EL VINO ES­PA­ÑOL Y SU PRI­MA­CÍA HIS­TÓ­RI­CA EN CU­BA (II)

Spa­nish Wi­ne and its His­to­ric Su­pre­macy in Cu­ba (II)

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: SOMMELIER RE­NÉ GAR­CÍA VAL­DÉS FO­TOS: AR­CHI­VOS EX­CE­LEN­CIAS

El si­glo XX es­tá car­ga­do de da­tos, fe­chas y even­tos que con­so­li­dan aún más la po­si­ción ci­me­ra del vino es­pa­ñol en el co­mer­cio cu­bano. Un ejem­plo de es­to es la que­re­lla que cau­sa la des­car­ga en Cien­fue­gos de 180 pi­pas de vino tin­to, mar­ca Torres, trans­por­ta­das por el va­por Con­de Wil­fre­do, pro­ce­den­te de Bar­ce­lo­na, el 10 de di­ciem­bre de 1902.

Re­sul­ta que el Quí­mi­co Mu­ni­ci­pal de Cien­fue­gos, cu­yo nom­bre no me­re­ce im­por­tar hoy, se per­so­nó en los al­ma­ce­nes de la lo­ca­li­dad y ex­tra­jo una mues­tra del vino de una so­la pi­pa. De plano de­cla­ró que el vino es­ta­ba adul­te­ra­do. Es­te cri­te­rio im­pli­ca­ba el de­co­mi­so de 180 pi­pas de vino tin­to re­cién lle­ga­das. Tal fue el escándalo que se exi­gió una se­gun­da cer­ti­fi­ca­ción, nom­brán­do­se un no­ta­rio pa­ra tal efec­to. El su­so­di­cho in­ves­ti­gó y com­pro­bó que el re­sul­ta­do del aná­li­sis an­te­rior no era co­rrec­to, de­cla­ran­do co­mo bue­nos los vi­nos arri­ba­dos al puer­to. La pren­sa de la épo­ca re­creó el he­cho no so­lo en Cien­fue­gos sino tam­bién en los dia­rios de la ca­pi­tal.

En los pri­me­ros años del si­glo XX el con­su­mo de vino era muy gran­de en Cu­ba. Es­pa­ña pre­va­le­cía co­mo fi­gu­ra prin­ci­pal en las im­por­ta­cio­nes de es­ta be­bi­da. Ade­más cre­cía el con­su­mo de je­re­ces y ge­ne­ro­sos guar­da­dos en so­le­ras. Exis­tían en la is­la gran­des exis­ten­cias de brandys de los cua­les se sa­ca­ba una par­te to­dos los años pa­ra em­bo­te­llar a la ven­ta, rem­pla­zan­do lo ex­traí­do con vi­nos re­cién im­por­ta­dos. Así era la prác­ti­ca de la épo­ca en el ne­go­cio de vi­nos y li­co­res.

Era tal el éxi­to que en 1912 se fun­da La Ca­sa del Vino, si­ta en las ca­lles Fac­to­ría y Es­pe­ran­za del ba­rrio de Je­sús Ma­ría, en la Ha­ba­na Vie­ja.

Era el vino es­pa­ñol el que acom­pa­ña­ba con más asi­dui­dad los pro­duc­tos que tam­bién se ser­vían en el lo­cal ta­les co­mo la­cón, cho­ri­zo, ca­che­lo y fa­ba­da as­tu­ria­na, en­tre mu­chos otros del gus­to po­pu­lar crio­llo.

Pres­ti­gio­sas bo­de­gas de vino de Es­pa­ña se man­tie­nen du­ran­te to­do el si­glo en la pre­fe­ren­cia del cu­bano y de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros. Pre­do­mi­nan los vi­nos rio­ja­nos, pe­ro na­va­rros y ca­ta­la­nes man­tie­nen su pu­jan­za pre­sen­cial en el país.

En los años 70 y 80 del si­glo pa­sa­do los paí­ses del cam­po so­cia­lis­ta in­flu­yen no­ta­ble­men­te en el mer­ca­do cu­bano.

Pe­ro jun­to a los vi­nos hún­ga­ros, búl­ga­ros y rumanos, los es­pa­ño­les man­tie­nen su ni­vel de je­rar­quía.

En esos años se in­cre­men­ta la co­mer­cia­li­za­ción de nue­vas mar­cas. Jun­to a las ya es­ta­ble­ci­das por años, apa­re­cen Frei­xe­net, Sar­dá, Vega de la Rei­na, Mar­qués de Cá­ce­res, Pa­la­cio de Ar­gan­za, Gan­día, Fe­de­ri­co Pa­ter­ni­na, He­re­de­ros del Mar­qués de Ris­cal, Gi­ró Ri­bot, Cu­ne, Con­de de Val­de­mar, Cam­po Vie­jo, Las Cam­pa­nas, Mu­ga, Mar­qués de Vi­lla­mag­na,

Pa­zo Pon­dal, Val­due­ro, Viña Al­cor­ta, Bo­de­gas Bil­baí­nas, Faus­tino Mar­tí­nez, Callejo, Marco Real, Vega Si­ci­lia, Los Cu­rros, Pes­que­ra, Pi­nord y Po­tros que pres­ti­gian las car­tas de vi­nos de las ins­ta­la­cio­nes tu­rís­ti­cas de to­do el país.

Con la lle­ga­da del si­glo XXI las dis­tri­bui­do­ras de vi­nos en Cu­ba con­so­li­dan sus ofer­tas, pe­ro a pe­sar de la com­pe­ten­cia de mar­cas im­por­tan­tes de Ita­lia, Fran­cia, Ale­ma­nia, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Aus­tra­lia y Su­dá­fri­ca, el lu­gar ci­me­ro de los vi­nos es­pa­ño­les si­gue ina­mo­vi­ble.

Los som­me­liers cu­ba­nos tam­bién jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en la de­fen­sa del es­pa­cio his­tó­ri­co ga­na­do por el vino his­pano, de­mos­tran­do co­no­ci­mien­tos pro­fun­dos so­bre la Es­pa­ña vi­ti­vi­ní­co­la, sus re­gio­nes, de­no­mi­na­cio­nes y le­yes. Las Car­tas de

Vino de cual­quier res­tau­ran­te pre­sen­tan mar­cas abun­dan­tes de es­tas be­bi­das que se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te con los pla­tos del lu­gar.

Du­ran­te más de 15 años la Fies­ta del Vino del Ho­tel Na­cio­nal de Cu­ba con­vo­ca a los prin­ci­pa­les ca­ta­do­res cu­ba­nos a pre­miar a cie­gas aque­llas mar­cas que pres­ti­gian el mer­ca­do cu­bano. Más del 70 % de los pre­mios re­caen en vi­nos es­pa­ño­les. Eso de­mues­tra que Es­pa­ña ha man­te­ni­do su he­ge­mo­nía con pro­pues­tas nue­vas de ca­li­dad.

La pri­ma­cía del vino es­pa­ñol en Cu­ba es más que un he­cho, pues pa­ra los cu­ba­nos de­gus­tar una co­pa de al­ba­ri­ño, ver­de­jo, tem­pra­ni­llo, men­cía o gar­na­cha tin­ta es per­pe­tuar una he­ren­cia cul­tu­ral y un pla­cer im­pe­re­ce­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.