BANQUETES CÉLEBRES

Fa­mous Ban­quets

Excelencias Gourmet - - Sumario - POR: EXCELENCIAS GOUR­MET FOTOS: ARCHIVO EXCELENCIAS

DES­DE LA AN­TI­GÜE­DAD, LOS BANQUETES HAN SI­DO UNA FORMIDABLE OCA­SIÓN PA­RA SOCIALIZAR EN GRU­PO MIEN­TRAS COMEMOS. POR SU MAG­NI­TUD Y EL DES­PLIE­GUE DE MANJARES, SIN NIN­GÚN TI­PO DE REPARO EN GAS­TOS, LOS CELEBRADOS EN GRE­CIA Y RO­MA SON ÍCONOS DE LA EVO­LU­CIÓN DE ES­TA MO­DA­LI­DAD GAS­TRO­NÓ­MI­CA

Cuan­do es­cu­cha­mos o nos vie­ne al pen­sa­mien­to la pa­la­bra “ban­que­te”, ge­ne­ral­men­te la aso­cia­mos a una ce­le­bra­ción en torno a una me­sa con pro­fu­sión de ali­men­tos, ya sea un even­to so­cial o co­mer­cial. Tam­bién se apre­cia co­mo una opor­tu­ni­dad de en­con­trar­nos con ami­gos o co­no­cer a otros, mien­tras de­gus­ta­mos una es­pec­ta­cu­lar co­mi­da so­bre cu­yo con­te­ni­do, a ve­ces, na­da sa­be­mos de an­te­mano, pe­ro de se­gu­ro dis­fru­ta­re­mos al ir des­cu­brien­do sus se­cre­tos, co­mo en una pe­lí­cu­la de sus­pen­se.

Pa­ra mu­chos, la fra­se “dar­se un ban­que­te” sig­ni­fi­ca ha­ber co­mi­do en can­ti­dad y a ple­na sa­tis­fac­ción; pa­ra otros, “me voy a dar un ban­que­te” es una ana­lo­gía que sugiere la cer­ti­dum­bre de sa­ciar al­gu­na ex­pec­ta­ti­va, tal vez in­con­fe­sa­ble. Co­noz­ca­mos so­bre al­gu­nos an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les con­cer­nien­tes a es­ta mo­da­li­dad gas­tro­nó­mi­ca, una formidable ma­ne­ra de dis­fru­tar y socializar en gru­po mien­tras comemos.

PLA­CER COM­PAR­TI­DO

Cuan­do el hom­bre co­men­zó a agru­par­se en cla­nes o tri­bus, rea­li­za­ba en com­pa­ñía el con­su­mo de los ali­men­tos, so­bre to­do des­pués del des­cu­bri­mien­to del fue­go, em­plea­do pa­ra asar y co­ci­nar sus co­mi­das. Sen­tar­se en gru­po al­re­de­dor de la fo­ga­ta po­seía, ade­más, un ca­rác­ter mís­ti­co: un ri­tual pa­ra que las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za re­sul­ta­ran pro­pi­cias a la ca­za y a la re­co­lec­ción agra­ria.

El tér­mino “ban­que­te”, que sig­ni­fi­ca “co­mi­da con­su­mi­da en com­pa­ñía”, de­ri­va del sus­tan­ti­vo banc (ban­co o asien­to) y pro­vie­ne de la eta­pa en que los pri­me­ros cris­tia­nos ce­le­bra­ban sus ága­pes sen­ta­dos en ban­cas.

Con el de­sa­rro­llo de la agricultura y la ga­na­de­ría, y el uso de la ce­rá­mi­ca y la me­ta­lur­gia, las reunio­nes al­re­de­dor de la fo­ga­ta co­men­za­ron a ce­le­brar­se al­re­de­dor de una me­sa y ha­cien­do uso de los ban­cos. Asi­mis­mo, las co­mi­das se tor­na­ron más ela­bo­ra­das, prin­ci­pal­men­te en las re­gio­nes más fér­ti­les.

En va­rios li­bros del An­ti­guo Tes­ta­men­to apa­re­cen referencias a los gran­des banquetes ba­bi­ló­ni­cos y egip­cios, acer­ca de los cua­les es­cri­bió He­ro­do­to (el pa­dre de la His­to­ria) ha­ce 2500 años. Pe­ro los celebrados en la an­ti­güe­dad gre­co­rro­ma­na son los más co­no­ci­dos, por su mag­ni­tud y el des­plie­gue de manjares y es­pec­tácu­los, sin nin­gún ti­po de reparo en gas­tos o fas­tuo­si­dad.

Los grie­gos fue­ron los crea­do­res del sym­po­sion, ya que des­pués de la co­mi­da ha­bla­ban de lo di­vino y lo hu­mano, ro­dea­dos de fru­tas, pas­te­les, que­sos y otras ten­ta­cio­nes pa­ra pi­car (to­da­vía no se le lla­ma­ba “bu­fet”).

El ban­que­te —co­no­ci­do tam­bién co­mo El sim­po­sio— es ade­más el tí­tu­lo de un diá­lo­go de Pla­tón, com­pues­to al­re­de­dor del 380 a.n.e., que ver­sa so­bre el amor. Es­ta obra, jun­to a Fe­dro, pro­pa­gó la idea del amor pla­tó­ni­co, tér­mino que, co­mo sa­be­mos, no sig­ni­fi­ca pre­ci­sa­men­te “amor por los pla­tos”.

