Mi­chael Spence

Fortuna - - Sumario - *PRE­MIO NO­BEL DE ECO­NO­MÍA, PRO­FE­SOR EN NYU’S STERN SCHOOL OF BU­SI­NESS COPYRIGHT: PRO­JECT SYNDICATE, 2017

El asom­bro­so cre­ci­mien­to de la cla­se me­dia chi­na.

En un ar­tícu­lo es­cri­to re­cien­te­men­te pa­ra el South Chi­na Mor­ning Post, He­len Wong, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va pa­ra Chi­na Con­ti­nen­tal, plan­tea que la cre­cien­te ge­ne­ra­ción de 400 mi­llo­nes de jó­ve­nes con­su­mi­do­res chi­nos pron­to re­pre­sen­ta­rán más de la mi­tad del con­su­mo in­terno del país. Wong ob­ser­va que es­ta ge­ne­ra­ción ha­ce sus transac­cio­nes prin­ci­pal­men­te en lí­nea, a tra­vés de pla­ta­for­mas mó­vi­les in­no­va­do­ras e in­te­gra­das, y se­ña­la que ya “ha da­do el sal­to des­de el mun­do an­te­rior a la web a la In­ter­net mó­vil, pres­cin­dien­do com­ple­ta­men­te de la PC per­so­nal”.

Por su­pues­to, no es nin­gu­na novedad que en Chi­na es­té cre­cien­do la cla­se me­dia, pe­ro el gra­do en que los con­su­mi­do­res di­gi­ta­les más jó­ve­nes im­pul­san el rá­pi­do cre­ci­mien­to de las in­dus­trias de ser­vi­cios del país no ha re­ci­bi­do la su­fi­cien­te aten­ción. Des­pués de to­do, los ser­vi­cios ayu­da­rán a la tran­si­ción es­truc­tu­ral de Chi­na des­de una eco­no­mía de in­gre­sos me­dios a una de in­gre­sos al­tos.

Pe­ro, ¿có­mo usa­rá Chi­na su cre­cien­te po­der eco­nó­mi­co? En el pe­rio­do de pos­gue­rra, las eco­no­mías avan­za­das usa­ron su po­si­ción pa­ra fi­jar las nor­mas de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mun­dial, a fin de be­ne­fi­ciar­se a sí mis­mas, por su­pues­to, pe­ro tam­bién in­ten­ta­ron ser tan in­clu­si­vas de los paí­ses en desa­rro­llo co­mo fue­ra po­si­ble.

Chi­na mues­tra to­das las se­ña­les de avan­zar en la mis­ma di­rec­ción. Es muy pro­ba­ble que no si­ga un en­fo­que de una es­tre­cha men­ta­li­dad egoís­ta, prin­ci­pal­men­te por­que, de ha­cer­lo, afec­ta­ría su es­ta­tu­ra y repu­tación glo­ba­les. Ha de­mos­tra­do que desea in­fluir en el mun­do en desa­rro­llo (y cier­ta­men­te en Asia), des­em­pa­ñan­do el pa­pel de un so­cio en el que se pue­de con­fiar, al me­nos en el ám­bi­to eco­nó­mi­co.

Pa­ra que pue­da lo­grar­lo, ha­brá que ver qué ha­ce en dos áreas cla­ve de sus po­lí­ti­cas. La pri­me­ra es la in­ver­sión; en se­gun­do lu­gar, el mo­do co­mo Chi­na ma­ne­je el ac­ce­so a su vas­to mer­ca­do in­terno en tér­mi­nos de co­mer­cio e in­ver­sión ten­drá con­se­cuen­cias de gran al­can­ce pa­ra to­dos sus aso­cia­dos eco­nó­mi­cos ex­ter­nos, no so­lo los paí­ses en desa­rro­llo. Hoy la fuen­te del po­de­río de Chi­na es su mer­ca­do in­terno, lo que sig­ni­fi­ca que las de­ci­sio­nes que adop­te en es­ta área en el cor­to pla­zo de­ter­mi­na­rán en gran me­di­da su es­ta­tu­ra glo­bal en las fu­tu­ras dé­ca­das. Lo que es­tá por ver­se es có­mo se desa­rro­lla la re­la­ción en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, país que su­fre de pa­tro­nes de cre­ci­mien­to no in­clu­si­vos y las tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les que es­to im­pli­ca. Pe­ro in­clu­so si se aís­la ba­jo el pre­si­den­te Do­nald Trump, el país si­gue sien­do de­ma­sia­do gran­de co­mo pa­ra ser ig­no­ra­do.

Aun así, mien­tras tan­to Chi­na pue­de se­guir im­pul­san­do un en­fo­que mul­ti­la­te­ral ba­sa­do en re­glas, y es­pe­rar un am­plio apo­yo de otros paí­ses de eco­no­mías avan­za­das y en desa­rro­llo. La cla­ve es no dis­traer­se con el des­cen­so de Es­ta­dos Uni­dos al na­cio­na­lis­mo. Des­pués de to­do, na­die sa­be con cer­te­za cuán­to va­ya a du­rar.

¿Có­mo usa­rá Chi­na su cre­cien­te po­der eco­nó­mi­co? To­do in­di­ca que uti­li­za­rá su po­si­ción pa­ra fi­jar las nor­mas de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mun­dial.

Mi­chael Spence*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.