Bé­li­ce: un pa­raí­so pa­ra los aman­tes del snor­ke­ling

Acá hay mu­cho pa­ra ha­cer o muy po­co, se­gún sea la pre­fe­ren­cia. “La Is­la Bo­ni­ta” de Ma­don­na, jun­glas con rui­nas ma­yas, ca­ver­nas con ríos sub­te­rrá­neos y el Gran Agu­je­ro Azul.

Fortuna - - Sumario - CEFERINO REATO, DESDE BELICE

Acá hay mu­cho pa­ra ha­cer o muy po­co, se­gún sea la pre­fe­ren­cia. “La Is­la Bo­ni­ta” de Ma­don­na, jun­glas con rui­nas ma­yas, ca­ver­nas con ríos sub­te­rrá­neos y el Gran Agu­je­ro Azul.

Un des­tino úni­co, que in­clu­ye desde una ba­rre­ra de co­ral que es la se­gun­da más gran­de del mundo y “La Is­la Bo­ni­ta” de Ma­don­na, con sus lar­gas pla­yas de fi­na are­na blan­ca sal­pi­ca­das de pal­me­ras tan per­fec­tas que pa­re­cen de uti­le­ría, has­ta jun­glas que ocul­tan pi­rá­mi­des ma­yas y cue­vas lis­tas pa­ra ser ex­plo­ra­das en bo­tes que se des­li­zan por una red de ríos sub­te­rrá­neos. Y el Great Blue Ho­le, el Gran Agu­je­ro Azul, una de las gran­des ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mundo, la pos­tal tu­rís­ti­ca más co­no­ci­da de Belice, cu­yas pa­re­des des­cien­den más de cien­to vein­te me­tros ha­cia el in­te­rior del mar pa­ra fe­li­ci­dad de los va­lien­tes del bu­ceo.

Belice es un pe­que­ño país de Amé­ri­ca Cen­tral que no pa­re­ce tan la­ti­noa­me­ri­cano ni tan ca­ri­be­ño. Tie­ne un po­co de am­bos mun­dos. La ma­yo­ría de sus 360 mil ha­bi­tan­tes ha­bla es­pa­ñol, pero el idio­ma ofi­cial es in­glés, a tono con su per­te­nen­cia a la Com­mon­wealth, ra­zón por la cual su je­fa de Es­ta­do es la rei­na Isa­bel II. Esa par­ti­cu­la­ri­dad ha­ce que el

Es­te cas­ti­llo me­die­val, a

85 por só­lo cien­to45 mi­nu­tos­de sus del tu­ris­tas ae­ro­puer­to pro­ven­gan prin­ci­pal­de Es­ta­dos de Uni­dos Du­blin, aun­que­fue en los úl­ti­mos cons­trui­do años con sus pie­dra be­lle­zas ca­li­za­se es­tány co­no­cien­do­vi­gas de ro­ble­más en Amé­ri­cael si­glo 14. del Con Sur, in­clui­do ca­pa­ci­dad nues­tro pa­ra país. cin­co per­so­nas,

Acá cuen­ta hay con mu­choun dor­mi­to­rio­pa­ra ha­cer, o muy po­co, prin­ci­pal­si ésa es en la el idea.pi­so de Pa­ra arri­ba, pa­sar­la muy bien, no ha­ce fal­ta más que una ha­ma­ca o una re­po­se­ra en al­gu­na de las pla­yas de sus 386 ki­ló­me­tros de que tie­ne ac­ce­so a la to­rre desde la cos­ta­que se ca­ri­be­ña.dis­fru­ta de Por una ejem­plo, ex­ce­len­te en San Pe­dro­vis­ta de o los en bos­ques Pla­cen­cia,de Gal­way,un pe­que­ñoen pue­blo­la cos­ta de oes­te pes­ca­do­res­de Ir­lan­da. del En sur. el pi­so de Ya aba­joen tie­rra­tie­ne otros fir­me, dos la cuar­tos, mi­tad del paí­su­na sa­la co­rres­pon­de­de es­tar y a co­me­dor­sel­va tro­pi­cal,y otras don­de­dos ha­bi­ta­cio­nes­con­vi­ven des­de­que es­tán una en re­ser­va de cons­truc­ción.ja­gua­res a Tie­ne­más de va­rias tres­cien­tas es­ca­le­ras es­pe­cies di­fe­ren­tes de aves. Ca­si el 40 por cien­to de to­do el te­rri­to­rio es­tá pro­te­gi­do y exis­te una am­plia red de de ca­ra­col, gran­des lám­pa­ras de ara­ña par­quesy en na­cio­na­les.el sa­lón prin­ci­pal hay una Belice chi­me­nea im­pre­sio­na­que, du­ran­te co­mo el un desin­vierno,tino al­go man­tie­ne­rús­ti­co, pero ca­lien­te eso gran­lo ha­ce par­te­muy atrac­ti­vo­del cas­ti­llo. pa­ra Fue quie­nes to­tal­men­te pre­fie­re­mo de­la do ren los lu­ga­res ha­ce que diez aún años. con­ser­va­nVa­le $ una 2.249 cier­ta­por no­che ori­gi­na­li­dad.por per­so­na Por y ejem­se al­qui­la­plo, acá por no ha­bi­ta­ción.hay Ca­rre­four o Wal­mart; las fru­tas, las ver­du­ras, los po­llos y los hue­vos son ven­di­dos por sus pro­duc­to­res fren­te a sus

ca­sas o en mer­ca­dos al ai­re li­bre.

Ha­bien­do si­do uno de los cin­co paí­ses en la que se asen­ta­ron los ma­yas, los be­li­ce­ños tie­nen bue­nas fru­tas y ver­du­ras, y las co­mi­das son sim­ples pero sa­lu­da­bles y sa­bro­sas. Ade­más, es­tán acos­tum­bra­dos al turismo y son muy ama­bles. No se ve la po­bre­za que hay en paí­ses ve­ci­nos y tam­bién la se­gu­ri­dad es­tá al­gu­nos es­ca­lo­nes por en­ci­ma de la re­gión.

Di­cho to­do es­to, una su­ge­ren­cia: con­vie­ne ir en­tre enero y ju­lio; lue­go co­mien­za la épo­ca de los hu­ra­ca­nes, que por es­ta zo­na sue­len ser bra­vos, y de las llu­vias; el sol es­ca­sea y el mar avan­za so­bre las pla­yas. Los pre­cios ba­jan, pero no va­le la pe­na.

DES­TINO. Pla­yas de en­sue­ño en un pe­que­ño país de 360 mil ha­bi­tan­tes don­de el in­glés es el idio­ma ofi­cial. Co­ci­na en la que se des­ta­can los pes­ca­dos y fru­tos de mar.

DE MA­DON­NA A LOS MA­YAS. La pla­ya de San Pe­dro, la pre­fe­ri­da de Ma­don­na, y una de las rui­nas ma­yas que es­con­de la sel­va be­li­ce­ña, en Ca­ra­col, a 84 km. de Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.