La RSE go­za de bue­na sa­lud

La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial ya no es un lu­jo pa­ra las gran­des em­pre­sas, sino que to­das las com­pa­ñías lo han co­men­za­do a ha­cer por con­vic­ción. Las nue­vas mo­da­li­da­des en la Ar­gen­ti­na.

Fortuna - - Sumario - POR JU­LIáN D’ANGELO*

La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria ya no es un lu­jo pa­ra las gran­des em­pre­sas, sino que to­das las com­pa­ñías lo han co­men­za­do a ha­cer por con­vic­ción. Las nue­vas ten­den­cias en Ar­gen­ti­na. Los ca­sos de Gru­po In­sud, Enel, Ge­ne­ral Mo­tors, IRSA, Uni­le­ver, Poin­ter, Pan Ame­ri­can Energy y Acin­dar.

Las em­pre­sas ar­gen­ti­nas rea­li­zan gran­des es­fuer­zos pa­ra la adop­ción de bue­nas prác­ti­cas en ma­te­ria de sus­ten­ta­bi­li­dad y ges­tión so­cial­men­te res­pon­sa­ble, lo que nos per­mi­te afir­mar que la RSE go­za de bue­na sa­lud. Ya no es con­si­de- ra­da “un lu­jo pa­ra las em­pre­sas gran­des”, sino que se tra­ba­ja des­de la fir­me con­vic­ción de que es lo que ayu­da a ha­cer “gran­de” a una em­pre­sa.

Las me­jo­res pers­pec­ti­vas en la eco­no­mía de los pró­xi­mos me­ses, un pa­no­ra­ma más mo­de­ra­do en ma­te­ria de in­fla­ción pa­ra el 2018, la ba­ja en el cos­to de las ener­gías re­no­va­bles y la suba de las ta­ri­fas eléc­tri­cas y de gas, con­fi­gu­ran el con­tex­to pa­ra las úl­ti­mas ten­den­cias en RSE y sos­te­ni­bi­li­dad en nues­tro país.

An­te es­te es­ce­na­rio de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, es es­pe­ra­ble que las po­lí­ti­cas ha­cia el sta­kehol­der más im­por­tan­te de las com­pa­ñías, su per­so­nal, em­pie­cen a con­tem­plar otras va­ria­bles que no pa­sen ex­clu­si­va­men­te por evi­tar la pér­di­da del po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio. La exis­ten­cia de es­truc­tu­ras de re­mu­ne­ra­cio­nes equi­ta­ti­vas en las em­pre­sas es un fac­tor cen­tral en el cli­ma de tra­ba­jo, ex­pre­sión con­cre­ta y sin­ce­ra de RSE ha­cia aden­tro. Es de es­pe­rar que pue­dan co­men­zar a dis­cu­tir­se otras

cues­tio­nes en ma­te­ria la­bo­ral y de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, ya que en una eta­pa ex­pan­si­va nin­gu­na em­pre­sa quie­re per­der per­so­nal por el sa­la­rio.

Otro as­pec­to ca­da vez más tras­cen­den­te, son las po­lí­ti­cas de com­plian­ce y trans­pa­ren­cia. Las re­per­cu­sio­nes de las cau­sas de co­rrup­ción en mar­cha en la Jus­ti­cia y dis­cur­sos re­cien­tes en el co­lo­quio de IDEA, han vuel­to a po­ner es­te te­ma en el cen­tro de la agen­da. Así, las po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción de­man­dan ca­da vez más es­fuer­zos de las em­pre­sas pa­ra trans­pa­ren­tar sus ac­cio­nes y sus pro­ce­sos de to­mas de de­ci­sio­nes.

En otro ám­bi­to, con la ac­tua­li­za­ción ta­ri­fa­ria de gas y elec­tri­ci­dad, se pre­vé que la apues­ta por las re­no­va­bles lle­gue a la em­pre­sa, no só­lo mo­di­fi­can­do su ma­triz ener­gé­ti­ca, sino tam­bién pro­mo­vien­do nue­vas in­dus­trias. En es­te sec­tor, el go­bierno na­cio­nal lle­vó ade­lan­te im­por­tan­tes li­ci­ta­cio­nes en 2016 y 2017. Y a ni­vel mun­dial, por pri­me­ra vez el cos­to de ge­ne­rar ener­gías re­no­va­bles es más com­pe­ti­ti­vo fren­te al car­bón y el gas na­tu­ral. Ade­más, las in­ver­sio­nes en ca­pa­ci­dad de es­tas ener­gías han so­bre­pa­sa­do las de fuen­tes con­ven­cio­na­les. Por ello, en sin­to­nía con las po­lí­ti­cas de mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, la agen­da de sus­ten­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas es­tá in­cor­po­ran­do ca­da vez más ac­cio­nes en es­ta lí­nea.

Tam­bién los re­por­tes o in­for­mes de sus­ten­ta­bi­li­dad han te­ni­do una im­por­tan­te evo­lu­ción en las úl­ti­mas tres dé­ca­das. En la Ar­gen­ti­na el 62% de las 180 em­pre­sas más im­por­tan­tes pre­sen­ta al­gún ti­po de In­for­me de Sus­ten­ta­bi­li­dad, sien­do el ter­cer país de La­ti­noa­mé­ri­ca en­tre los que más re­por­tan. Co­mu­ni­car es un com­pro­mi­so

éti­co, cohe­ren­te con el prin­ci­pio de trans­pa­ren­cia en los ne­go­cios, que le per­mi­te a la em­pre­sa sis­te­ma­ti­zar y me­dir sus ac­cio­nes, de­tec­tar opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra y dia­lo­gar fran­ca­men­te con to­dos sus sta­kehol­ders.

Así las co­sas, en Ar­gen­ti­na una agen­da ac­tual de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial de­bie­ra in­cluir, prio­ri­ta­ria­men­te, al tra­ba­jo de­cen­te, suel­dos dig­nos, prác­ti­cas de com­plian­ce y buen go­bierno cor­po­ra­ti­vo, trans­pa­ren­cia con el con­su­mi­dor y la promoción de las ener­gías re­no­va­bles en el mar­co del cui­da­do del am­bien­te.

En el mun­do, el com­pro­mi­so por la RSE y la Sus­ten­ta­bi­li­dad es­tá pa­san­do hoy fuer­te­men­te por el ali­nea­mien­to de las prác­ti­cas de la em­pre­sa a los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Te­mas co­mo la lu­cha contra el ham­bre y la po­bre­za, la igual­dad de gé­ne­ro y el cre­cien­te fe­nó­meno mi­gra­to­rio, de nin­gu­na ma­ne­ra pue­den ser abor­da­dos úni­ca­men­te des­de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y re­quie­ren un fuer­te com­pro­mi­so de las em­pre­sas pa­ra que, jun­to a los go­bier­nos, pue­dan al­can­zar­se so­lu­cio­nes só­li­das y sos­te­ni­bles.

Con la ac­tua­li­za­ción ta­ri­fa­ria de gas y elec­tri­ci­dad, se pre­vé que la apues­ta por las re­no­va­bles lle­gue a las em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.