Por su par­te, los ro­ma­nos no­bles lu­cían sus me­jo­res ga­las pa­ra asis­tir a los banquetes, vis­tien­do con tú­ni­cas y ador­nos flo­ra­les que les pro­por­cio­na­ba el mis­mo an­fi­trión de la tra­gan­to­na. Fue el em­pe­ra­dor Ne­rón el más ima­gi­na­ti­vo, efi­cien­te or­ga­ni­za­dor y pro­mo­tor de los “fes­ti­nes-ba­ca­na­les”, cam­peón ab­so­lu­to de es­tas li­des du­ran­te el Im­pe­rio Ro­mano.

Sin em­bar­go, el ban­que­te más fa­mo­so de to­dos los que se ce­le­bra­ron en Ro­ma fue el or­ga­ni­za­do por Tri­mal­ción, per­so­na­je de la no­ve­la El Sa­ti­ri­cón, obra del cé­le­bre Pe­tro­nio. En esa oca­sión, se lle­gó a con­tra­tar a los me­jo­res es­cul­to­res de la épo­ca pa­ra crear ver­da­de­ras obras de ar­te du­ran­te la pre­sen­ta­ción de los manjares ofre­ci­dos; con­vo­ya­dos, ade­más, con nin­fas y efe­bos pa­ra ser tam­bién “sa­bo­rea­dos” por los in­vi­ta­dos.

El gran Ju­lio Cé­sar dis­pu­so ce­le­brar, por to­do lo al­to, la vic­to­ria so­bre Pom­pe­ya. In­vi­tó a dos­cien­tos mil co­men­sa­les a su me­sa, en­tre ellos a Bru­tus —no ima­gi­na­ba en­ton­ces el Cé­sar lo que esa amis­tad le cos­ta­ría—, y cuan­do co­no­ció los fa­bu­lo­sos gas­tos de ese fies­tón, cuen­tan que re­pi­tió: “Alea iac­ta est”.

En la Edad Me­dia tu­vo lu­gar el fas­tuo­so ban­que­te or­ga­ni­za­do por Ri­car­do II de In­gla­te­rra, quien in­vi­tó a los dos mil ba­ro­nes más ri­cos del país. Pa­ra el con­vi­te se ne­ce­si­ta­ron dos­cien­tos co­ci­ne­ros que ela­bo­ra­ron los manjares ser­vi­dos. Có­mo es­tos “chefs” se ha­brán pues­to de acuer­do pa­ra con­fec­cio­nar el me­nú, to­da­vía es un mis­te­rio.

Fue el mo­nar­ca En­ri­que VIII de In­gla­te­rra, gran afi­cio­na­do a los ca­sa­mien­tos (diez), a las co­mi­lo­nas, las fies­tas y las de­ca­pi­ta­cio­nes de sus aman­tes es­po­sas (seis), quien es­ta­ble­ció es­ta ex­tra­va­gan­te nor­ma­ti­va res­pec­to a los banquetes: “Un car­de­nal tie­ne de­re­cho a que le sir­van nue­ve pla­tos. Un lord del Par­la­men­to, a seis. Y un ciu­da­dano que ten­ga in­gre­sos de por lo me­nos qui­nien­tas li­bras anua­les, a tres”.

Es tam­bién inusi­ta­do el mul­ti­tu­di­na­rio ban­que­te que or­ga­ni­zó, en 1852, el chef Alex So­yer, del muy se­lec­to Re­form Club de Lon­dres. En Na­vi­dad, in­vi­tó a ce­nar a vein­ti­dós mil po­bres de la ciu­dad. Aun­que en la ac­tua­li­dad es cos­tum­bre ha­cer co­mi­das co­lec­ti­vas pa­ra los po­bres, en las fies­tas pas­cua­les el Sr. So­yer no se li­mi­tó so­lo a dis­pen­sar­las, sino que dio un ser­vi­cio con to­das las re­glas y eti­que­tas de la bue­na me­sa.

El ban­que­te, des­de siem­pre, ha si­do una oca­sión opor­tu­na pa­ra de­mos­trar las bue­nas re­la­cio­nes y con­fra­ter­ni­dad de un an­fi­trión en par­ti­cu­lar o de una or­ga­ni­za­ción so­cial, po­lí­ti­ca o em­pre­sa­rial con sus con­vi­da­dos.

La se­lec­ción del me­nú, así co­mo el nú­me­ro de in­vi­ta­dos, la dis­tri­bu­ción de las me­sas, la de­co­ra­ción y las ac­ti­vi­da­des de re­la­cio­nes pú­bli­cas son esen­cia­les pa­ra or­ga­ni­zar un ban­que­te exi­to­so. Con­se­guir el me­jor de los re­sul­ta­dos, con el me­nor pre­su­pues­to po­si­ble, cons­ti­tu­ye hoy un asun­to de ex­tre­ma prio­ri­dad; sin du­das, una ta­rea ar­dua, pa­cien­te, cui­da­do­sa y a ve­ces apo­ca­líp­ti­ca pa­ra mu­chos bol­si­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.