UN BRIN­DIS POR EL CREA­DOR DE ADÁN Y EVA

A Toast to The Crea­tor of Adan y Eva

Excelencias Gourmet - - News - POR: ODETT DO­MÍN­GUEZ CAL­VO FOTOS: RO­LAN­DO PUJOL

Pa­ra Ser­gio Se­rrano, co­mo pa­ra Dios, la co­ro­na de su crea­ción lle­va por nom­bre Adán y Eva. De acuer­do con el re­la­to bí­bli­co, tras di­se­ñar el pri­mer hom­bre y la pri­me­ra mu­jer, el ser su­pre­mo arri­bó a con­clu­sio­nes muy pa­re­ci­das a las del tri­bu­nal eva­lua­dor du­ran­te la edi­ción 52 del Cam­peo­na­to Mun­dial de Coc­te­le­ría Clá­si­ca de la IBA (In­ter­na­tio­nal Bar­ten­ders As­so­cia­tion), aquel 22 de oc­tu­bre de 2003.

Al apre­ciar la mues­tra del bar­ten­der cu­bano, el ju­ra­do de­ter­mi­nó que el cóc­tel ape­ri­ti­vo pre­pa­ra­do por él, no so­lo era bueno, sino que lo era en gran ma­ne­ra y me­re­cía re­ci­bir la más al­ta ca­li­fi­ca­ción.

Nun­ca an­tes un hi­jo de es­ta Is­la ha­bía lle­ga­do tan al­to y, des­de 1975, tam­po­co lo ha­bía lo­gra­do nin­gún otro ame­ri­cano. Aún hoy, 14 años des­pués de que Ser­gio se alzara co­mo el rey del mun­do de las cucharillas y las co­pas en la ciu­dad es­pa­ño­la de Se­vi­lla, la pre­sen­ta­ción del en­ton­ces jo­ven de 37 años de edad si­gue sien­do la me­jor de Cu­ba y del con­ti­nen­te en ese ti­po de lea­des.

Du­ran­te la ce­le­bra­ción del más re­cien­te aniver­sa­rio de aque­lla ha­za­ña, Ex­ce­len­cias Gour­met con­ver­só con el pro­ta­go­nis­ta en el ho­tel Tryp Ha­ba­na Li­bre, esa suer­te de jar­dín del Edén mo­derno, don­de el in­ven­ci­ble se pa­sea co­mo un tra­ba­ja­dor co­mún, aun­que sus com­pa­ñe­ros bien co­no­cen que él es de los po­cos que han pi­sa­do el Olim­po de la coc­te­le­ría.

Tie­ne los ras­gos fí­si­cos de un asiá­ti­co, pe­ro por las ve­nas de Ser­gio co­rren la ale­gría y el se­llo de lo cu­bano. El Chino, co­mo ca­ri­ño­sa­men­te le co­no­cen aquí, pre­fie­re ir di­rec­to al grano: “Me pre­gun­tas lo que quie­ras, pe­ro te pi­do de fa­vor que seas la guía de la con­ver­sa­ción… ¿por dón­de quie­res em­pe­zar?”.

EN EL PRIN­CI­PIO…

“Na­cí en Puerto Pa­dre, Las Tu­nas y ten­go re­cuer­dos muy lin­dos de esa pri­me­ra eta­pa de la ni­ñez. To­da­vía muy pe­que­ño, la fa­mi­lia de­ci­dió mu­dar­se pa­ra La Ha­ba­na y aquí vi­ví to­do aque­llo de los cam­pa­men­tos de pio­ne­ros…Tu­ve una in­fan­cia fe­liz. Creo que una de las ex­pe­rien­cias más es­pe­cia­les de ese tiem­po fue la de crear, jun­to a mi tío y pri­mos-her­ma­nos, un gru­po mu­si­cal, don­de to­qué el tres, la gui­ta­rra y el acor­deón. ¡Nos di­ver­ti­mos mu­cho con el pro­yec­to!

Ellos, una vez gra­dua­dos, has­ta con­for­ma­ron una agru­pa­ción muy co­no­ci­da en Cu­ba que bau­ti­za­ron co­mo Los Sau­ces.”

