bles es­tán a la or­den del día.

Las em­pre­sas es­tán usan­do nue­vos mé­to­dos pa­ra el tra­ta­mien­to y re­ci­cla­je de re­si­duos. Los con­su­mi­do­res se es­tán vol­vien­do inmunes a la sa­tu­ra­ción de in­for­ma­ción y bus­can ca­da vez más los pro­duc­tos re­gio­na­les o lo­ca­les. Ser más cui­da­do­so con el me­dio am­bien­te ya no es una ten­den­cia, es una ne­ce­si­dad.

“CO­NEC­TAR” CON EL CON­SU­MI­DOR

Las re­des so­cia­les crean un víncu­lo en­tre las em­pre­sas y los con­su­mi­do­res, so­bre to­do con los lla­ma­dos mi­lle­nials, un gru­po cla­ve al que aho­ra orien­tan el desa­rro­llo de mu­chos pro­duc­tos y que as­pi­ra a es­ta­ble­cer la­zos con los ali­men­tos su­pues­ta­men­te “reales”.

“Lo real” se re­la­cio­na con con­tar la his­to­ria del ori­gen de los ali­men­tos: los con­su­mi­do­res desean sa­ber si su pro­duc­to es ar­te­sa­nal o no, si es lo­cal o no…

VUEL­TA A LO TRA­DI­CIO­NAL

El con­su­mi­dor ex­per­to de hoy día an­sía ex­pe­rien­cias cul­tu­ra­les y au­ten­ti­ci­dad en las co­ci­nas ét­ni­cas. De ahí que pla­tos lo­ca­les y re­gio­na­les es­tén ga­nan­do te­rreno. El nú­me­ro de lan­za­mien­tos de pro­duc­tos con sa­bor ét­ni­co se du­pli­có de 2012 a 2016.

Los lan­za­mien­tos de ali­men­tos y be­bi­das con un po­si­cio­na­mien­to ar­te­sa­nal han au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en ca­te­go­rías co­mo con­fi­te­ría, pa­na­de­ría y re­fres­cos. In­clu­so las gran­des mar­cas es­tán agre­gan­do to­ques ar­te­sa­na­les a los pro­duc­tos co­ti­dia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.