Ro­sen­do Fra­ga

Fortuna - - Sumario -

Los tres sig­ni­fi­ca­dos del triun­fo de Ma­cri.

Las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre, han te­ni­do tres sig­ni­fi­ca­dos im­por­tan­tes más allá de sus efec­tos so­bre la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca.

El pri­me­ro de ellos se re­fie­re a la es­ta­tu­ra del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri co­mo lí­der po­lí­ti­co. Es que en los ca­sos de Raúl Al­fon­sín, Car­los Me­nem y Nés­tor Kirch­ner, ga­nar la elec­ción si­guien­te a la lle­ga­da al po­der im­pli­có la con­so­li­da­ción de un li­de­raz­go emer­gen­te.

Es­te ti­po de elec­cio­nes, co­mo ha su­ce­di­do con Ma­cri aho­ra, evi­den­cia que el nue­vo li­de­raz­go, no es pro­duc­to de una cir­cuns­tan­cia, co­mo lo pu­so de ma­ni­fies­to la de­rro­ta de Fer­nan­do de la Rua en los co­mi­cios de 2001.

Pa­ra al­guien que lle­ga a la po­lí­ti­ca des­de fue­ra de ella, no es un da­to me­nor al­can­zar la es­ta­tu­ra po­lí­ti­ca co­mo lí­der que, des­de el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia, tu­vie­ron Al­fon­sín, Me­nem y Kirch­ner.

Que­da por ver ha­cia de­lan­te si Ma­cri tie­ne su pri­me­ra de­rro­ta en la ter­ce­ra elec­ción, co­mo le su­ce­dió a Al­fon­sín en 1987, en la quin­ta, co­mo tu­vo lu­gar con Me­nem en 1997, o en la cuar­ta, co­mo fue con Kirch­ner en 2009.

Pe­ro ya es­tá cla­ro que Ma­cri pue­de ir por su re­elec­ción en 2019 y plan­tear­se co­mo el lí­der de un ci­clo po­lí­ti­co de al me­nos ocho años.

El se­gun­do sig­ni­fi­ca­do tie­ne que ver con la his­to­ria lar­ga. Es que Ma­cri es el pri­mer pre­si­den­te elec­to en un si­glo, que no pro­vie­ne ni del ra­di­ca­lis­mo ni el pe­ro­nis­mo, los dos par­ti­dos que han do­mi­na­do la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na des­de la pri­me­ra elec­ción pre­si­den­cial con la Ley Sáenz Pe­ña, cuan­do fue elec­to por pri­me­ra vez Hi­pó­li­to Yri­go­yen.

Has­ta la lle­ga­da de Ma­cri fue­ron elec­tos ocho pre­si­den­tes pro­ve­nien­tes del ra­di­ca­lis­mo y seis del pe­ro­nis­mo.

Pe­ro a es­ta par­ti­cu­la­ri­dad, que pa­ra na­da es me­nor en la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, Ma­cri tam­bién agre­gan ser el pri­mer pre­si­den­te elec­to que lle­ga des­de el de­por­te. Tam­bién es el pri­me­ro que se desa­rro­lló pre­via­men­te en el ám­bi­to em­pre­sa­rio. Es el se­gun­do en ser un hom­bre “sim­bó­li­ca­men­te ri­co”, el otro fue Mar­ce­lo T. de Al­vear. A ello se su­ma que es el se­gun­do in­ge­nie­ro, des­pués de Agus­tín P. Jus­to.

Es de­cir que Ma­cri im­pli­ca una ver­da­de­ra re­no­va­ción po­lí­ti­ca en una vi­sión de la his­to­ria lar­ga.

El ter­cer sig­ni­fi­ca­do tie­ne re­la­ción con la cri­sis de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, que es­tá te­nien­do lu­gar en el mun­do en la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da.

El mis­mo fin de se­ma­na que se reali­zó la elec­ción le­gis­la­ti­va en Ar­gen­ti­na tu­vo lu­gar una elec­ción ge­ne­ral en Ja­pón, otra en re­pú­bli­ca Che­ca y un re­fe­rén­dum por la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca del nor­te de Ita­lia. Los tres ac­tos elec­to­ra­les con­fir­ma­ron esa cri­sis.

En Ja­pón, si bien ga­nó el pri­mer mi­nis­tro Abe, que tie­ne una pos­tu­ra na­cio­na­lis­ta y pro­po­ne ter­mi­nar con la Cons­ti­tu­ción “pa­ci­fis­ta” de­ri­va­da de la de­rro­ta de su país en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en el se­gun­do y el ter­cer lu­gar que­da-

Ma­cri es tam­bién el emer­gen­te de una nue­va po­lí­ti­ca en la Ar­gen­ti­na, afor­tu­na­da­men­te más mo­de­ra­da y cons­truc­ti­va que en otros paí­ses.

ron dos par­ti­dos nue­vos de re­cien­te for­ma­ción.

