DE VI­NOS Y EMO­CIO­NES...

Wi­nes & Emo­tions

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: DR. MSC. JU­LIO CÉ­SAR GINARTE SUÁ­REZ FO­TO: AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

De to­das las sen­sa­cio­nes que nos pro­du­ce el ac­to de be­ber vino, la más di­rec­ta y la que llega ins­tan­tá­nea­men­te a nues­tro ce­reb­ro, es la sen­sa­ción del ol­fa­to. El ser hu­mano pue­de guar­dar en su me­mo­ria olo­res pla­cen­te­ros du­ran­te 5 o 10 años; por ello, al sen­tir el mis­mo aro­ma en un vino, so­mos ca­pa­ces de re­cor­dar des­de nues­tra in­fan­cia, has­ta un via­je, un país o his­to­rias de amo­res vi­vi­dos.

Una vez en la bo­ca, se pro­du­cen sen­sa­cio­nes fí­si­cas que, ade­más del gus­to, in­clu­yen otras ca­li­fi­ca­das co­mo de tac­to. Es­pe­cial­men­te los la­bios, de­bi­do al gran nú­me­ro de ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas, cons­ti­tu­yen una zo­na hi­per­sen­si­ble a es­te es­tí­mu­lo, al igual que los ca­rri­llos, don­de se de­tec­tan de­ter­mi­na­dos as­pec­tos de los ali­men­tos co­mo la tex­tu­ra, o la vis­co­si­dad de las par­tí­cu­las con­te­ni­das en ellos.

El con­tac­to del vino con la lengua po­ne a prue­ba los cua­tro pun­tos más im­por­tan­tes de la misma: dul­ce, salado, áci­do/agrio y amar­go. Cuando se es­ti­mu­la la parte de­lan­te­ra, sen­ti­mos el sa­bor dul­ce. En me­di­ci­na oriental y ali­men­ta­ción ener­gé­ti­ca, se aso­cia con el sím­bo­lo de tie­rra, y se­gún la psi­co­lo­gía de los sen­ti­mien­tos, nos apor­ta op­ti­mis­mo, buen humor, cu­rio­si­dad y ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar me­jor.

Por otro la­do, al ac­ti­var­se el área de lo salado en los la­te­ra­les de­lan­te­ros de la lengua, lo aso­cia­mos con el sím­bo­lo de agua, por lo que el vino nos trans­mi­te sen­ti­do de vo­lun­tad, va­len­tía, es­ta­bi­li­dad y vi­ta­li­dad. En el área la­te­ral a la al­tu­ra me­dia de la lengua sen­ti­mos el sa­bor áci­do/agrio, que nos apor­ta­rá pa­cien­cia, dig­ni­dad, per­se­ve­ran­cia y al­truis­mo. Mien­tras el sa­bor amar­go, en la parte tra­se­ra de la lengua, lo re­la­cio­na­mos con el ele­men­to fue­go, y con sen­sa­cio­nes co­mo ale­gría e in­tui­ción.

El vino tiene una se­rie de pro­pie­da­des (co­lor, aro­ma, sa­bor…) que en­la­zan di­rec­ta­men­te con nues­tros sen­ti­dos, y de allí van al ce­reb­ro, nues­tro cen­tro neu­rál­gi­co de ope­ra­cio­nes y el en­car­ga­do de pro­ce­sar to­da la in­for­ma­ción que trans­mi­ten los ner­vios sen­so­ria­les.

Sin em­bar­go, la per­cep­ción de aromas y gus­tos va­ría en función del se­xo, ra­za, edad, lugar de tra­ba­jo, en­tre otros. Así, las mu­je­res tie­nen el ol­fa­to más sen­si­ble que los hom­bres y les re­sul­ta más fá­cil po­ner pa­la­bras a lo que hue­len. Igual­men­te, los jó­ve­nes po­seen una mayor ca­pa­ci­dad pa­ra de­tec­tar y des­cri­bir los aromas del vino. Con el co­rrer de los años, la misma dis­mi­nu­ye; pe­ro aumenta la emo­ción que pro­vo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.