NI MÚ­SI­CO, NI CHO­FER, NI MA­RI­NE­RO…

“Dis­fru­té ha­cer mú­si­ca, pe­ro ese no era mi ca­mino. La vi­da me te­nía guar­da­do otro fu­tu­ro. En de­ter­mi­na­do mo­men­to, muy jo­ven aún, pa­pá en­fer­mó y tu­ve que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de la ca­sa, así que me pu­se a tra­ba­jar co­mo cho­fer de al­qui­ler pa­ra con­tri­buir con el sos­tén de la fa­mi­lia.

Más tar­de, co­men­cé a es­tu­diar en la aca­de­mia naval, pe­ro so­lo por tres me­ses por­que re­sul­té no ap­to de­bi­do a unos fuer­tes do­lo­res de ca­be­za que em­pe­cé a su­frir. Aque­llo tam­po­co te­nía mu­cho que ver con­mi­go.

Al fin lle­gué al área gas­tro­nó­mi­ca, pe­ro en un ini­cio es­ta­ba más re­la­cio­na­do con la ad­mi­nis­tra­ción que con los ser­vi­cios. Tras cum­plir con va­rias res­pon­sa­bi­li­da­des de es­te ti­po, a prin­ci­pios de los no­ven­ta, me nom­bra­ron je­fe de al­ma­cén en el res­tau­ran­te La Fer­mi­nia, per­te­ne­cien­te a una de las más pres­ti­gio­sas es­cue­las cu­ba­nas de gas­tro­no­mía de la épo­ca: Ser­gio Pé­rez. Fue allí don­de se de­fi­nió mi des­tino”.

SÍ,

BAR­TEN­DER BAR­TEN­DER

“La pro­pia di­rec­to­ra del cen­tro, Es­ter So­sa, des­cu­brió pron­to que te­nía in­te­rés por la gas­tro­no­mía y me mo­ti­vó a su­pe­rar­me. De es­ta ma­ne­ra ma­tri­cu­lé, en 1993, en la es­cue­la, sin de­jar de tra­ba­jar. De 7 de la ma­ña­na a 5 de la tar­de, es­ta­ba en el al­ma­cén y por las no­ches, es­tu­dia­ba. Apro­ve­ché tan­to el tiem­po que lo­gré pa­sar el cur­so de ca­je­ro, barman, de­pen­dien­te y ca­pi­tán”.

MU­CHAS GRA­CIAS

“En mi co­ra­zón hay gra­ti­tud por to­das las per­so­nas que, de una for­ma u otra, me ayu­da­ron a ser quien soy hoy. Nun­ca voy a ol­vi­dar el apo­yo de Ma­nuel Car­va­jo, can­ti­ne­ro de vas­ta ex­pe­rien­cia, quien fue­ra el pri­me­ro en res­ca­tar­me de los al­ma­ce­nes y se con­vir­tie­ra en mi pro­fe­sor; ni a Rey­nal­do Ló­pez, des­ta­ca­do som­me­lier, de quien tam­bién apren­dí mu­cho; y tam­po­co pa­sa­ría por al­to, aun­que no al­can­ce a men­cio­nar­los to­dos, a mis com­pa­ñe­ros en los res­tau­ran­tes el Ca­fé del Orien­te o El Pa­tio.

“Asi­mis­mo, una vez que co­mien­zo en la ca­de­na ho­te­le­ra de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de La Ha­ba­na, Ha­ba­gua­nex, re­ci­bí la ayu­da ili­mi­ta­da del doc­tor Eu­se­bio Leal. A es­te hom­bre lo ad­mi­ro, no so­lo por su sa­bi­du­ría, sino por la no­ble­za que lle­va den­tro. Me sien­to hon­ra­do de co­no­cer­le”.

¡HO­GAR, DUL­CE HO­GAR!

“Por úl­ti­mo, hay un gru­po de per­so­nas que, a lo lar­go de mi ca­rre­ra, han in­ter­pre­ta­do siem­pre un pa­pel pro­ta­gó­ni­co: mi fa­mi­lia. Pa­ra que pu­die­ra al­can­zar las vic­to­rias por las que hoy me re­co­no­cen, tu­ve que ro­bar­les tiem­po mu­chas ve­ces, pe­ro ellos sa­ben bien que en mi vi­da son lo prin­ci­pal.

