Slo­wFOOD ELGUSTOES NUES­TRO

Excelencias Gourmet - - Entre Fogones -

Car­los Pe­tri­ni le apa­sio­nan las co­sas o no. Al me­nos es lo que nos de­ja sa­ber ca­da vez que de­fien­de el pro­pó­si­to vi­tal que ha im­pul­sa­do su queha­cer en los úl­ti­mos 30 años: una gas­tro­no­mía “bue­na, lim­pia y jus­ta”.

Y es que so­bre esos pi­la­res se ba­sa el mo­vi­mien­to Slow Food, una idea na­ci­da en la dé­ca­da de los ’80, en­fo­ca­da en pre­ser­var las tra­di­cio­nes re­gio­na­les, la bue­na co­mi­da y el placer gas­tro­nó­mi­co sin de­jar nun­ca de la­do al cam­pe­sino, al co­mer­cian­te, al chef y al co­men­sal; ac­to­res fun­da­men­ta­les en la ali­men­ta­ción, y don­de el me­dio am­bien­te es otro es­la­bón car­di­nal.

To­do em­pe­zó cuan­do ba­jo el im­pul­so que ha­bía ga­na­do, el Fast Food ex­ten­día sus ten­tácu­los so­bre Ita­lia: el gi­gan­te McDo­nald’s, epí­to­me de la co­mi­da rá­pi­da, con­ci­bió abrir uno de sus es­ta­ble­ci­mien­tos en una de las pla­zas más in­sig­nes y gour­mets del país eu­ro­peo.

Fue ahí que Car­los Pe­tri­ni, jun­to a otros apa­sio­na­dos, usó sus co­no­ci­mien­tos de so­ció­lo­go, su afi­ción por la cul­tu­ra que siem­pre en­vuel­ve la co­ci­na au­tóc­to­na, e im­pi­dió el po­rra­zo de in­cen­ti­var una co­mi­da ho­mo­lo­gan­te, re­pe­ti­ti­va y sin iden­ti­dad co­mo la que pro­po­nía el con­sor­cio. Co­mo el mis­mo Pe­tri­ni ha pun­tua­li­za­do re­pe­ti­das ve­ces, “Slow Food sur­gió a par­tir de la pre­mi­sa de que el ver­da­de­ro va­lor de la co­mi­da es la di­ver­si­dad”.

“La co­mi­da rá­pi­da no es el fu­tu­ro”, re­cal­ca el ideó­lo­go.

Y es que pa­ra él, el ver­da­de­ro mo­do de co­no­cer un país es aden­trar­se en su va­rie­dad de fru­tos, ya sean del mar o la huer­ta; úni­ca ma­ne­ra de co­no­cer la ri­que­za ex­tra­or­di­na­ria que po­see ca­da na­ción.

Si bien pa­ra mu­chos de los ex­per­tos el Fast Food ya no re­pre­sen­ta un boom, sí es preo­cu­pan­te el des­ba­lan­ce en­tre ca­li­dad y fi­nan­zas que se vi­ve hoy día, el ex­ce­si­vo uso de trans­gé­ni­cos, el mal­tra­to a las fuen­tes na­tu­ra­les y, en te­mas hu­ma­nís­ti­cos, la im­per­so­na­li­za­ción de al­gu­nas pro­pues­tas y mo­dos de ven­ta.

Es­ta es la ra­zón por la cual se bus­can los tér­mi­nos enun­cia­dos al prin­ci­pio. Tal co­mo ex­pli­can los pro­mo­to­res del Slow Food:

“La ca­li­dad en la ali­men­ta­ción es­tá de­ter­mi­na­da por tres ad­je­ti­vos que de­ben res­pe­tar­se: la co­mi­da de­be ser bue­na, lim­pia y jus­ta. Bue­na, por­que la co­mi­da de ca­li­dad de­be te­ner buen gus­to y otor­gar una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra a quien la con­su­me; lim­pia, por­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.