Ocu­pa­ron esas po­si­cio­nes el Par­ti­do Cons­ti­tu­cio­nal, que se opo­ne a di­cha re­for­ma, y el Par­ti­do de la Es­pe­ran­za, de la al­cal­de­sa de To­kio (Koi­ke), que cues­tio­na a los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y coin­ci­de con la men­cio­na­da re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

En el ca­so de la Re­pú­bli­ca Che­ca, ga­nó un mi­llo­na­rio que es el se­gun­do hom­bre más ri­co del país, que or­ga­ni­zó un par­ti­do nue­vo que cues­tio­na la Unión Eu­ro­pea, el eu­ro y la OTAN. Ga­nó con apro­xi­ma­da­men­te el 30% de los vo­tos.

Pe­ro el se­gun­do, ter­ce­ro y cuar­to lu­gar fue­ron ob­te­ni­dos con el 11% ca­da uno por par­ti­dos que tam­bién cues­tio­nan la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal y que por lo ge­ne­ral tie­nen una orien­ta­ción na­cio­na­lis­ta.

La So­cial De­mo­cra­cia, el par­ti­do go­ber­nan­te, no al­can­zó el 10% de los vo­tos.

Pa­san­do a Ita­lia, el re­fe­rén­dum rea­li­za­do en las pro­vin­cias ita­lia­nas de Ve­ne­to y Lom­bar­día tu­vo co­mo mo­ti­vo el avan­ce en la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca de es­tas re­gio­nes del Nor­te de Ita­lia, don­de la Li­ga Lom­bar­da que las go­bier­na ha de­fen­di­do en el pa­sa­do po­si­cio­nes se­ce­sio­nis­tas.

Es­ta re­gión es la más ri­ca de Ita­lia: tie­ne el 25% de la po­bla­ción del país y el 30% de su PBI. La po­si­ción fa­vo­ra­ble a la au­to­no­mía tu­vo más del 90% de los vo­tos en am­bas pro­vin­cias y el éxi­to fue lo­gra­do por un par­ti­do re­gio­nal ajeno a las fuer­zas po­lí­ti­cas na­cio­na­les de cen­tro-iz­quier­da y cen­tro-de­re­cha.

Es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes no só­lo se su­man al fe­nó­meno Trump en Es­ta­dos Uni­dos, el UKIP en el Reino Uni­do o Ma­cron en Fran­cia, quie­nes des­pla­za­ron a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, sino tam­bién al for­ta­le­ci­mien­to de los par­ti­dos po­pu­lis­tas en paí­ses co­mo Ho­lan­da, Aus­tria y Ale­ma­nia.

Fue­ra de Eu­ro­pa, fuer­zas nue­vas han ga­na­do re­cien­te­men­te en Fi­li­pi­nas y en la ca­pi­tal de Su­dá­fri­ca.

En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que ten­drán lu­gar en 2018 en Co­lom­bia (ma­yo), Mé­xi­co (ju­lio) y Bra­sil (oc­tu­bre) —los tres prin­ci­pa­les elec­to­ra­dos de Amé­ri­ca la­ti­na— los par­ti­dos tra­di­cio­na­les es­tán en cri­sis y di­vi­di­dos, sin can­di­da­tos con­vo­can­tes y dan­do lu­gar al sur­gi­mien­to de nue­vas fuer­zas y can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes.

En es­te con­tex­to, Ma­cri es tam­bién es el emer­gen­te de una nue­va po­lí­ti­ca en la Ar­gen­ti­na, afor­tu­na­da­men­te más mo­de­ra­da y cons­truc­ti­va que la ma­yo­ría de los ca­sos men­cio­na­dos.

Es­te es el ter­cer sig­ni­fi­ca­do, de acuer­do al cual nues­tro país es­tá lo­gran­do pro­ce­sar y re­for­mu­lar en tér­mi­nos po­si­ti­vos el ge­ne­ra­li­za­do re­cla­mo y cues­tio­na­mien­to a la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal que hoy se re­gis­tra en las de­mo­cra­cias del mun­do.

Lue­go de los co­mi­cios, es­tá cla­ro que el Pre­si­den­te pue­de ir por su re­elec­ción en 2019 y plan­tear­se co­mo el lí­der de un ci­clo po­lí­ti­co de, al me­nos, ocho años.

Ro­sen­do Fra­ga*

TRIUN­FO. La cla­ra vic­to­ria del go­bierno en­tu­sias­ma a los sec­to­res me­dios y al­tos, y al em­pre­sa­ria­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.