“Jus­ta­men­te, con el cóc­tel Adán y Eva me pro­pu­se rea­li­zar un ho­me­na­je al amor que les ten­go, en es­pe­cial a mi es­po­sa, Yahimy Ve­ga. Ellos hoy se sien­ten or­gu­llo­sos de mí y yo ben­de­ci­do por te­ner­les.

“En oca­sio­nes he re­ci­bi­do ten­ta­do­ras ofer­tas de tra­ba­jo que me lle­va­rían a es­tar le­jos de ca­sa y las he re­cha­za­do. No los de­frau­da­ría ja­más. Na­da me pa­re­ce tan sa­gra­do co­mo ese ri­tual de ca­da do­min­go, cuan­do nos reuni­mos en ca­sa de mis pa­dres. Allí sue­lo ha­cer al­go que tam­bién dis­fru­to mu­cho: co­ci­nar. Creo que la coc­te­le­ría y la co­ci­na tie­nen en co­mún la crea­ción y, en par­ti­cu­lar, a Ser­gio Se­rrano es el amor lo que le ins­pi­ra a crear”.

RUM­BO AL MUN­DIAL

“Des­de el año 1999 co­men­cé a com­pe­tir y ad­qui­rí des­tre­zas con ca­da even­to. En­tre el 2000 y 2001 tu­ve que en­fren­tar­me al mis­mí­si­mo Ma­nuel Car­va­jo, a quien le de­bía mi ini­cia­ción en la ca­rre­ra. Te­ner­lo de opo­nen­te me obli­gó a ver vi­deos, apli­car téc­ni­cas y es­tu­diar, por­que sa­bía que te­nía fren­te a mí una fi­gu­ra, un bar­ten­der ca­ris­má­ti­co, el pri­mer cu­bano que ga­nó un Gran Prix de la Ha­va­na Club.

“Ya pa­ra 2003, pre­vio al cam­peo­na­to, ob­tu­ve ter­cer lu­gar en los Pa­na­me­ri­ca­nos de Uru­guay. Con­si­de­ro que, co­mo re­sul­ta­do de esas ex­pe­rien­cias an­te­rio­res, rum­bo a Se­vi­lla, ya la par­te téc­ni­ca la do­mi­na­ba ca­si al 98%.

“Pa­ra des­ta­car era pre­ci­so in­no­var, bus­car sa­bo­res, que­dar­se en la men­te de quien pro­ba­ra el tra­go, y esa fue la es­tra­te­gia des­de que co­men­cé a so­ñar el Adán y Eva”.

EL GÉ­NE­SIS DE UN CÓC­TEL

“En el mun­dial de­bía tra­ba­jar con uno de los li­co­res Ve­dren­ne y es­co­gí el de man­za­na verde. A par­tir de es­tas con­di­cio­nan­tes, sur­gió pri­me­ro el nom­bre, lue­go la de­co­ra­ción de los dos co­ra­zo­nes tras­pa­sa­dos por una fle­cha y, por úl­ti­mo, los in­gre­dien­tes de­fi­ni­ti­vos del tra­go.

“La com­bi­na­ción fue lo más di­fí­cil: ba­jar y su­bir el Cam­pa­ri o el Ha­va­na Club, me­nos o más Mar­ti­ni. ¿Cuál mez­cla po­dría ser más agra­da­ble, cuál da­ría ma­yor aro­ma? Des­de el por­te­ro has­ta el ex­per­to pro­ba­ron el tra­go... Mi ma­yor in­te­rés siem­pre fue que en­tra­ra bien en bo­ca y des­pués le da­ría los to­ques re­fi­na­dos pa­ra que fue­ra ape­ri­ti­vo por ex­ce­len­cia.

“Nun­ca tu­ve en men­te un cóc­tel al­cohó­li­co, sino uno que fue­ra ca­paz de pro­vo­car tal placer al pa­la­dar que des­per­ta­ra el de­seo de pe­dir otro, aun sin ha­ber­lo ter­mi­na­do.

