QUÉ DI­CEN DE NO­SO­TROS

Excelencias Gourmet - - Habana 500 - Tie­ne mi Cu­ba un son y una can­ti­na, he­cha de ca­ña y ron y agua ma­ri­na. POR: CHEF JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ-ARENCIBIA, PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO DE LA CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO FOTOS: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Va­len­tía, ta­len­to y fi­de­li­dad, por lo ge­ne­ral, de­ri­van una suer­te de ecua­ción con com­po­nen­tes exis­ten­cia­les desea­bles, cu­yo re­sul­ta­do fi­nal bien me­re­ce ser in­ter­pre­ta­do co­mo ho­nes­ti­dad. Y de cuál otra for­ma pu­die­ra asu­mir­se en Cu­ba la fi­gu­ra del des­ta­ca­do escritor nor­te­ame­ri­cano Er­nest He­ming­way, Pre­mio No­bel de

Li­te­ra­tu­ra en 1954. En la edi­ción pós­tu­ma (1970) de su novela Is­las en el Gol­fo, al­guien que “de mi­la­gro” no fue pre­ci­sa­men­te cu­bano, ex­pre­só so­bre sus ex­pe­rien­cias del buen beber en la Is­la Gran­de, el si­guien­te frag­men­to: “La be­bi­da no po­día ser me­jor, ni si­quie­ra pa­re­ci­da, en nin­gu­na par­te del mun­do. (...) Hud­son es­ta­ba be­bien­do otro dai­qui­rí he­la­do y al le­van­tar­lo, pe­sa­do y con la co­pa bor­dea­da de es­car­cha, mi­ro la par­te cla­ra de­ba­jo de la ci­ma frap­pé y le re­cor­dó el mar”.

So­bre una pu­bli­ca­ción cu­ba­na de 1927, El ar­te de ha­cer un cock­tail y

al­go más, cor­te­sía de la Com­pa­ñía Cer­ve­ce­ra In­ter­na­cio­nal, S.A., Ja­red Mac Daniel Brown y Anis­ta­tia Re­nard Mi­ller ex­pre­san el si­guien­te co­men­ta­rio: “Tra­du­ci­do al in­glés, por pri­me­ra vez en 1928, (…) el ge­nio crea­ti­vo de los can­ti­ne­ros cu­ba­nos. En sus pá­gi­nas us­ted pue­de en­con­trar 788 recetas que fue­ron ba­ti­das, agi­ta­das, he­la­das y ser­vi­das du­ran­te los años 20 (del si­glo XX) en los ho­te­les, res­tau­ran­tes, ca­si­nos, bo­de­gas y ba­res del ´pe­que­ño Pa­rís del Ca­ri­be, Ha­ba­na, Cu­ba´”.

Los pro­pios au­to­res tam­bién ha­cen re­fe­ren­cia al li­bro

When It´s Cock­tail Ti­me in Cu­ba (Cuan­do es tiem­po de cóc­tel en Cu­ba), es­cri­to por el dra­ma­tur­go y pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co Ba­sil Woon y pu­bli­ca­do por Ho­ra­ce Li­ve­right, en New York, 1928, “en que cap­tu­ra la ener­gía to­ma­da en La Ha­ba­na por la mu­che­dum­bre (nor­te) ame­ri­ca­na, me­dian­te sus mi­les de co­sas pa­ra beber, ju­gar y fes­te­jar en me­dio de la be­lle­za tro­pi­cal que es Cu­ba”. En di­cho li­bro, su au­tor de­di­ca va­rios tex­tos a la coc­te­le­ría cu­ba­na, so­bre to­do en el ca­pí­tu­lo III, don­de des­cri­be al­gu­nas de las be­bi­das em­ble­má­ti­cas: “Los otros dos cócteles (ade­más del dai­qui­rí) más de­man­da­dos en La Ha­ba­na son Pre­si­den­te y Mary Pick­ford.” Al pri­me­ro, lo iden­ti­fi­ca co­mo “el aris­to­crá­ti­co de los cócteles y uno de los pre­fe­ri­dos por los cu­ba­nos de me­jor cla­se”. In­clu­ye tam­bién co­men­ta­rios so­bre di­chas pre­pa­ra­cio­nes:

“Am­bos cócteles son al­go dul­ces y de­ben ser bien ba­ti­dos. El ju­go de la piña tie­ne que ser de fru­tas fres­cas, re­cién ex­pri­mi­das”.

El pres­ti­gio del ha­ba­ne­ro bar-res­tau­ran­te El Flo­ri­di­ta era tan gran­de que el des­ta­ca­do escritor in­glés Henry Graham Gree­ne (1904 - 1991), lle­gó a de­cir: “Co­noz­co el bar de hom­bres en el Wal­dorf As­to­ria, el Bar Sa­voy en Londres y el Bar Ame­ri­cano en Pa­rís. He to­ma­do whis­key en Shep­heards; Gi­ne­bra y An­gos­tu­ras en el Gran Orien­tal, en Cal­cu­ta. Co­noz­co los Pis­cos Sours del Ho­tel Ca­rre­ra en Cu­ra­zao. He vi­si­ta­do el Ad­lon en Ber­lín, el Bris­tol en Vie­na, la ca­sa Chian­ling en Chung­king, el Pla­za en Bue­nos Ai­res. Pe­ro, den­tro de mi ex­pe­rien­cia, La Flo­ri­da, es el má­xi­mo bar en la tie­rra”.