“Cin­co me­ses an­tes del even­to vi­ví una pre­pa­ra­ción in­ten­sa en el mis­mo cen­tro de tra­ba­jo. Al aca­bar ca­da jor­na­da en el Ca­fé del Orien­te, se­guía has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da in­ten­tan­do va­rian­tes y es­cu­chan­do los cri­te­rios de to­dos: «creo que de­bes me­jo­rar

es­ta téc­ni­ca», «en tal mo­men­to te mue­ves muy len­to», su­ge­rían. Es­cu­ché a clien­tes, ami­gos, pro­fe­sio­na­les de la can­ti­na co­mo yo y guar­dé sus con­se­jos en la ma­le­ta que me acom­pa­ña­ría lue­go a España, don­de triun­fé”.

MADRID: EL TRONO DE SER­GIO

“Ese año se pre­sen­ta­ron 52 paí­ses al even­to, de ellos se es­co­gie­ron 12 se­mi­fi­na­lis­tas y por úl­ti­mo seis, en­tre los cua­les se se­lec­cio­na­ría el pri­me­ro, se­gun­do y ter­cer lu­gar. Cuan­do cla­si­fi­qué fi­na­lis­ta ya me sen­tía más que pre­mia­do, por­que tan so­lo el he­cho de es­tar allí ya cons­ti­tuía un al­to ho­nor… ¡Ima­gí­na­te com­pe­tir por una me­da­lla!

“Me con­cen­tré al má­xi­mo ca­da mi­nu­to por rea­li­zar una pre­sen­ta­ción dig­na del sa­cri­fi­cio que ha­bía he­cho pa­ra lle­gar has­ta ese mo­men­to. Re­cuer­do có­mo an­tes de la úl­ti­ma com­pe­ten­cia se or­ga­ni­zó una ac­ti­vi­dad en el ho­tel, pe­ro no asis­tí. Me fui a la ha­bi­ta­ción, to­mé un ba­ño pa­ra re­la­jar­me, en­sa­yé un par de ve­ces el ejer­ci­cio y ba­jé a dar lo me­jor.

“Aun­que que­dé con­ten­to con la pre­sen­ta­ción, sa­bía que los ri­va­les tam­bién te­nían ca­li­dad. Du­ran­te la ce­re­mo­nia de pre­mia­cio­nes, el ju­ra­do dic­ta­mi­nó en ter­cer lu­gar, a Ita­lia; en se­gun­do, a Croa­cia y el pri­me­ro no lo pu­de es­cu­char, por­que el es­ce­na­rio no te­nía bue­na re­fe­ren­cia de au­dio.

“So­lo me di cuen­ta del re­sul­ta­do fi­nal cuan­do subie­ron a fe­li­ci­tar­me to­dos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos con gran en­tu­sias­mo. Ellos se veían iden­ti­fi­ca­dos con­mi­go por­que des­de 1975 nin­gu­na me­da­lla se ha­bía que­da­do en el con­ti­nen­te”.

Y SIN EM­BAR­GO, SE PUE­DE

“Los cu­ba­nos se han ga­na­do el pres­ti­gio den­tro de la coc­te­le­ría a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Te­ne­mos un es­ti­lo de tra­ba­jo muy res­pe­ta­do, prin­ci­pal­men­te por la ele­gan­cia que nos ca­rac­te­ri­za.

“Hoy, un barman en Cu­ba sí tie­ne las con­di­cio­nes pa­ra pre­pa­rar­se con ri­gor y su­pe­rar­se en sin­to­nía con las ten­den­cias ac­tua­les. ¿Dón­de es que pue­den en­con­trar los prin­ci­pa­les tro­pie­zos pa­ra ga­nar al más al­to ni­vel? Con­si­de­ro que en la ad­qui­si­ción de in­su­mos va­ria­dos y en la ines­ta­bi­li­dad de los pro­vee­do­res. Esas si­tua­cio­nes cons­ti­tu­yen un freno pa­ra quie­nes tie­nen el ta­len­to. Aun así, el he­cho de que yo lo ha­ya po­di­do lo­grar sig­ni­fi­ca que, aun­que es di­fí­cil, no es im­po­si­ble”.

LOS OTROS TRO­FEOS DE SER­GIO

“Ade­más del oro del 2003, uno de los pre­mios que me de­jó la vic­to­ria fue el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción de la gen­te. Ade­más, he po­di­do via­jar a ca­si to­das las re­gio­nes del mun­do. A ve­ces, re­ci­bo in­clu­so me­jor tra­to fue­ra de Cu­ba, ima­gino que por la fal­ta de co­no­ci­mien­to en el ám­bi­to na­cio­nal so­bre lo que ocu­rrió en 2003.