En los si­guien­tes frag­men­tos de la novela Nues­tro hom­bre en La

Ha­ba­na, del pro­pio Graham Gree­ne, pu­bli­ca­da en 1958 y lle­va­da a fil­me en 1959, por el ci­neas­ta in­glés Ca­rol Reed, con Alec Guin­ness en el pa­pel pro­ta­gó­ni­co, se ha­ce re­fe­ren­cia a los ba­res y cócteles de la ca­pi­tal cu­ba­na co­mo par­te de una co­ti­dia­nei­dad: “En el bar Sloppy

Joe´s fue don­de Wor­mold fue apro­ba­do por el ser­vi­cio bri­tá­ni­co” (…)

“Por al­gu­na cau­sa, esa ma­ña­na no te­nía de­seos de en­con­trar­se con el doc­tor Has­sel­ba­cher pa­ra el re­fres­can­te dai­qui­rí ma­ti­nal. Al­gu­nas ve­ces el doc­tor se mos­tra­ba un tan­to de­ma­sia­do ale­gre, de mo­do que se de­tu­vo un mo­men­to en el Sloppy Joe’s en lu­gar de ir al Won­der Bar. Nin­gún re­si­den­te de La Ha­ba­na iba ja­más al Sloppy Joe’s por­que era el lu­gar de ci­ta de los tu­ris­tas, pe­ro en esos tiem­pos el nú­me­ro de vi­si­tan­tes des­gra­cia­da­men­te se ha­bía re­du­ci­do, por­que el ré­gi­men del pre­si­den­te cru­jía pe­li­gro­sa­men­te anun­cian­do el fi­nal”.

La pu­bli­ca­ción in­gle­sa Drinks In­ter­na­tio­nal, enero 2012, a tra­vés de en­cues­ta rea­li­za­da por la So­cie­dad de Investigación del Mer­ca­do del

Reino Uni­do, dio a co­no­cer que la mar­ca de ro­nes Ha­va­na Club re­sul­tó nú­me­ro uno en un Top Hot Rum Brands, des­pla­zan­do a la Ba­car­dí, al en­cues­tar a los can­ti­ne­ros que tra­ba­ja­ron du­ran­te 2010 en los 50 me­jo­res ba­res del mun­do. Se con­si­de­ra la 2da. mar­ca más po­pu­lar, la que más se ven­de (Best se­lling rum) y la 1ra. en el Bar­man´s Top Ten. Tam­bién en­ca­be­za la más so­li­ci­ta­da en los ba­res, se­gún res­pues­tas de los can­ti­ne­ros. (12% de lo can­ti­ne­ros en­tre­vis­ta­dos son nor­te­ame­ri­ca­nos, mer­ca­do im­pe­ne­tra­ble pa­ra es­ta mar­ca).

LOS MÁS GENUINOS AR­TÍ­FI­CES

Ob­via­men­te, los can­ti­ne­ros cu­ba­nos. Véan­se al­gu­nos ejem­plos:

En el año 2003, Ser­gio Se­rrano Ri­ve­ro ob­tie­ne el Pri­mer lu­gar en la Co­pa del Mun­do, en el Cam­peo­na­to de la In­ter­na­tio­nal Bar­ten­der As­so­cia­tion (IBA), efec­tua­do en Se­vi­lla, Es­pa­ña, con su em­ble­má­ti­co cóc­tel Adán y Eva. Y en el pro­pio año, Pri­mer Lu­gar en la Co­pa Pa­na­me­ri­ca­na en es­ti­lo clá­si­co y Ter­cer Lu­gar en es­ti­lo li­bre.

En 2017, du­ran­te el Cam­peo­na­to Mun­dial de la IBA, rea­li­za­do en Co­pen­ha­gue, Di­na­mar­ca, Dios­mel Men­do­za Me­drano es me­re­ce­dor de la Co­pa DNA Cock­tail (pre­mio al cóc­tel más ori­gi­nal­men­te nom­bra­do) con su Pu­ro Co­ra­zón.

En agos­to de 2018, La Ha­ba­na se­rá acree­do­ra de la se­de por el Cam­peo­na­to Pa­na­me­ri­cano de la IBA.

Du­ran­te la edi­ción 2018 de FITUR, Es­pa­ña, fue otor­ga­da a La Ha­ba­na la con­di­ción de Ca­pi­ta­li­dad de la Coc­te­le­ría Ibe­roa­me­ri­ca­na, por par­te de Don Ra­fael An­són Oliart, pre­si­den­te de la Real Aca­de­mia de Gas­tro­no­mía Es­pa­ño­la y la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na de Gas­tro­no­mía. Es­te al­to re­co­no­ci­mien­to fue re­ci­bi­do por Ma­nuel Ma­rre­ro Cruz, Mi­nis­tro de Tu­ris­mo de Cu­ba.

Can­ti­ne­ros, en su­ma, que con­ju­gan ar­mó­ni­ca­men­te su vo­ca­ción por ser­vir y agra­dar, al ofre­cer sus al­qui­mias te­rre­na­les, al mis­mo tiem­po que cui­dan más de los clien­tes que de sus pro­pios bol­si­llos, con opor­tu­nos y so­li­da­rios con­se­jos de beber con res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.