“Otro fru­to de aquel re­sul­ta­do es es­te lu­gar don­de con­ver­sa­mos hoy: el bar Si­bo­ney pro­yec­to Adán y Eva. Es­ta ini­cia­ti­va sur­ge a ini­cios del año 2016, pre­vio a la vi­si­ta del ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma a nues­tra na­ción.

“El bar con­tó con el apo­yo, tan­to de la ca­de­na Me­liá co­mo de la Gran Ca­ri­be, y pre­ten­de pro­mo­ver la coc­te­le­ría na­cio­nal den­tro de la fa­mi­lia de coc­te­les Adán y Eva. Es­te es­pa­cio, don­de se es­ti­mu­la mi tra­ba­jo, fue de­fen­di­do de ma­ne­ra es­pe­cial por An­to­nio Benítez, sub­di­rec­tor de ali­men­tos y be­bi­das del ho­tel”.

Cuen­tan quie­nes le co­no­cen bien que Ser­gio es un ca­ba­lle­ro tras la ba­rra. A las mu­je­res, lla­ma da­mas, y a los hom­bres, se­ño­res. Cuan­do sir­ve pa­re­ce in­ter­pre­tar un es­pec­tácu­lo, y al su­ge­rir, sa­be ac­ti­var con su­ti­le­za ese sex­to sen­ti­do del barman pa­ra edu­car al clien­te en una cul­tu­ra al­cohó­li­ca que le afec­te me­nos.

Siem­pre vis­te de ga­la y ja­más lo han vis­to mi­rar por en­ci­ma del hom­bro a na­die. Los miem­bros de su equi­po en el bar-pro­yec­to Adán y Eva se sien­ten mi­ma­dos por el cam­peón. “Le gus­ta en­se­ñar lo que sa­be”, co­me­tan.

Ti­po: Ape­ri­ti­vo IN­GRE­DIEN­TES

Cam­pa­ri Bit­ter: go­tas.

Li­cor de man­za­na verde: 2 cl. Ver­mouth Bian­co: 2 cl.

Ron Ha­va­na Club 7 años: 2.5 cl.

PRE­PA­RA­CIÓN

En­friar el va­so de mez­clar pre­via­men­te y ver­ter en él los in­gre­dien­tes en el or­den de pre­pa­ra­ción. Re­vol­ver con una cu­cha­ri­lla es­pi­ral du­ran­te quin­ce se­gun­dos y ser­vir co­la­do en una co­pa pa­ra cóc­tel en­fria­da con an­te­la­ción. De­co­rar con una fan­ta­sía de man­za­na al bor­de de la co­pa (dos co­ra­zo­nes atra­ve­sa­dos por una fle­cha).

Al ter­mi­nar nues­tra con­ver­sa­ción re­ci­be a los ami­gos que se han lle­ga­do has­ta la es­qui­na de 23 y L pa­ra fe­li­ci­tar al in­vic­to. Les pre­pa­ra, co­mo la pri­me­ra vez, el cóc­tel de la ha­za­ña y los clien­tes pro­po­nen un brin­dis por el crea­dor de la be­bi­da co­lor ám­bar que aho­ra con­quis­ta sus la­bios.

A TOAST TO THE CREA­TOR OF ADAN Y EVA

14 af­ter Ser­gio Se­rrano’s win­ning the 52nd Clas­sic Cock­tail World Cham­pions­hip or­ga­ni­zed by the IBA (In­ter­na­tio­nal Bar­ten­ders As­so­cia­tion) at Spanish Se­vi­lle City, the pre­sen­ta­tion do­ne by Se­rrano, who was 37 years old at the ti­me, has been la­be­led as the best one in Cu­ba and the who­le con­ti­nent in that kind of events.

Du­ring the ce­le­bra­tion of the la­test anniversary of that de­ve­lop­ment, Ex­ce­len­cias Gour­met tal­ked to this star at Tryp Ha­ba­na Li­bre ho­tel, that sort of mo­dern gar­den of Eden, whe­re the in­vin­ci­ble bar­ten­der walks as a com­mon wor­ker, alt­hough his friends know that he is one of the few peo­ple that ha­ve step­ped on the cock­tail Olym­pus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.